viernes, 28 de noviembre de 2014

1981: Detención, tortura y muerte en la Zona Militar de Jutiapa, Guatemala

Los “confidenciales” o delatores hacían su trabajo y fueron cayendo uno a uno personas de gran utilidad ciudadana como los maestros, estudiantes y campesinos organizados de la Montaña de Jutiapa y de Cerro Grande, aldea al oriente de Jutiapa. Todo mundo sabía para dónde se llevaban a los secuestrados y que de allí no salían: la Zona Militar de Jutiapa. Pero todos lo callaban por temor, por miedo, por el horror a la tortura y la muerte.


1981: DETENCIÓN, TORTURA Y MUERTE
EN LA ZONA MILITAR DE JUTIAPA, GUATEMALA


Por María de los Ángeles Roca

Jutiapa es un departamento de la región sur-oriental de Guatemala, que hace frontera con dos departamentos del oeste de El Salvador (Santa Ana y Ahuachapán) y donde por esos años el Frente Occidental Feliciano Ama, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, impulsaba la guerra popular revolucionaria escondiéndose entre los cafetales, como única y atípica cobertura boscosa, para impulsar una guerra de guerrillas que por esos años era cruenta y generalizada por los dos bandos y que amenazaba la frontera oriental-sur de Guatemala. En ese contexto de guerra total,  aunaron planes militares conjuntos contrainsurgentes los dos ejércitos nacionales centroamericanos, golpeaban a los movimientos sociales identificados no necesariamente con la lucha armada sino con la instauración de una democracia burguesa, pues eran todavía muchas las personas que creían en el arevalismo y arbencismo como vía para la gestión social. 

La baja intensidad del conflicto en esa zona geográfica centroamericana, principalmente la guatemalteca; dio lugar a que la infinidad de crímenes que se cometían contra la población civil pasaran desapercibidos, invisibilizados, contrario a lo que ocurría en el nor-occidente de Guatemala, principalmente en el área ixil del Quiché y en la Baja y Alta Verapaz, donde los crímenes era de tal magnitud que resultaban inocultables. En ese proceso de guerra Jutiapa fue una reserva político-militar para las fuerzas en lucha en Guatemala; el Ejército y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, URNG. Para el Ejército la Zona Militar general Aguilar Santa María (su nombre por esos años, hoy es una brigada) era el principal centro de entrenamiento de las tropas remitidas a las zonas de conflicto noroccidental y, más que a matar guerrilleros, se abocaban a la tarea de masacrar población civil desarmada, supuestamente vinculados o simpatizantes con las fuerzas insurgentes, extremos que nunca se comprobaban, sino que simplemente se presumían, con el fin de hacer efectiva la vieja táctica de “quitar el agua al pez”. Para URNG el territorio de Jutiapa era también una reserva político-militar. Aquí, donde la guerra no era tan virulenta, funcionaban escuelas de formación política marxista y de entrenamiento militar en casas de seguridad de las cuatro organizaciones guerrilleras, siendo las de mayor presencia, la del Partido Comunista de Guatemala o Partido Guatemalteco del Trabajo y sus tres variantes, divididas, intolerantes y en pugna: los de la Comisión Política que presumían de intelectuales (de tipo ortodoxo soviético), la Comisión Militar (que solo hablaban de la guerra pero no la hacían) y la Juventud Patriótica del Trabajo, JPT, responsables de las actividades “amplias”, no clandestinas y, por lo tanto, más fáciles de golpear por su inexperiencia, por su hegemonismo exhibicionista (como el Frente Cultural de la JPT que funcionaba en el Instituto de Magisterio 2 de Junio, en esos años tipo escuelas rurales de Ayotzinapa de Guerrero, México, donde se daban en los cursos de cuarto a sexto grados algún toque marxista por uno que otro maestro progresista) y por conducir un movimiento estudiantil revolucionario que adolecía de una terrible falencia pequeño burguesa propio de muchos movimientos de estudiantes: cero vinculación con el campesinado, con el cual hubieran podido fortalecer la guerra popular revolucionaria y no circunscribirla a las declamaciones u obras teatrales de denuncia, que al final eran poco efectivas para golpear a un enemigo sanguinario, pero sí muy funcionales para revelar quiénes eran los activistas,  por lo que de manera irresponsable difundían propuestas evidenciadoras. Ponían en alerta, provocaban a los enemigos históricos y no tenían capacidad militar para responderles a la hora de un ataque. Esa falencia de seguridad cundía en todos los niveles del PGT, con el agravante de responsables “irresponsables” como José Privado (Chepe Privado)  quien se guardaba en sus bolsillos cuanto recurso le canalizaban y le bajaba los calzones a toda compañera desprevenida. Conducido de esa manera un movimiento revolucionario, los golpes del enemigo estaban a la vuelta de la esquina. Y así sucedió. 

No era fácil para las distintas fuerzas de inteligencia, ad honorem o con paga, identificar a los militantes o simpatizantes. De allí que a partir de 1980 y principalmente 1981 empezaron a recibir los embates de las fuerzas de seguridad todas las organizaciones que tenían presencia en Jutiapa, principalmente las de la cabecera departamental. Los más golpeados, obviamente, empezaron a ser los del PGT y sus tres corrientes delirantes, tan propias de todos los partidos comunistas de América Latina. Los malos signos de los tiempos empezaron en Jutiapa con el descuartizamiento de la Gatita Medina, cuyos intestinos y miembros fueron esparcidos en una estación de gasolina, ante el horror de los vecinos del Barrio Cerro Colorado. Los secuestros fueron dándose exponencialmente y el asesinato selectivo de igual manera. Todos los vecinos de la pequeña ciudad, centro de operaciones políticas de la variante suroriental de URNG, vivían el terror contrainsurgente. Los ojos y oídos del Estado represor estaban aguzados. Prestos a denunciar ante la mínima sospecha. Los “confidenciales” o delatores hacían su trabajo y fueron cayendo uno a uno personas de gran utilidad ciudadana como los maestros, estudiantes y campesinos organizados de la Montaña de Jutiapa y de Cerro Grande, aldea al oriente de Jutiapa.

Cerro Gordo, cara occidental, sitio de extracción de arena volcánica y lugar de posibles enterramientos.
Todo mundo sabía para dónde se llevaban a los secuestrados y que de allí no salían: la Zona Militar de Jutiapa. Pero todos lo callaban por temor, por miedo, por el horror a la tortura y la muerte. Un día, un campesino buscaba dos vaquillas perdidas en las colindancias de los señores Alberto Peñate y Eladio Lemus y pese a la prohibición expresa que había de no entrar en las estribaciones del pequeño accidente geográfico conocido como “Cerro Gordo”, que funcionaba como polígono de tiro de la infantería y artillería de la Zona Militar general Aguilar Santa María, el campesino se aventuró a buscarlas en ese lugar. Fue moviéndose entre los altos zacatales que están frondosos por el mes de noviembre, apenas acabado el régimen de lluvias; cuando de sopetón fue a encontrar en una depresión natural del cerro, por una arena, en la estribación occidental del Cerro Gordo, con un número considerable de cadáveres (85 o 100) cubiertos con abundante cal para momificarlos y evitar la emanación de malos olores. No se veían de lejos por la hondonada. O daban también la impresión de ser demarcaciones para los ejercicios de tiro, ya que todas las señalizaciones en el cerro estaban hechas de piedras pintadas con cal. Presto se regresó a su casa y jamás contó a nadie de su familia lo que había visto. No cabe pues,  la menor duda, que allí se encuentran todos los desaparecidos de Jutiapa y de otras partes del país pues hubo zonas militares congestionadas de gente, de secuestrados, como en occidente y otras, como las de Jutiapa, con menos “ocupación”. 

