martes, 29 de septiembre de 2020

Por eso estamos como estamos: la más distinguida clase política de Guatemala fue secuestrada y asesinada en 1972

Estos camaradas no eran simples políticos sino toda una generación de intelectuales guatemaltecos, como Bernardo Alvarado Monzón, Secretario General, Mario Silva Jonama, Carlos René Valle, Hugo Barrios Klée, Carlos Alvarado Jerez y Miguel Ángel Hernández, todos no pasaban los cincuenta años de edad.

 

POR ESO ESTAMOS COMO ESTAMOS:
LA MÁS DISTINGUIDA CLASE POLÍTICA DE GUATEMALA
FUE SECUESTRADA Y ASESINADA EN 1972



Por Luciano Castro Barillas
Escritor y analista político
La Cuna del Sol

Corría el mes de septiembre de 1972, exactamente el 26, ya casi finalizando el mes. En la casa de Tikal I, en la zona 7 de la ciudad de Guatemala, fue capturada en pleno la Comisión Política del Partido Comunista de Guatemala. Era un asunto que nadie esperaba que así ocurriera, pero que realmente se veía venir. Los camaradas del Partido, dado los golpes del pasado como la experiencia de Concuá y otros fracasos, estaban debilitados. Apenas si existía una unidad militar dirigida por Joaquín Noval, cuya capacidad operativa, era bastante limitada. Este dirigente se encontraba en ese momento en Costa Rica tratando de fortalecer los lazos de cooperación política con algunos hombres de la izquierda costarricenses y su partidito de izquierda burguesa, como han sido siempre los “comunistas” de Costa Rica.

En el país, de los delegados internacionales, solo se encontraba José Alberto Cardoza, representante del PGT en México, que estaba un poco mejor que el de Costa Rica, proletarizado a la derecha, por la fuerte infiltración del PRI, el Partido Revolucionario Institucional, podrido hasta sus cimientos. Nada se pudo hacer por los compañeros sorprendidos con la guardia baja esa mañana y su suerte desde un principio estaba echada. Inteligencia militar sabía por “revolucionarios” mexicanos que una guerrilla se iba implantar, dentro de poco (1973) en las selvas de Ixcán, colindante con México y era ya una preocupación de ambos ejércitos nacionales.

Se trataba de un reducido grupo de guerrilleros de lo que sería más tarde el Ejército Guerrillero de los Pobres, que se sabía, dispondrían de una fuerza militar formidable con cohetes y aeronaves. Nada de eso era cierto. Pero asumieron que esa nueva fuerza política revolucionaria crearía sus apoyos urbanos y una posible guerrilla urbana, al estilo de los Tupamaros del Uruguay. Por eso ninguno se pudo salvar, porque su captura ocurrió en una coyuntura política totalmente desfavorable, donde apenas se tenían los controles de seguridad que garantizaran las reuniones en la ciudad de Guatemala y el temor al resurgimiento de la insurgencia.

Pretendían las fuerzas de seguridad guatemaltecas capturar no solo a la Comisión Política en pleno sino también al Comité Central, es decir, se quería una redada masiva para matarlos a todos y destruir de una buena vez la futura base social, de apoyo, en la ciudad más importante del país. Los camaradas se habían relajado en extremo porque después del encuentro político, iban a tener una conmemoración, divertida de plano, por la conmemoración el 28 de septiembre de 1949 de la fundación del Partido Comunista de Guatemala o Partido Guatemalteco del Trabajo, PGT. Estos camaradas no eran simples políticos sino toda una generación de intelectuales guatemaltecos, como Bernardo Alvarado Monzón, Secretario General, Mario Silva Jonama, Carlos René Valle, Hugo Barrios Klée, Carlos Alvarado Jerez y Miguel Ángel Hernández, todos no pasaban los cincuenta años de edad.

Estaban los camaradas en la etapa más fructífera de su vida, en todos los aspectos. Su importancia política era tal que tras su captura estuvo en Guatemala el Subsecretario de Defensa de los Estados Unidos, míster I. Sheldon jr., para dirigir personalmente los interrogatorios que tuvieron lugar por 12 horas y quien veía que (…) el comunismo estaba instalándose en las Américas.  Los camaradas fueron asesinados y sus cuerpos arrojados al mar por una nave piloteada por uno de los halcones del genocida general Carlos Manuel Arana Osorio, alias El Chacal de Oriente, que era su hijo Tito Arana, quien piloteó la nave que arrojó los cuerpos de tan brillantes intelectuales a la oscuridad del océano.