En la Zona Militar de Jutiapa nunca se ha investigado asuntos relacionados con tumbas clandestinas, hasta que ahora, este anciano a punto de morir, quiso contar lo que vio hace 33 años. No cabe la menor duda que los esbirros oficiales y los infames “voluntarios” como “Palomona Hernández” (quien por su sobrepeso gustaba de  a aplasta el tórax y el abdomen de los infelices que cayeran en sus manos, los cuales morían por compresión) Presbítero Alay, de oficio carnicero y abigeo, quien era dado a filetear a sus víctimas,  el “Indio Navichoque”, policía “rebajado” de la Policía Nacional (hoy ministro evangélico y con dones de sanación y predicación); Jacinto, ex jefe de la Policía Nacional ladrón y asaltante; andan por allí libres, en total impunidad, sin que 33 años después les hayan echado el guante por crímenes contra la humanidad.

Cerro Gordo, cara norte, polígono de tiro de la antigua Zona Militar General Aguilar Santa María.
La Zona Militar General Aguilar Santamaría fue un centro del horror y deben encaminarse las acciones para identificar, ciertamente, ese tiradero de cadáveres donde muchas familiares podrían encontrar a sus desaparecidos y exhortar a las personas en la cultura de la denuncia, porque luego de 33 años denunciar un hecho, poco se puede hacer. Pero algo es algo, en este lugar de Guatemala oriental marcada hasta hoy por la cultura del silencio y el horror.



María de los Ángeles Roca es una periodista independiente e investigadora social guatemalteca residente en Arizona.






Publicado por LaQnadlSol
USA.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Celebrando el genocidio de los nativos americanos

Sólo para arruinar el apetito de algunas personas, antes de que ataquen ese pavo dorado: tengan en cuenta que hoy estamos celebrando un genocidio.



CELEBRANDO EL GENOCIDIO DE LOS NATIVOS
AMERICANOS EN EL DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS


Por Gilbert Mercier

La triste realidad acerca de los Estados Unidos de América es que en cuestión de unos pocos cientos de años se las ha arreglado para  editar su propia historia en una fantasía mitológica. Los conceptos de libertad, la libertad y la libre empresa en la “tierra de la libertad, el hogar de los valientes” son un mero giro publicitario. Los EE.UU se fundó y se convirtió en próspero en base a dos pecados originales: primero, el asesinato en masa de los nativos americanos y el robo de sus tierras por los colonos europeos,  y luego, la esclavitud. Esta triste realidad está muy lejos de la versión del cuento de hadas, de una nación que ve a sí misma en su conciencia colectiva como un agente universal virtuoso para el bien y el progreso. La versión más reciente de esta mitología fue expresada por Ronald Reagan cuando dijo que “Estados Unidos es una ciudad que resplandece en una colina cuyo faro guías a las personas amantes de la libertad en todas partes”.

Al reescribir su propia historia acerca del Día Acción de Gracias, la Norte América blanca relata un cuento de hadas al estilo Disney, sobre los peregrinos ingleses y su lucha por sobrevivir en un entorno nuevo y áspero. Los peregrinos recibieron ayuda de una tribu nativa americana muy amigable y generosa, los indios Wampanoag, en 1621. Por desgracia para los nativos americanos, la gratitud de los colonos europeos fue de corta duración. En 1637, el gobernador de Massachusetts John Winthrop ordenó la masacre de miles de indios Pequot hombres, mujeres y niños. Este evento marcó el inicio del genocidio de los nativos americanos que tomaría un poco más de 200 años en completarse, y por supuesto, para lograr su objetivo final, que era tomar la tierra de los nativos y saquear sistemáticamente sus recursos. El genocidio iniciado en 1637 marca el inicio de la conquista de todo el territorio hasta que la mayoría de los nativos americanos fueron exterminados, unos pocos fueron asimilados en la sociedad blanca, y el resto fueron puestos en reservas, a languidecer y morir.

Cuando Cristóbal Colón “descubrió” América en 1492, en su búsqueda de oro y plata, la población indígena, que él erróneamente llamó indios, contaba con unas 15 millones de personas que vivían al norte del México actual. Era, de acuerdo a todas las consideraciones, una civilización próspera. Trescientos cincuenta años después, la población nativa americana al norte de México sería reducida a menos de un millón. Este genocidio fue cometido sobre los nativos por medio del asesinato masivo sistemático y también por las enfermedades, especialmente la viruela, propagada por los colonos europeos.

Colón y la propensión proto-capitalista de sus sucesores por la codicia, era ajeno a los nativos americanos. Ellos consideraban la tierra como propiedad colectiva tribal, no como una propiedad que podría ser de los individuos. “Colón y sus sucesores no llegaron a parajes silvestres vacíos, sino a un mundo que, en algunos lugares, estaba tan densamente poblado como Europa, y donde la cultura era compleja, donde las relaciones humanas eran más igualitarias que en Europa, y en el que las relaciones entre los hombres, las mujeres, los niños y la naturaleza estaban tan bien elaboradas como quizás en ningún otro lugar en el mundo”. Escribió Howard Zinn en su magistral, A People’s History of the United States.

En muchos sentidos, la celebración del Día Acción de Gracias en los EE.UU “es análogo a apartar un día en Alemania para celebrar el Holocausto. El Día de Acción de Gracias, es el Holocausto Americano. Los crímenes originales del genocidio y la esclavitud no se limitan a la historia temprana de los Estados Unidos, son una extensión de la política de los EE.UU de hoy en día. El asalto sistemático a otras naciones y culturas aún continúa con varios pretextos o mentiras descaradas. Las guerras imperiales de los Estados Unidos se están llevando a cabo hoy con más frecuencia que nunca. Estas guerras han dejado millones de muertos en todo el mundo en el curso de la historia estadounidense, y todavía están siendo peleadas por las mismas razones detrás del genocidio indígena y la esclavitud: es decir, para ampliar la riqueza de la élite de los Estados Unidos.

Los defensores del Día de Acción de Gracias dirán que cualquiera que sea el turbio significado original de la celebración, se ha convertido en una rara oportunidad para pasar el tiempo con la familia y mostrar su agradecimiento por lo que uno tiene. Sin embargo, para la mayoría de los estadounidenses de hoy, es difícil estar agradecido. De hecho, a menos que usted pertenezca al 2 por ciento que representa la clase dominante estadounidense, usted no debería estar del todo agradecido. ¿Cómo se puede estar agradecido por lo que tiene, si su casa ha sido embargada, no tienen un trabajo y no puede alimentar a su familia? ¿Cómo puede estar agradecido si usted es un veterano sin hogar? ¿Cómo se puede estar agradecido cuando se es pobre o enfermo en una sociedad sin justicia social? En este Día de Acción de Gracias, las celebridades con abundante dinero y los políticos harán una parodia de lo que debería ser la verdadera caridad alimentando a innumerables pobres y sin hogar. Esto aliviará su conciencia, al menos por un tiempo. La caridad, sin embargo, no debe ser un sustituto de la justicia social. Sólo para arruinar el apetito de algunas personas, antes de que ataquen ese pavo dorado: tengan en cuenta que hoy estamos celebrando un genocidio.






Publicado por LaQnadlSol
USA.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

La vigencia del discurso sobre la violencia racista de Malcom X

El 11 de febrero, Malcom X uno de los más grandes líderes radicales e intelectuales de la Comunidad Afrodescendiente de los Estados Unidos, pronunció un discurso en  la Escuela de Economía de Londres patrocinada por la Sociedad de África de la escuela. En esa ocasión Malcom X expuso con extraordinaria claridad el funcionamiento de la violencia racista estructural en los EE.UU. La criminalización del Negro, la justificación y aceptación de la violencia desatada contra él por el Estado policial, el papel de los medios de comunicación en esa trama, la desposesión y la explotación económica que experimentaba a manos de la clase propietaria blanca. Hablaba Malcom X de la justeza de la reacción violenta del Negro como un método de lucha para defenderse a sí mismo y atacar los pilares de su dominación política y económica. A casi 50 años de ese discurso vemos como en la actualidad en Ferguson, Missouri, y en otras comunidades habitadas por negros y otros grupos llamados minorías en los Estados Unidos, lo dicho por Malcom X continua teniendo tanta vigencia y manifestándose en toda su cruda realidad.  


MALCOLM X SOBRE LA VIOLENCIA RACISTA


Por Malcolm X. Discurso de Malcolm X en la Escuela de Economía de Londres, 11 de febrero de 1965, en una reunión patrocinada por la Sociedad de África de la escuela.

Es solo el hecho de ser un musulmán que me impide ver a la gente por el color de su piel. Esta religión enseña la hermandad, pero tengo que ser realista -yo vivo en Estados Unidos, una sociedad que no cree en la fraternidad, en ningún sentido del término. La fuerza bruta es utilizada por los racistas blancos para suprimir los no blancos. Es una sociedad racista gobernada por los segregacionistas....

Donde el gobierno no protege al Negro él tiene derecho a hacerlo él mismo. Él está en su derecho. He encontrado que los únicos elementos blancos que no quieren que este consejo sea dado a los negros son los liberales racistas. Utilizan la prensa para proyectarnos en la imagen de la violencia.

En los blancos hay elementos que no  son más que fríos, animales racistas. 1. Ese elemento es el que controla o tiene gran influencia en la estructura de poder. Utiliza la prensa con habilidad para transmitir estadísticas al público para que parezca que la tasa de criminalidad en la comunidad de Negra, o comunidad de personas no blancas, está a un nivel tan alto. Da la impresión o la imagen que todo el mundo en esa comunidad es criminal.

Y tan pronto como el público acepta el hecho de que la comunidad de piel oscura consiste en gran parte de delincuentes o personas que son sucias, entonces hace posible para la estructura de poder configurar un sistema de Estado policial. Lo que hará más permisible en las mentes de incluso el público blanco bien intencionado para que vengan y utilicen todo tipo de métodos de la policía para reprimir brutalmente la lucha por parte de estas personas contra la segregación, la discriminación y otros actos que se desatan contra ellos los que son absolutamente injustos.

Ellos utilizan la prensa para configurar este Estado policial, y utilizan la prensa para hacer que el público blanco acepte todo lo que hagan al público de piel oscura... Tienen todo tipo de características negativas que proyectan para hacer que el público blanco retroceda, o para hacer que el público blanco sea apático cuando se utilizan métodos de la policía -Estado- en estas áreas para suprimir las justas luchas  del pueblo contra la discriminación y otras formas de segregación.

Un buen ejemplo de cómo lo hacen esta en Nueva York: El verano pasado, cuando los negros se estaban amotinando –los motines, en realidad no eran motines en primer lugar; eran reacciones contra la brutalidad policial. 2. Y cuando los afro-americanos reaccionaron contra las brutales medidas que se ejecutaron en su contra por la policía, la prensa de todo el mundo los proyectaron como alborotadores. Cuando los escaparates de las tiendas fueron rotas en la comunidad Negra, inmediatamente se hizo aparecer que esto estaba siendo hecho no por personas que estaban reaccionando sobre violaciones de los derechos civiles, pero ellos dieron la impresión de que eran matones, vagabundos, delincuentes....

Pero esto es una equivocación. En Estados Unidos la comunidad Negra en la que vivimos no es propiedad de nosotros. El propietario es blanco. El comerciante es blanco. De hecho, toda la economía de la comunidad de Negra en los Estados es controlada por alguien que ni siquiera vive allí. La propiedad en que vivimos es propiedad de otra persona. La tienda en que comerciamos es operada por otra persona. Y estas son las personas que chupan la sangre de la economía de nuestra comunidad.

Y al estar en condiciones de chupar la sangre de la economía de nuestra comunidad, ellos controlan los programas de radio que nos entretienen, ellos controlan los periódicos, la publicidad, que se dirigen a nosotros. Ellos controlan nuestras mentes. Terminan controlando nuestras organizaciones cívicas. Terminan controlándonos económica, política, social, mentalmente, y de cualquier otra forma. Ellos chupan nuestra sangre como buitres.

Y cuando ustedes ven a los negros reaccionar, ya que las personas que hacen esto no están allí, ellos reaccionan en contra de su propiedad. La propiedad es lo único que está ahí. Y la destruyen. Y ustedes tienen la impresión por aquí que porque están destruyendo la propiedad donde viven, que están destruyendo sus propios bienes. No. Ellos no pueden llegar al hombre, por lo que llegan a lo que él posee. [Risas] Esto no quiere decir que sea inteligente. Pero ¿quién ha oído de una explosión sociológica que se hizo de manera inteligente y educada? Y esto es lo que ustedes están tratando de hacer que el hombre Negro haga. Ustedes están tratando de conducirlo a un gueto y hacerlo la víctima de todo tipo de condición injusta imaginable. Luego, cuando estalla, ustedes quieren que él explote ¡educadamente! [Risas] Ustedes quieren que explote de acuerdo con las reglas básicas de alguien. El motivo, ustedes están tratando con el hombre equivocado, y están tratando con él en el momento equivocado de la manera equivocada.









Publicado por LaQnadlSol
USA.

Guatemala: Otra vez la lucha armada

Ante los desmanes de la clase política guatemalteca completamente al servicio de los intereses oligárquicos, al pueblo de Guatemala al que paulatina y brutalmente se la han cerrado todos los espacios en la vida política y económica del país, no le va quedando otro camino que la lucha armada. Porque como señala el conocido intelectual guatemalteco, ¿qué le queda al pueblo ante un “futuro” con la democracia asesinada y una “solución” derechista que no es sino la legitimación de la barbarie? ¿Qué le queda si la legalidad dejó de ser el camino para librar la lucha política? Nadie se extrañe entonces de los brotes de autodefensa popular armada que podamos atestiguar en breve.       

OTRA VEZ LA LUCHA ARMADA


Por: Mario Roberto Morales 

Ante el secuestro de la justicia y la legitimación de la barbarie.

En mi país, la clase política corrupta ha secuestrado el sistema de justicia por órdenes de los oligarcas y de los grupos fascistas que temen la reanudación, en 2015, del proceso al genocida Ríos Montt y también el enjuiciamiento penal a empresarios, finqueros y militares subalternos por crímenes de lesa humanidad durante el conflicto armado interno. Por esta razón, han comprado el sistema de justicia asegurándose de que la impunidad de los más grandes evasores de impuestos y de los asesinos históricos del pueblo siga reinando en el país para regocijo de algo más de una veintena de familias y de sus círculos concéntricos de más oscura servidumbre.

Después del derrocamiento de Arbenz, la dictadura militar-oligárquica cerró todos los espacios de lucha política, creando así las condiciones propicias para que ocurriera la rebelión armada que protagonizaron los más dignos oficiales jóvenes del Ejército el 13 de noviembre de 1960, ¬¬dando con ella origen a las primeras guerrillas, debido a que el Estado había sido secuestrado por militares corruptos que obedecían a la retrógrada oligarquía local. Hoy, para proteger su impunidad y estilo de vida rentista, los hijos y nietos de aquellos oligarcas vuelven a cerrar los espacios de lucha política haciendo que sus uniformados militaricen la seguridad interna y repriman la desesperada cuanto justa protesta social por las condiciones materiales en las que el fracasado modelo neoliberal tiene sumida a la población. Con ello, crean de nuevo las condiciones para el estallido de la rebelión armada de los sectores populares organizados y abren así la puerta a un nuevo ciclo de guerra civil, esta vez combinada con las múltiples formas de violencia que le son inherentes a la actividad empresarial del delito organizado, al cual sólo le hace falta una cámara que lo represente en el CACIF, la organización política de la oligarquía que navega disfrazada de institución gremial. De nuevo, la derecha fascista, los sectores más atrasados de la oligarquía y los militares con menos luces empujan a la población a la resistencia armada.