Murió también en esa captura en masa, una bellísima mujer, artista y revolucionaria, Fantina Rodríguez Padilla. A estos brillantes guatemaltecos se les honra en septiembre y se les recuerda, dejando para la historia política de Guatemala, esta fotografía de la casa donde se fundó el Partido Comunista o Partido Anarquista de Jutiapa (se le llamaba de las dos maneras) en 1927. Los aquí mencionados son los auténticos próceres de esta Guatemala irredenta.





Publicado por La Cuna del Sol

sábado, 26 de septiembre de 2020

La simplicidad del pensamiento político electoral en los Estados Unidos

Ante un panorama casi idéntico social, económica y políticamente, porque demócratas y republicanos son la misma basura, el resultado será favorable para Biden porque Donald Trump no exhibe resultados positivos en nada y no porque Biden sea una figura más atractiva que Trump.

 

LA SIMPLICIDAD DEL PENSAMIENTO
POLÍTICO ELECTORAL EN LOS ESTADOS UNIDOS



Por Luciano Castro Barillas
Escritor y analista político
La Cuna del Sol

Contra toda sofisticación intelectual que presuma de profunda revelación, siempre se ha impuesto y se impondrá el sentido común. La complejidad del pensamiento humano lleva implícita también la simplificación, lo que no quiere decir que esté exento este ejercicio del esfuerzo reflexivo. Pero en ocasiones ese esfuerzo reflexivo resulta en exceso arduo porque se corren dos, tres o cuatro caminos paralelos, que desembocan en un punto de fuga que se llama la sencillez. Así es el marxismo. El más profundo análisis de las leyes económicas de la sociedad que por su verdad resulta, al final, sencillo. Digo esto porque hoy que se acercan las elecciones de los Estados Unidos, más o menos en cinco semanas. Abundan los grandes agoreros sobre el resultado de las elecciones, si Biden o Trump.

Los dos candidatos son anodinos. Uno menos descerebrado que el otro. Los dos con equipo de propaganda, de comunicación amplios, con la diferencia de que unos son más efectivos en los mensajes difundidos (aunque sean mensajes estúpidos) y otro no. En Estados Unidos se da que el más bruto de los candidatos, Trump, es el que más se sabe hacer notar, lo cual no quiere decir que ser el más famoso es el que tiene más prestigio. Y como el pueblo de los Estados Unidos, sus sectores populares, están muy desinformados políticamente, pueden creer cualquier cosa en el lapso de una semana.

Pero hay algo que funciona mal para Donald Trump en su propaganda, como lo es su desprecio a las minorías. Eso no lo podrá revertir, es definitivo y decisorio. Necesitaría más tiempo, no las cinco semanas de manipulación que quedan del momento electoral, para que la mentira repetidas mil veces se transforme en verdad. Ya no le queda tiempo para permear las mentes vulnerables. Hay una coyuntura totalmente desfavorable para él como lo es la pandemia y su mala gestión, no por falta de dinero, sino por falta de voluntad y desprecio a las minorías más afectadas como los negros, los latinos y los blancos pobres.

La pandemia también hizo entrar la economía en una fase recesiva y mientras más aumente la locura, la paranoia de la inseguridad internacional que promueven los personeros del actual gobierno, el gasto militar no padece agosto. Se gasta sin empacho en lo improductivo, como todo gasto militar. Y eso, más que estadística, lo sienten los pobres y sectores medios de la sociedad estadounidense en sus bolsillos, en la diminución de su calidad de vida y el consumo, que tanto importa en el gran país del norte. A los pobres no nos importa los grandes resultados macroeconómicos si nos damos cuenta que ahora cuesta más tener la despensa de alimentos con lo necesario. La causa y motivo de la felicidad en esa sociedad es el comprar, el adquirir, el ser; en tanto pueda consumir. De lo contrario cunde el pesimismo y hasta la fatalidad. Esa es la desventaja de Trump, pero tampoco es la ventaja de Biden, porque ambos no están en condiciones de ofrecer una vida mejor a los norteamericanos, pasando por alto a las minorías bien posicionadas socialmente a quien les importa que las favorezcan con la evasión fiscal. Pero estos ricos o capas medias altas no son muchos y no son los que deciden una elección, en los Estados Unidos y en cualquier parte del mundo donde se practiquen las democracias burguesas y su ya desacreditado sistema electoral.

Y ante un panorama casi idéntico social, económica y políticamente, porque demócratas y republicanos son la misma basura, el resultado será favorable para Biden porque Donald Trump no exhibe resultados positivos en nada y no porque Biden sea una figura más atractiva que Trump. Trump perderá por el voto de castigo de un amplio espectro social deprimido y porque, quiérase o no, con Biden, aletea ligeramente la mariposa de la esperanza, de una vida tal vez no mejor, pero al menos no tan cruel, no tan brutal, no tan retardataria; como ocurre con el actual inquilino de la Casa Blanca. No hay conspiradores (los rusos) de por medio. Todo cuanto ocurre y ocurrirá es hecho con la propia mano de los políticos de los Estados Unidos. ¿Qué dicen los rusos para influir en el pensamiento electoral de los estadounidenses? Pues nada. Y aquí ocurre algo de gran sentido común, ligeramente chocante, pero inmenso de verdad para los estadounidenses: “Cuando la partera es mala, al culo le echan la culpa”.  



Publicado por La Cuna del Sol

jueves, 24 de septiembre de 2020

Beijing considera medidas para compensar los intentos de “desacople” de los EE.UU

Teniendo en cuenta que la administración Trump se ha embarcado en su intento de "desacoplar" a Estados Unidos de China, Beijing debe estar decidido a tomar su destino en sus propias manos.

 

BEIJING CONSIDERA MEDIDAS PARA
COMPENSAR LOS INTENTOS
DE “DESACOPLE” DE LOS EE.UU



Por Li Hong  
Global Times

Con el PIB per cápita de China alcanzando $ 10,400 en 2019 y el gobierno de los EE.UU haciendo todo lo posible para hostigar y detener el progreso de China, Beijing está reorientando sus políticas económicas desarrollando su mercado interno, al tiempo que intensifica la colaboración comercial y económica con países y regiones amigas.

Es la administración Trump, que ha lanzado una implacable guerra comercial y tecnológica en contra China en 2018, la que le ha alertado a Beijing, induciendo a los principales responsables políticos a recalibrar el paradigma de crecimiento.

Durante muchos años, China ha estado aprendiendo y adquiriendo productos de alta tecnología de países desarrollados. Ahora, este país quiere modificar ese formato para convertirse en autosuficiente en la fabricación y exportación de productos y servicios de alta tecnología más avanzados del mundo.

Como era de esperar, Beijing invertirá exponencialmente en nuevas tecnologías y talento del 2021 al 2025, o el período del decimocuarto plan quinquenal, de modo que China se ubicará entre los pioneros de las principales economías que lideran la innovación tecnológica.

El método para fortalecer la economía nacional, que algunos economistas han denominado "circulación interna", se basa en el hecho de que China se ha convertido en una preponderante e irresistible fuerza de mercado que puede ayudar a las empresas del país a invertir fuertemente en investigación tecnológica y desarrollo, con esa considerable inversión recompensada por el enorme mercado de China.

Aquí tenemos dos ejemplos del enorme mercado chino que respalda la inversión en tecnología. El sistema ferroviario estatal de China invirtió de golpe decenas de miles de millones de dólares en la creación de los trenes bala más avanzados del mundo, ahora el país tiene más de 30.000 kilómetros de vías férreas de alta velocidad que conectan más de 460 ciudades chinas. Huawei, líder mundial en tecnología 5G  hizo enormes inversiones en esa innovadora tecnología, y el tamaño del mercado interno de China es ahora lo suficientemente grande como para proporcionar esos retornos de inversión a pesar de los ataques del gobierno de EE.UU.

Algunos analistas extranjeros cuestionan el plan de China para garantizar que el 70 por ciento de los microchips de material semiconductor sean suministrados a nivel nacional para 2025. Dudan de la capacidad del plan estratégico de China, "Hecho en China 2025". De hecho, las empresas tecnológicas chinas como la privada Sanan Optoelectronics y la estatal China Electronics Technology Group Corporation han hecho avances en semiconductores de tercera generación, que pueden operar a alta frecuencia y en entornos de mayor potencia y temperatura.

Cuando se logre satisfacer la demanda de semiconductores del mercado interno de China en el país, se ahorrarán más de $ 300 mil millones cada año, lo que demuestra por qué este país debe enfocarse hacia la "circulación interna".

La búsqueda vigorosa de nuevas tecnologías, más el enorme tamaño del mercado de China, ayudará al país a frenar efectivamente el insensato y mal intencionado ataque del gobierno de Trump, además de establecer un centro global de innovación económica y tecnológica, que rivalice con el de EE.UU.