Mediante el secuestro de la justicia, la élite oligárquica, sus ideólogos “libertarios”, su ejército genocida, sus organizaciones anticomunistas de guerra fría, sus bandas de criminales organizados y su clase política corrupta ha salvaguardado por enésima vez el más preciado de sus valores políticos: la impunidad. ¿Qué alternativa le deja esto al pueblo sino la desobediencia? Una desobediencia que no puede ser civil puesto que el Estado ha sido privatizado y funciona sólo para los intereses de la élite. Además, y por si fuera poco, los ideólogos “libertarios” pro-oligárquicos proponen como “solución” al caos una “república” sin democracia en la que gobierne una casta dictatorial que evite a toda costa “la dictadura de las mayorías”. ¿Qué le queda al pueblo ante un “futuro” con la democracia asesinada y una “solución” derechista que no es sino la legitimación de la barbarie? ¿Qué le queda si la legalidad dejó de ser el camino para librar la lucha política? Nadie se extrañe entonces de los brotes de autodefensa popular armada que podamos atestiguar en breve.

Se necesitará un milagro cívico para evitar este desenlace natural ante tanta opresión: un gobierno que ejerza el poder según el interés general y que se apoye en el respaldo de las masas para hacer valer la ley ante la barbarie.



www.afuegolento.mexico.com






Publicado por LaQnadlSol
USA.

lunes, 24 de noviembre de 2014

La conexión TLCAN: El papel del “libre” comercio en las trágicas tribulaciones de México

La liberalización por parte de México del comercio y las finanzas, con la ayuda de los bancos más grandes del mundo, le ha dado poder a los narcotraficantes y la clase política corrupta.


LA CONEXIÓN TLCAN: EL PAPEL DEL “LIBRE” COMERCIO EN        
LAS TRÁGICAS TRIBULACIONES DE MÉXICO 


Por Don Quijones

Una vez más la sangre mexicana está siendo abundantemente desplegada en toda las primeras planas de la prensa internacional. Después de ocho largos años de una desastrosa guerra contra las drogas decretada por el gobierno, la gente finalmente se ha hastiado y se está levantando en una ola de furia contenida.

Para Peña Nieto, el siempre elegante presidente de México -el hombre que la revista Time no hace mucho tiempo apodó “el salvador” de México- nada de esto era parte de su alfabeto para transformar la economía de México en un milagro. Incluso con la ayuda de Televisa, la mayor compañía de medios de comunicación de México, ya no puede seguir pretendiendo que las cosas están en una escala ascendente -no desde la desaparición hace dos meses de 43 estudiantes normalistas de la suroccidental ciudad de Iguala.

Según las últimas revelaciones (respaldadas por la escasa evidencia), los estudiantes se encontraron con un final brutal a manos de una coalición improvisada de policías municipales y miembros de las pandillas de narcotraficantes -todos supuestamente a las órdenes del alcalde de la localidad, José Luis Abarca, y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, quienes además se empleaban como agentes del cartel de la droga, Guerreros Unidos.

La prueba final

Los hechos demuestran  lo que ha sido durante mucho tiempo del conocimiento común -a saber, que las autoridades gubernamentales locales y federales han sido infiltradas y en algunos casos sustituidas por los cárteles del crimen organizado. Como escribió recientemente Jeff Faux:
Muchos en la policía, el poder judicial e incluso los militares son intimidados, mal entrenados, y/o corruptos. La influencia del dinero de la droga en los tres principales partidos políticos se considera ahora como un hecho.

Eso no significa que México sea un Estado fallido, como afirman algunos, pero está fracasando en muchas áreas críticas –en particular en el plano local. La corrupción política endémica ha jugado un papel vital. Según el experto en seguridad internacional Eduardo Buscaglia, la corrupción política es la “madre y el padre de la expansión de la delincuencia organizada en México” y hay un “pacto de inmunidad” entre los tres principales partidos políticos. Un hecho que incluso algunos altos cargos políticos están empezando a admitir.

El crónico resquebrajamiento de la ley y el orden tiene sus raíces en la transición de México, en la década de los años 1990, del dominio de facto del Estado por un partido único a la transición democrática multipartidista. Esta transición dejo abierto un enorme vacío de poder. El crimen organizado se apresuró a llenarlo, haciendo uso de la corrupción y la violencia para expandir sus operaciones y cooptar el poder político.

En una nota positiva, el problema de la corrupción política endémica en México está ahora finalmente recibiendo la atención que merece, tanto dentro como fuera de las fronteras de México. Sin embargo, la corrupción es sólo una parte de la trágica saga de México. Hay otro factor no menos importante, pero generalmente ignorado en el ascenso al poder en México de los cárteles de la droga: el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

TLCAN y Narcos

Firmado en 1994, el TLCAN fue vendido al pueblo mexicano como la alternativa única para salir de la pobreza del tercer mundo. Para los narcos, sin embargo, fue un regalo caído del cielo, por las tres razones siguientes:

1) El TLCAN bajó un puente levadizo de la frontera EE.UU-México para todos los proveedores de bienes, ya sean legales o ilegales. La frontera entre los Estados Unidos y México es de 1,954 millas de largo y es la frontera internacional más transitada del mundo. Con el TLCAN, el volumen de comercio a través de la frontera creció enormemente, y la presión de las empresas para trasladar sus mercancías hicieron imposible para los funcionarios de Aduanas de lo EE.UU realizar inspecciones minuciosas en busca de contrabando.

Como resultado de ello, se volvió mucho más fácil y más barato traficar cocaína desde Colombia (que previamente se hacía por mar o aire) por tierra a través de México. Esto les dio a los señores de la droga mexicana un papel central en el negocio de la logística, justo en un momento en que un vacío de poder político dejaba a autoridades locales y estatales estratégicamente situadas, listas para ser infiltradas y controladas.

En la otra dirección, camiones cargados de armas y municiones estadounidenses rodaban sin obstáculos a través de la frontera con México con destino a estas bandas de narcos. El gran volumen de comerciantes con licencia -más de 6,600 a lo largo del lado estadounidense de la frontera, muchos de ellos operando fuera de sus residencias- hace que la tarea de vigilarlos sea difícil. Y como  quedó revelado con el escándalo “Too Fast and Furious”, muchas de esas armas, que más tarde se encontraron en las escenas de crímenes a ambos lados de la frontera, llegaron a México con el conocimiento tácito o incluso connivencia de las agencias federales estadounidenses de Estados Unidos como la ATF, el ICE y el FBI.

La mayoría de ellas terminaron en manos del cártel de Sinaloa, una organización que, según algunos informes, se le dio un trato preferencial por parte del ejército mexicano y las autoridades de Estados Unidos, a cambio de proporcionar incriminatorias evidencias sobre bandas rivales.

2. El TLCAN creó un caldo de cultivo para el surgimiento de soldados del narco. Veinte años después del TLCAN no se puede negar que el volumen de comercio entre México y sus dos vecinos del norte, los EE.UU. y Canadá, es más grande que nunca. Aun así, la mayoría de los mexicanos ganan menos de lo que  ganaban en 1994 y casi la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Tal vez lo más revelador es que los defensores del libre comercio continúan tratando de vender al país como un destino atractivo para la inversión extranjera, precisamente por el bajo costo de su mano de obra.

Sin ninguna duda, el impacto más destructivo del TLCAN se hizo sentir en la agricultura mexicana. A pocos meses de su firma grandes cantidades de maíz fuertemente subsidiado de Estados Unidos estaban inundando el mercado mexicano, dejando sin trabajo a millones de campesinos. Esto, a su vez, dio lugar a oleadas de migraciones hacia el norte o a las zonas marginales precarias de las ciudades de rápido crecimiento de México. Para los que se quedaron, sólo había una fuente de empleo a su disposición: el tráfico de drogas. Con abundante pobreza y desigualdad  y el consumismo al estilo estadounidense siendo propagado incesantemente por los medios de propiedad corporativa de México, la ambición personal es exaltada hoy en día y la vida tiene escaso valor en las tierras baldías de México.