Una vez que se establezca la "circulación interna" en China, la gente puede contar con su capacidad para impulsar las cadenas de valor de los fabricantes chinos, mientras que al mismo tiempo atenúa a sus contrapartes en el extranjero.

Sin embargo, el énfasis de China en la "circulación interna" no significa que renunciará a la "circulación externa", ya que las dos sendas se apoyarán y complementarán entre sí. El país está preparado para continuar con su política de apertura y no discriminar ni restringir la inversión y el comercio foráneos. Es muy probable que la estrategia de desarrollo de "doble circulación" sea la política económica rectora de los próximos 5 a 10 años.

Durante muchos años, el país ha estado intentando reequilibrar la economía hacia un crecimiento impulsado por el consumo a partir de la promoción de las exportaciones. En 2019, las exportaciones e importaciones totales de China representaron alrededor del 31 por ciento de su PIB, por debajo del máximo del 64 por ciento logrado en 2006.

Al implementar la política de "circulación externa", Beijing, cada vez más seguro de la fortaleza de su mercado, tomará la iniciativa en dar la espalda a todas las economías hostiles. Se establecerán asociaciones económicas más estrechas a lo largo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, en particular con las economías de la UE, Asia y África.

Frente a la persistencia de la pandemia del COVID-19, la creciente inestabilidad global y las amplias y profundas contracciones económicas, China necesita depender de su enorme mercado interno para obtener solidez y apuntalar firmemente esa fortaleza invirtiendo en innovaciones tecnológicas y talento.

Teniendo en cuenta que la administración Trump se ha embarcado en su intento de "desacoplar" a Estados Unidos de China, Beijing debe estar decidido a tomar su destino en sus propias manos.

Una futura división de los estándares tecnológicos no está lejos, pero los líderes tecnológicos de China, como Huawei, Alibaba, Tencent, Xiaomi, Sanan Optoelectronics, baterías CATL, reactores nucleares Hualong-1, etc., tienen que estar lo suficientemente preparados para el cambio, para garantizar que sus tecnologías sean avanzadas, potentes para impulsar el crecimiento continuo de China y economías amigas.




Publicado por La Cuna del Sol

martes, 22 de septiembre de 2020

Las flatulencias de Donald Trump como problema político internacional

No cabe la menor duda que en conclaves políticos internacionales o encuentros diplomáticos es una pena estar a la par de sucios pedorros. Es obvio que no traen la paz por ningún lado.

 

LAS FLATULENCIAS DE DONALD TRUMP
COMO PROBLEMA POLÍTICO INTERNACIONAL



Por Luciano Castro Barillas
Escritor y analista político
La Cuna del Sol

Para nadie es un secreto los pésimos modales del presidente de los Estados Unidos, el señor Donald Trump. No presume de remilgos aristocráticos y por lo tanto no se tire sus pedos de manera discreta. Sopladitos. Sin hacer ruido. Casi imperceptibles. No. Desfoga sus intestinos ahítos de gases sin ninguna pena. Sin ninguna limitación. Al natural. De ello da cotidiana cuenta su esposa Melania que, hay noches, se ve obligada a cambiar de habitación cuando el señor Trump está verdaderamente insoportable.

 Antes que ocurriera lo de la pandemia del coronavirus la señora Trump siempre ha tenido en su dormitorio una buena dotación de mascarillas para minimizar, hasta donde se pueda, la hediondera con la que duerme. Y no es que el señor Trump no esté medicado contra las flatulencias o no se haya intentado cambiarle la dieta. Sus médicos han hecho de todo, pero el presidente es un paciente renuente a tomar sus medicamentos estomacales o a modificar sus gustos a la hora de la cena que las hace, por cierto, muy abundantes. Eso ha hecho prácticamente imposible que su familia respire un aire más limpio y esa constante polución de efecto invernadero dentro de su residencia, al parecer, nunca llegará a su fin, pues entre los tercos, él es el primero.

Pero el asunto de los ventosos o pedos sería un tema baladí como para ocuparse en un comentario periodístico, pues todas las personas, en algún momento, hacemos lo mismo. El problema es cuando el presidente de los Estados Unidos va a cónclaves internacionales y tiene que reunirse con personalidades que manejan con mucha discreción sus gases. Angela Merkel, la canciller alemana, ha tenido violentos accesos de tos cuando sufre esos ataques de gas. En un principio pensó, cuando olió y oyó por primera vez esos exabruptos gaseosos, que era cuestión de la casualidad, pero conforme fueron pasando los años y haciéndose más o menos frecuentes las reuniones se dio cuenta que era una manera de ser del presidente Trump. Que no le daba pena hacerse oír de ese modo y hacerse sentir con ese raro aroma de sus intestinos.