Sin embargo, el problema no se para allí. Según una reciente investigación de Greenpeace, una nueva legislación del gobierno de Peña Nieto promete transferir tierras utilizadas para la agricultura e incluso zonas verdes nacionales a manos de los gigantes mundiales de la energía deseosos de extraer hasta la última gota de petróleo y gas de la tierra rica en recursos naturales de México. También hay una creciente presión de los lobbies de los agronegocios globales para abrir la producción de maíz mexicano a los mayores productores de OGM del mundo, como Monsanto, Syngenta y Dow.

Si se salen con la suya -y por el momento sólo hay un juez mexicano interponiéndose en su camino- millones más de personas serán desarraigados de la tierra y echados a las ciudades. Sería otra bonanza de reclutamiento para las organizaciones criminales de México.

3. El TLCAN hizo mucho más fácil a los narcotraficantes el traslado de su dinero. Otra de las claves, un aspecto a menudo ignorado del TLCAN, es la liberalización del sector financiero de México. En 1997 México eliminó todas las restricciones a la entrada de bancos extranjeros. Ahora, 17 años después, casi todos los principales bancos del país son parte o totalmente propiedad de entidades extranjeras, incluyendo Citi Bank, Santander y BBVA.

Naturalmente, la liberalización financiera ha hecho que sea mucho más fácil y rápido para los inversionistas, incluyendo el narcotráfico, mover el dinero dentro y fuera de México, con la ayuda de algunos de los bancos más grandes del mundo. En el 2011, una investigación de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos reveló que Wachovia, ahora parte de Wells Fargo, había dejado de aplicar las restricciones adecuadas contra el blanqueo de dinero a la transferencia de la asombrosa cifra de 378 mil millones dólares -una suma equivalente a un tercio del producto nacional bruto de México- en las cuentas en dólares de las casas de cambio de divisas con las cuales el banco hacía negocios.

A pesar de sus pecados y de sus crímenes Wachovia se vio obligado a pagar a las autoridades federales $ 110 millones en incautación y una multa de $ 50 millones por no controlar el efectivo utilizado para enviar 22 toneladas de cocaína. Ni un solo empleado del banco fue procesado. De hecho, la única persona que perdió su trabajo fue el soplón británico que denunció los crímenes.
Según Roberto Saviano, el autor de los bestsellers, Gomorra y Zero, Zero, Zero, la desenfrenada liberalización financiera en ambos lados del Atlántico también ha significado que los traficantes de drogas ya no necesitan utilizar los paraísos fiscales, o al menos los utilizan menos que antes:

En su lugar, utilizan los bancos europeos y obviamente, los estadounidenses. En el nuevo libro, mencionó a Antonio María Costa, el ex subsecretario de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, quien dijo al principio de la crisis, que el sistema bancario europeo había bajado sus barreras de seguridad. En otras palabras, se habían abierto las compuertas al dinero de las drogas. Costa ha declarado públicamente que los sistemas financieros europeos fueron prácticamente salvados por el comercio mundial de las drogas, sin embargo, ningún gobierno de la UE ha respondido a la acusación.

Mientras los grupos de delincuencia organizada tengan gruesos fajos de dinero en efectivo para blanquear y los bancos globales una adicción incurable a la liquidez, las ganancias ilícitas del tráfico de drogas mortales de México seguirán viajando a lo largo de las autopistas digitales del sistema financiero global de hoy, sin obstáculos y sin ser molestados.

México: El testamento viviente del fraude del “libre comercio”

El crimen organizado no es una industria nacional, sino más bien uno de los mayores, mas globalizados y más diversificados mercados del mundo. Como el Profesor Buscaglia le dijo a DW, los delincuentes organizados de México se han diversificado en 21 “sectores” diferentes, incluyendo el tráfico de personas, el tráfico sexual, la extorsión y el secuestro. También tienen vínculos con la mafia italiana, china y rusa, por nombrar unos pocos.

Para tener alguna posibilidad de hacer frente a los problemas casi insolubles que ahora enfrenta México, se necesita una respuesta y una perspectiva mucho más global. Un punto de partida ideal sería volver a examinar el papel de los acuerdos de libre comercio en la globalización de la delincuencia organizada al tiempo que se reduce la capacidad de los Estados supuestamente soberanos para vigilar sus propias fronteras.

A menudo nos dicen que un comercio más libre es una panacea para todos nuestros males económicos. Sin embargo, si ese fuera el caso, México, que ha firmado más acuerdos comerciales que casi cualquier otra nación en el planeta, sería una de las economías más fuertes y más ricas del mundo. En su lugar está al borde de un vertiginoso descenso en el caos social, la anarquía endémica, y la condición de Estado fallido, mientras que su economía -al servicio exclusivo de las empresas transnacionales, los oligarcas de su propia cosecha [“Slimlandia”: México en las garras de los oligarcas], políticos corruptos y los señores de la droga -continúa crepitando en el carril lento.






Publicado por LaQnadlSol
USA. 

domingo, 23 de noviembre de 2014

Obama se limpia las manos con otro hueso más a la comunidad latina

La realidad es que esta acción del presidente Obama, por muy  encomiable que parezca, lejos de ser producto de su pretendida sensibilidad social, su record en deportaciones lo dice todo, o de un serio compromiso con una comunidad que puso en él todas sus esperanzas por la anhelada reforma migratoria, es una cínica movida política, demagogia pura, destinada a ganarse la lealtad de los votantes latinos.


OBAMA SE LIMPIA LAS MANOS CON
OTRO HUESO MÁS A LA COMUNIDAD LATINA



Decimos esto porque Obama y los demócratas durante todo este tiempo, desde el 2008 a la fecha, y ante su falta de voluntad en cumplir con sus promesas de una reforma migratoria, se la han pasado aventándole huesos a la comunidad latina en forma de suspensiones temporales de deportaciones para ciertos grupos de inmigrantes indocumentados. Esto con el fin de calmar sus exigencias y obtener su voto en cada una de las elecciones. Y esta parece ser la tónica de esta última acción decretada por el propio Obama, que en su última etapa de gobierno y en calidad de presidente “lame duck” está haciendo uso de sus prerrogativas presidenciales pasando por alto la autoridad de un congreso hostil y obstruccionista.

En varias ocasiones cuando se le ha cuestionado su indecisión para hacer valer su autoridad presidencial y decretar medidas destinadas a mejorar la situación migratoria de muchos de los indocumentados, Obama ha replicado que los Estados Unidos era un país de leyes y que no podía pasar por alto la autoridad del congreso y que ultimadamente, era a los republicanos a quienes se le debería exigir la aprobación de la reforma migratoria. Irónicamente y contradiciendo sus propia declaraciones, eso es exactamente lo que está haciendo con esta medida recientemente anunciada que favorecerá a unos 5 millones de indocumentados y que está haciendo explotar de rabia a los republicanos que se niegan rotundamente a aprobar cualquier cosa que en lo más mínimo se parezca a una “amnistía” para “criminales”.

Comprendemos y compartimos la alegría de aquellos millones que se beneficiaran con este decretazo migratorio del presidente Obama, pero al mismo tiempo deploramos que se les aplique un trato discriminatorio a los otros tantos millones de indocumentados que quedaran excluidos del actual programa de legalización parcial y sujetos  a la continua explotación, criminalización, persecución y deportación. Para estos millones no habrá ningún alivio, seguirán viviendo en las sombras porque así es como se maneja la política migratoria en este país, aun y cuando a cada rato se repita esa frase hueca, de que esta es una nación de inmigrantes.

La realidad es que esta acción del presidente Obama, por muy  encomiable que parezca, lejos de ser producto de su pretendida sensibilidad social, su record en deportaciones lo dice todo, o de un serio compromiso con una comunidad que puso en él todas sus esperanzas por la anhelada reforma migratoria, es una cínica movida política, demagogia pura, destinada a ganarse la lealtad de los votantes latinos. Lo expresado por el presidente de que es una acción ejecutiva que busca forzar a los republicanos a aprobar una ley de reforma migratoria “sensata” no es más que un pretexto porque está claro que los republicanos se niegan rotundamente a ello. Después de la estrepitosa derrota a manos de los republicanos, los demócratas buscan a toda costa seguir contando con la lealtad de los votantes latinos con quienes han venido jugueteando por mucho tiempo e incumpliéndoles en el campo de la reforma migratoria. En la elección presidencial del 2012, Obama le prometió a la comunidad latina la reforma migratoria y falló estrepitosamente en hacerla realidad, ahora algunos líderes de la comunidad están amenazando con retirarle su apoyo al partido Demócrata y eso les preocupa para sus aspiraciones electorales en el 2016.

Hay que tener muy en claro que la cuestión de la inmigración indocumentada es algo que se ha convertido en parte integral de la política y la economía de los EE.UU. Los inmigrantes indocumentados están aquí para quedarse, aunque haya quienes que quisieran aplicarles la “solución final”, se han constituido en parte del engranaje económico y social que mueve a esta nación, son consumidores de primera (la mayor parte de sus ingresos son gastados aquí en toda clase de bienes de consumo) pagan impuestos y sobre todo, como un ejército laboral de reserva, aportan mano de obra barata, sumisa y sin ningún tipo de protección laboral en consonancia con las políticas neoliberales que están en boga.

En pocas palabras la población indocumentada resulta ser sumamente beneficiosa. Y todo esto es entendido así, tanto por demócratas y republicanos que actúan como los guardianes de los intereses de la clase empresarial del país. Entonces por qué y para qué emprender una costosa campaña que remueva a 11 ó 20 millones de indocumentados, o en todo caso una amplia reforma migratoria. Resulta más practico mantenerlos en su actual estatus, en las sombras, sin derechos y sometidos a todo tipo de abusos, demonizándolos y exponiéndolos como los causantes de muchos de los problemas del país, cosa que constantemente hacen los políticos para exaltar los ánimos y sacar a relucir algunos de los pasatiempos preferidos de los norteamericanos; el racismo y la xenofobia.

En su discurso el presidente dijo que el nuevo programa le permitirá a muchos de los que residen ilegalmente aquí “salir de las sombras y cumplir con la ley”. Por otra parte funcionarios del gobierno explicaron de manera oficial, que el presidente no estaba legalizando a nadie, ya que técnicamente no puede hacer eso.

Como lo hemos expuesto, el decreto migratorio de Obama, es una cínica maniobra política, una medida paliativa parcial y temporal, pero que al final dejará intacto el funcionamiento del actual sistema migratorio de los Estados Unidos.







Publicado por LaQnadlSol
USA.

jueves, 20 de noviembre de 2014

El futbol y el crimen de Ayotzinapa

Las manifestaciones populares de apoyo e indignación por el crimen de lesa humanidad perpetrado por el Estado oligárquico mexicano en Ayotzinapa aumentan cada día, sin embargo el futbol, el deporte de más arraigo popular en México, sigue atrincherado, impertérrito y distante de la atroz realidad nacional.


EL FUTBOL Y EL CRIMEN DE AYOTZINAPA



Es justo suponer que la mayoría de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos de Ayotzinapa,  aparte de practicar el futbol, eran aficionados de algunos de los clubes de la división profesional del futbol mexicano y demás está decir, del tricolor mexicano. El crimen atroz perpetrado en contra de la humanidad de estos jóvenes estudiantes rebeldes, que estaban en la mira de las narcoautoridades de Iguala, Guerrero, ha despertado toda una ola de indignación de grandes sectores de la población mexicana, que de esa manera se han solidarizado con las víctimas y repudiado las acciones del Estado criminal. ¿Pero dónde están las condenas o las muestras de solidaridad del deporte más popular de Mexico, el futbol?

Aparte de las protestas de un puñado de aficionados mexicanos en Ámsterdam, Holanda,  del Cruz Azul y el Club León de la primera división del futbol mexicano que desplegaron mantas con la leyenda de “gobierno asesino” y cartulinas con el número 43, parece que Ayotzinapa y su tragedia no ha penetrado, o no se le ha permitido penetrar en los teatros del futbol; los estadios y los foros deportivos donde tanto se habla de futbol. Valga decir que la Femexfut, mostrando su carácter autoritario y represivo, le recetó una sanción de 23,000 pesos al León por permitir que esos revoltosos se manifestaran.

En estos momentos de gran consternación e indignación popular por lo sucedido a los 43 jóvenes estudiantes, en quienes se materializó con toda su saña la violencia política del Estado sobre la población mexicana, es justo esperar que el futbol, sus jugadores, sus dirigentes, sus aficionados y comentaristas expresen su sentir sobre un crimen que ha ensangrentado a todo un pueblo que a pesar de sufrir diariamente las diferentes manifestaciones de la violencia, sigue paso a paso, con una devoción inusitada, las incidencias del mas mediático de los deportes el cual se ha convertido literalmente en un artículo de consumo diario, sin el cual no se puede vivir.

Desafortunadamente, esperar que todos aquellos involucrados en el espectáculo del futbol, se manifiesten o digan algo, exceptuando los casos antes mencionados, no pasa de ser una quimera. El futbol es un gran negocio en donde se mueven grandes cantidades de dinero, se le ha convertido en una mercancía para el consumo de las masas. El futbol es, usando la expresión del técnico de la selección mexicana, una “trinchera”. Una construida por la clase capitalista mexicana, los Slims, Azcárragas y otros notorios oligarcas quienes dada la magnitud de la porción de la riqueza nacional en su poder y de los grandes intereses económicos que manejan, son prácticamente los dueños de México.

El futbol es una “trinchera” donde no se permite que nadie asome la cabeza porque corre el riesgo de perderla, hay que quedarse quieto ahí en ese asfixiante y reducido espacio, donde no cabe nada que no sea el bendito futbol completamente despolitizado, pero que paradójicamente, quienes la comandan apestan a la forma más vil de política, de aquella en que se negocia secretamente, donde prima la compra de voluntades, donde la corrupción es tan redonda como el mismo balón de futbol, y donde se privilegian los intereses de un puñado de voraces capitalistas sobre los de las mayorías depauperadas.

La farsa constantemente repetida por dirigentes y propagada por los comentaristas deportivos de  los grande monopolios mediáticos de que, “el futbol y la política no se mezclan”, queda al descubierto cuando se observa la relación, por ejemplo, entre la máxima rectora del futbol mundial, la autoritaria FIFA, y los grande intereses económicos y el manejo de la concesión de torneos mundiales a países con regímenes corruptos, antidemocráticos, y violadores de los derechos humanos. Además es conocido como los gobiernos en casi todo el mundo utilizan el futbol como una herramienta política, ya sea para mejorar su desprestigiada imagen o para fomentar los falsos patriotismos entre la población amante al futbol. No pocas son las veces también, en las que se utiliza el futbol como un mecanismo distractor para poner  en marcha políticas perjudiciales para los intereses de la gente pobre, como las limpiezas sociales y los desahucios, en beneficio de los grandes inversionistas del capital. Y qué decir de las mafias del crimen organizado que también tienen metidas las manos en el lucrativo negocio del futbol y que en muchos casos están aliadas con los políticos de turno. Pero todo esto está bien porque encaja perfectamente con el modelo económico dominante que prioriza la obtención de beneficios económicos sobre cualquier otra cosa.

Por otra parte, mientras que por un lado se intenta desligar a un deporte de eminente extracción popular, como el futbol, de la problemática social que se vive fuera de los estadios, por el otro se incentiva la formación y proliferación de las llamadas “barras bravas” que en muchos casos utilizan los encuentros de futbol para darle rienda suelta a sus frustraciones producto de la conflictividad del entorno social en el que se desenvuelven. En no pocas ocasiones, estos comportamientos no solo degeneran en actos de violencia dentro de los mismos estadios, sino que la misma se extiende al exterior en donde a menudo se salda con trágicos resultados.