No creo que lo haya hecho en sus encuentros con Putin, porque a él no le ve como un subordinado y de plano lo respeta. No sé si eso es cultural en los Estados Unidos donde es muy común que los gringos blancos hagan notar su presencia con sus pedos, lo cual es frecuente, incluso, hasta donde se está comiendo. Y como los altos dirigentes vuelven moda cosas buenas, malas y feas; resulta que ahora las voceras presidenciales o del departamento de Estado sueltan sus gases sin ton ni son, sin ninguna pena, ante la presencia de corresponsales de prensa, sin que eso las turbe, azore o les cause alguna pena. Con el presidente que no tuvo quizá ninguna pena y que hicieron posiblemente un mano a mano fue con Kim Il Sun, quien es conocido por disponer más que de bombas nucleares, de tremendas bombas de gases en sus intestinos por la gran predilección que tiene por comer ensaladas de repollo y brócoli.

Me imagino, pues, que los dirigentes de la Unión Europa son los que más sufren con esta situación, sin dejar de lado a Pompeo, con quien tiene una relación muy estrecha en la planificación de canalladas por el mundo entero. Este otro barrigón debe ser de la misma condición. Quizás no sufre. O posiblemente vive atormentado y  por eso siempre anda buscando no quien se las debe, sino quien se las pague. No cabe la menor duda que en conclaves políticos internacionales o encuentros diplomáticos es una pena estar a la par de sucios pedorros. Es obvio que no traen la paz por ningún lado.




Publicado por La Cuna del Sol

sábado, 19 de septiembre de 2020

Venezuela en el juego politiquero de Donald Trump

 Donald Trump no es un sujeto imprevisible como dicen, pese a sus indesmentibles trastornos mentales. Es un hombre que sabe perfectamente a lo que está jugando. A lo que le apuesta. 

 

VENEZUELA
EN EL JUEGO POLITIQUERO
DE DONALD TRUMP


Por Luciano Castro Barillas
Escritor y analista político
La Cuna del Sol

El jueves, por la noche, apareció Pompeo, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, en Surinam, en un vuelo nocturno. Casi de incógnito.  Luego irá a Brasil y después a Colombia. Anda en pura ocurrencia electoral, con eso de que las elecciones presidenciales en la potencia imperial están matizadas por la incertidumbre y entre algunos colectivos sociales por el temor. Donald Trump no es un sujeto imprevisible como dicen, pese a sus indesmentibles trastornos mentales. Es un hombre que sabe perfectamente a lo que está jugando. A lo que le apuesta. 

En ese entrecruzamiento de coordenadas para causar alteración en diferentes lugares de la tierra (el portaviones Nimitiz está en las aguas del Golfo Pérsico con sus escoltas; se reforzó en hombres y equipo militar a las tropas del norte de Siria ocupado por Estados Unidos, Turquía y los mercenarios kurdos). Pero hay algo verdaderamente escandaloso y relevante del Brasil de Bolsonaro, si es que no se tenía eso planeado. El gobierno brasileño ordenó la cancelación el sábado 19 de septiembre, o sea ayer, de los pasaportes del cuerpo diplomático venezolano, lo que de hecho significa un rompimiento de las relaciones diplomáticas, solo que de esa manera tan atípica. Lo que se traduce en que sedes consulares y embajadas quedaron inoperantes ante la dificultad de movilización en el territorio brasileño del personal venezolano. 

La medida es de suyo absurda pues no lo precede ninguna declaración de parte del gobierno venezolano que haya ofendido la dignidad nacional de Brasil. Tampoco está de por medio alguna acción de franca o disimulada enemistad. Se trata de parte de Bolsonaro y su gobierno de un acto total de servilismo ante el procónsul imperial, Pompeo, a favor de su Emperador, Donald Trump.

No podemos adivinar qué hará Iván “El Embutido” Duque cuando llegue esa visita a tierra colombiana donde se libran desde hace 24 horas fuertes combates en el occidente del país entre las fuerzas insurgente, el ejército y los grupos paramilitares de apoyo. Hay en el escenario de guerra aviones y helicópteros y todo equipo moderno, por cierto, para esos propósitos.  Esa visita le llega a Duque en el peor momento de su vida política pues las calles de pequeñas y grandes ciudades, principalmente Bogotá, se han visto retacadas de manifestante, unos pacíficos y otros violentos, con saldos de detenidos, heridos, desaparecidos y muertos.