Y aunque en México la violencia de las “barras bravas” no alcanza la dimensión de la practicada por sus similares en otros lugares como en Europa e Israel en donde funcionan como elementos de carácter represivo contra aquellos que, por razones de carácter étnico o ideológico son vistos como enemigos, su existencia y comportamiento son el reflejo del sustrato político, económico y social del que provienen.     


Las manifestaciones populares de apoyo e indignación por el crimen de lesa humanidad perpetrado por el Estado oligárquico mexicano en Ayotzinapa aumentan cada día, sin embargo el futbol, el deporte de más arraigo popular en México, sigue atrincherado, impertérrito y distante de la atroz realidad nacional. Y aunque ha habido algunas manifestaciones de protesta de parte de aficionados y de “barras bravas” como las del León y el Cruz Azul, estas no son conmensurables con la proporción de la masa que sigue al futbol, ni con el tamaño de la tragedia que ha desangrado a México. Se necesita algo más, y ese algo mas es, acabar con el mito de la despolitización de futbol. El futbol está en la política y la política está en el futbol, ambos están en todas partes, forman parte de nuestro diario vivir y ni uno ni el otro deben ir por caminos separado.   Hay que atacar y destruir la “trinchera” de la dictadura oligárquica, clasista y represiva, y devolverle al futbol, el deporte de las grandes mayorías, su carácter revolucionario y transformador que elimina lo viejo para dar paso a a lo nuevo.






Publicado por LaQnadlSol
USA. 

martes, 18 de noviembre de 2014

¿Por qué los EE.UU están empujando por una intervención terrestre en Iraq?

Parece que los EE.UU están contando con una repetición del experimento 2007-2008, cuando trató de construir una fuerza paralela al ejército iraquí, gastando más de $ 25 mil millones entre el 2005 y el 2011. En ese momento, estas fuerzas fueron llamadas el Despertar. Los EE.UU tiene la esperanza de que el nuevo experimento, para el que el gobierno de Obama pidió $ 5,000,000,000 al Congreso para su financiamiento, tenga éxito. De los $ 5 mil millones, $ 1.6 mil millones son asignados para la creación de lo que hoy se conoce como la guardia nacional provincial, que Bagdad argumenta dará lugar a la división de Irak.


¿POR QUÉ LOS EE.UU ESTÁN EMPUJANDO POR
UNA INTERVENCIÓN TERRESTRE EN IRAQ?



Cada vez hay más signos tangibles de que los EE.UU están considerando una intervención terrestre en Irak. Varios acontecimientos en el campo de batalla llevaron a los EE.UU a  acelerar sus pasos en esta dirección. La importancia de estos eventos no radica tanto en la naturaleza de los propios logros militares, sino en sus repercusiones en la ecuación geoestratégica en la región.

Uno podría decir que lo que sucedió en el terreno en las últimas semanas en Irak no fue originalmente vinculado a los objetivos estratégicos. Al final, como consecuencia de que los combatientes del Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS) llegaron a  las afueras de Bagdad, el gobierno iraquí y sus aliados no tuvieron el lujo de una planificación a largo plazo ya que era necesario detener el avance de los takfiris. El principal clérigo chiíta de Irak, Sayyed Ali al-Sistani, emitió el edicto religioso la "yihad justa". Esto llevó a que cientos de miles se enlistaran como voluntarios en lo que llegó a ser conocido como la "movilización popular", y la represa humana, ISIS, alcanzó lo que se conoce militarmente como, el pico de su expansión.

Frente a este tipo de realidad, Bagdad y sus amigos no tenían más remedio que actuar de acuerdo con los dictados de las normas militares. Detener el avance de ISIS estaba ciertamente en el interés de Bagdad. Pero podría haberse revertido rápidamente en su contra en caso de haber fracasado en lograr dos cosas: tomar la iniciativa y romper el mito del combatiente imbatible de ISIS. Fortalecer las áreas leales por sí mismo no era suficiente. Es cierto, se habría evitado que los takfiris se apoderaran de más territorio, pero también se les habría dado la oportunidad de afianzar su control en las áreas que ocupan. Se sabe que en tal situación la gente se adapta rápidamente a la nueva realidad y se integran en su entorno, sobre todo que el medio en cuestión tiene el tipo de resentimiento político y social y el compromiso ideológico que le permitiría hacerlo así.

De ahí que hemos visto contraataques que no han disminuido desde entonces. Uno de los objetivos de estos ataques fue la de romper el estereotipo del combatiente de ISIS como el guerrero invencible del que todo el mundo huye despavorido cuando entra en un área determinada. Una victoria se logró en Amirli, una ciudad chiíta sitiada que fue liberada en el apogeo de las victorias de ISIS, y en Jurf al-Sakhar, una zona rebelde -no sólo ahora, sino desde los días de Saddam Hussein- que impusieron una cierta realidad demográfica en esta ciudad situada en la puerta del sur de Irak y en las afueras de Karbala. Incluso bajo la ocupación de los EE, las fuerzas estadounidenses no entraron en Jurf al-Sakhar, pero lo usaron para chantajear a quien se revelara en contra de su autoridad en la zona. Luego estuvo la liberación de Diyala (excepto la zona Jalawla), la Gran Presa y Baji.

Era claro que en medio de todos estos acontecimientos, había otros objetivos relacionados con lo que estaba pasando. No fue por casualidad que las imágenes del general iraní Qasem Soleimani, un hombre al que rara vez se había oído o visto, comenzaron a aparecer durante cada batalla importante. La insistencia en librar grandes batallas sin el apoyo aéreo de las llamadas fuerzas aliadas no era inocente. Estaba claro que, con la aparición de esta alianza sospechosa, una decisión fue tomada en alguna parte para demostrar, con pruebas, que el eje liderado por Irán está comprometido con la destrucción de ISIS, no esta alianza occidental. Había personas que estaban convencidas, como lo demuestran los paquetes de ayuda que fueron lanzados desde el aire a los combatientes de ISIS en cada coyuntura militar, que los líderes de la alianza que tuvo el honor de asistir y nutrir a ISIS, querían que el grupo les sirviera como una herramienta para chantajear al gobierno de Irak e Irán. Sin embargo, ISIS se desvió del camino que se le había trazado, cuando golpeo a los aliados más importantes de los EE.UU en la región, el Kurdistán y Arabia Saudita.

Sin embargo, se realizó un esfuerzo concertado para frustrar los planes de EEUU de usar a ISIS como una herramienta para chantajear al gobierno de Irak e Irán, convirtiendo en su lugar al comodín takfiri en una amenaza contra los aliados de Estados Unidos. Cuando se logró ese objetivo, Irán se hizo necesario para los EE.UU para  mantener a los amigos de Washington fuera del peligro de ISIS. Los EE.UU, sin embargo, van a tratar de mantener la carta de ISIS en su mano si le puede servir, pero esta opción incluye una gran cantidad de riesgos que los EE.UU puede no ser capaz de controlar, como lo demuestra lo ocurrido en Erbil y Arabia Saudita.

Sobre esta base, se puede entender el creciente interés de Estados Unidos en una intervención militar terrestre en Irak, acompañado por un aumento en el número oficial de las fuerzas estadounidenses en el país de 1500 a 3000. La presencia física se ha convertido en necesaria para evitar que el otro lado avance y lograr los objetivos básicos de la alianza, es decir, remodelar las estructuras políticas y militares del régimen iraquí para garantizar el tipo de equilibrio que restauraría la influencia de Estados Unidos en un país cuya ocupación le costó a Washington  1.7 billones de dólares, pero aún así salieron con las manos vacías en el 2011.

Parece que los EE.UU están contando con una repetición del experimento 2007-2008, cuando trató de construir una fuerza paralela al ejército iraquí, gastando más de $ 25 mil millones entre el 2005 y el 2011. En ese momento, estas fuerzas fueron llamadas el Despertar y fueron destruidas por Nouri al-Maliki, después de la salida de las tropas estadounidenses de Irak. Hoy en día, los EE.UU tiene la esperanza de que el nuevo experimento, para el que el gobierno de Obama pidió $ 5,000,000,000 al Congreso para su financiamiento, tenga éxito. De los $ 5 mil millones, $ 1.6 mil millones son asignados para la creación de lo que hoy se conoce como la guardia nacional provincial, que Bagdad argumenta dará lugar a la división de Irak.

Por otro lado, los EE.UU ataca a las fuerzas de la movilización popular que quiere mantener como una facción marginal dentro de las fuerzas armadas iraquíes y evitar que sus líderes participen en las reuniones de la cúpula militar, mientras se niega a cooperar con ellos en el terreno. (Cincuenta asesores estadounidenses llegaron a la base de al-Asad, en el oeste de Irak, que ya cuenta con cientos de combatientes de la movilización popular de Saraya al-Salam [la Brigada de la Paz] afiliada con el movimiento Sadr y de la organización Badr).

Por último, no debemos descuidar un factor importante, a saber, las negociaciones nucleares entre Estados Unidos e Irán. Si estas negociaciones conducen a algún tipo de acuerdo, tendrán repercusiones sobre su relación dentro de Irak, donde se espera que sea más armoniosa. Pero incluso si no se llega a tal acuerdo, no hay duda de que los EE.UU e Irán están interesados en evitar una confrontación directa. Los próximos días serán decisivos en este sentido.






Publicado por LaQnadlSol
USA.

lunes, 17 de noviembre de 2014

¿Confiará Washington el mundo árabe a Riad y Teherán?

Mientras se acerca la fecha límite de las negociaciones 5+1, Thierry Meyssan revela lo que verdaderamente está en juego en esas conversaciones. Tras la falsa acusación de que Irán pretende fabricar la bomba atómica se oculta el esfuerzo de Washington por limitar la influencia de la Revolución iraní. Pero ante las derrotas militares sufridas desde 2006, Washington está ahora dispuesto a conformarse con un congelamiento de la actual correlación de fuerzas. Su nuevo plan sería dividir la zona árabe entre prosauditas y proiraníes e imponer un acuerdo para que ambos bandos se comprometan a no interferir en la zona de influencia del otro.


¿CONFIARÁ WASHINGTON EL
MUNDO ÁRABE A RIAD Y TEHERÁN?

Negociaciones en Omán

Por Thierry Meyssan

En el Golfo y en el Levante, todos los debates políticos están actualmente pendientes de la posible firma –el 24 de noviembre de 2014– de un acuerdo entre los 5 miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Alemania e Irán.

Desde la elección de Mahmud Ahmadinejad como presidente de Irán, en 2005, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia han venido tratando de impedir que la República Islámica exporte su revolución y ponga en peligro el desorden mundial. Sabiendo que los científicos iraníes siguen investigando, entre otras cosas, la posibilidad de inventar un nuevo tipo de central nuclear capaz de liberar el Tercer Mundo de la dominación «occidental», esas tres potencias occidentales acusan sin pruebas a Irán de estar tratando de dotarse de la bomba atómica. Las sanciones impuestas contra la República Islámica han afectado gravemente la economía iraní… pero también afectan la economía de Alemania. Por su parte, China y Rusia actúan como moderadores en los debates.

En mayo de 2013, Washington y Teherán iniciaron en secreto una serie de negociaciones bilaterales en Omán. Posteriormente, la nominación de Esfandiar Rahim Mashaei, jefe del equipo de trabajo de Ahmadinejad, como candidato a la presidencia de Irán fue rechazada, lo cual abrió el camino a la elección del actual presidente Hassan Rohani.

En otros tiempos, el jeque Hassan Rohani había sido el primer contacto de los israelíes en el escándalo Irán-Contras.

A partir del momento del rechazo de la candidatura de Mashaei, e incluso antes de la elección de Rohani, Washington manifiesta su buena voluntad y las negociaciones 5+1 evolucionan positivamente. La delegación iraní acepta rápidamente la idea de abrir sus centros de investigación nuclear a los expertos «occidentales».

Rohani negocia entonces, directamente con Washington y fuera del grupo 5+1, la venta del gas iraní a la Unión Europea, para que esta última pueda prescindir del gas ruso y para que China no pueda contar con el gas de Irán. Al margen de la Asamblea General de la ONU, Rohani se reúne con el presidente de Austria y establece un proyecto para el financiamiento de la conexión de los campos gasíferos de Irán al gasoducto Nabucco. Ante la reacción de Moscú, que denuncia las negociaciones bilaterales secretas irano-estadounidenses, Rohani concede al primer canal de la television rusa una entrevista en la que asegura que su país no tiene intenciones de excluir a Rusia del mercado europeo del gas.

Pero Estados Unidos da de largas a las negociaciones 5+1 y discute al mismo tiempo con las facciones existentes en Arabia Saudita.

En octubre de 2014, el Guía de la Revolución, ayatola Ali Khamenei, publica una lista de 11 puntos no negociables para su país. Señala que Irán no pondrá fin a las investigaciones nucleares civiles y que no renunciará al enriquecimiento de uranio con fines pacíficos, independientemente de lo que se le ofrezca como compensación. En otras palabras, Irán está dispuesto a suspender su expansión militar pero no tiene intenciones de renunciar al desarrollo de sus investigaciones nucleares de carácter civil.

Al parecer el Guía ya expresó además su oposición al proyecto de desvío del gas iraní, pero tiene que hacer concesiones en ese sentido. No sólo como medio de obtener el levantamiento de las sanciones internacionales, que imponen un importante sufrimiento a su país, sino sobre todo porque Estados Unidos está dispuesto a desestabilizarlo si la negociación fracasa por completo. Más de 80 canales de televisión occidentales en lengua farsi están ya listos a desatar una campaña de gran envergadura contra Irán mientras que los terroristas de los Muyahidines del Pueblo siguen preparando kamikazes para lanzarlos contra la República Islámica si les llega la orden en ese sentido.

A una semana de la fecha límite de las negociaciones 5+1, parece que Washington se contentaría con obtener un «congelamiento» de la situación en la región y renunciaría a sus actuales intentos por modificar el equilibro de fuerzas. El mundo árabe se dividiría entonces entre Irán y Arabia Saudita, que se harían respectivamente responsables de chiitas y sunnitas.

La administración Obama parece haber resuelto la cuestión de la sucesión del rey Abdallah garantizando a cada clan de la familia Saud que sus actuales privilegios han de mantenerse de forma hereditaria. Y también aceptaría el mantenimiento de la influencia iraní, a condición de que Irán renuncie a extenderla por la vía de las armas.

Ya en este momento, como señal de buena voluntad, los hutis (que son chiitas) han aceptado participar en un gobierno de unión nacional en Yemen junto a los partidos sunnitas. Lo fundamental es que, después de haber tomado la capital, los hutis han cesado su avance y dejan así Adén en manos de sus rivales. Con ello renuncian al estrecho de Bab el-Mandeb y al control del Mar Rojo.

Si el acuerdo irano-estadounidense llegase a ser adoptado y ratificado por los 5+1, todas las facciones regionales tendrían la oportunidad de tomarse un importante respiro luego de años de agitación. Pero eso no resolvería ningún problema de fondo. Los sunnitas tendrían que seguir considerando a los wahabitas como musulmanes mientras que los chiitas tendrían que aceptar la autoridad de Irán en momentos en que Teherán abre un paréntesis en la aplicación del ideal del imam Khomeiny. No habría, en ese caso, bando vencedor ni bando vencido. Pero algunos actores se verían derrotados dentro de su propio bando. Esa sería fundamentalmente la situación de Turquía, que perdería su autoridad entre los sunnitas, lo cual sería una forma de castigo al ensañamiento de Ankara contra Siria.

Y, para Estados Unidos, el congelamiento del mundo árabe sería la oportunidad de dirigir su poderío militar contra Rusia y China.






Publicado por LaQnadlSol
USA.