Donald Trump no hace otra cosa que sacar músculo político con enviar a Pompeo a la región pues los brazos los tiene famélicos con tanto error cometido que lo ha hecho un sujeto despreciable hasta para sus mismos correligionarios. Muchos de sus votantes en las elecciones pasadas ya no votarán por él, exceptuando los supremacistas blancos que adoran su racismo y un sector bastante curioso de negros, igualmente supremacistas, pero no por razones de blancura, sino porque son otros adoradores de la violencia y opresores de latinos vulnerables.

En Estados Unidos el racismo está presente para blancos y negros, pero estos últimos tienden a victimizarse cuando a su vez estos negros son victimarios de las minorías étnicas. Donald Trump no ganará las elecciones, pero tiene todavía energía para meter a la sociedad estadounidense en grandes problemas y crispación luego de los resultados electorales. La alegación de fraude electoral la está preparando hace ya algunos meses ante su eventual fracaso, pero este loco señor, a mi entender, de veras, ¡ya está despedido! Y ojalá sea así, porque la derecha del partido demócrata es tan irracional como la del partido republicano, pero unos la disimulan, los otros no.

Los demócratas se moderan en ocasiones por aquello de “el qué dirán”. Los republicanos no. No guardan apariencias. Les encanta aparecer como verdaderos brutos, como un mustang salvaje galopando en la pradera, sin esquilar y sin herrar. O como un albañil el día lunes en Guatemala, que se pasa llevando con el pecho cuanta pared encuentre en su camino por la terrible resaca que sufre…




Publicado por La Cuna del Sol

jueves, 17 de septiembre de 2020

El centro de gravedad

China es de forma clara el centro de gravedad del mundo actual: sigue siendo el único país que evita la recesión post-pandemia, sigue sin ceder en su soberanía nacional, no se chanta militarmente y sigue atrayendo a los inversores extranjeros pero con una salvedad importante que es que los controla.

 

EL CENTRO DE GRAVEDAD



El Lince

Durante la ocupación neocolonial de Irak tras la guerra de agresión de 2003 y el derrocamiento de Sadam Husein solo tres de los estadounidenses que formaban parte del equipo del virrey Paul Bremer sabían árabe. El resto sólo hablaba inglés y obligaban a los iraquíes a hablar inglés o se comunicaban con ellos a través de intérpretes iraquíes. Durante el golpe neocolonial español en Catalunya con la aplicación del artículo 155 de la Constitución que suprimía su autonomía tras el referéndun popular del 1 de octubre de 2017, los administradores casi virreyes obligaban a los funcionarios catalanes a dirigirse a ellos en castellano. Son dos ejemplos de cómo los colonizadores "entienden" al otro. Pues lo mismo para con China, aunque ahora hay muchos sinólogos solo algunos, muy pocos, hablan chino.

La historia viene a cuento porque los chinos se refieren a China como Zhongguo, que es mal traducido -como siempre- como "el país del centro" y la chinofobia considera este hecho como "el racismo de los chinos". Pero no es singular, sino plural por lo que la traducción correcta es "los países del centro". Y si alguien se tomase la molestia de conocer algo la cultura china sabría que es una referencia antiquísima que en el siglo VIII de nuestra era ya era muy popular haciendo referencia a las tierras que estaban alrededor de la corte aunque, también, al centro de poder. Zhongguo no hacía referencia a nación o pueblo, aunque fueron los rusos zaristas quienes simplificaron la cosa y así la asumieron los occidentales sin tapujos.

Así que como se ha convertido en norma para Occidente, hablemos del centro de gravedad del mundo hoy. Centro de gravedad porque estos días han pasado varias cosas que lo certifican, otra vez: la primera y relevante es que el Fondo Monetario Internacional ha dado la sorpresa diciendo que el primer semestre de este año el yuan ha tenido un auge espectacular, llegando hasta el 5'7% de las reservas monetarias mundiales superando a la libra esterlina británica y al yen japonés

Si digo que a comienzos de año estaba en el 1'9%, el ascenso es de nota. Por supuesto que está muy por detrás del dólar (61'9%) y del euro (20'05%) pero el triplicar su porcentaje en seis meses indica por dónde van las cosas. Y la rapidez. No hace mucho os comenté algo y dije que estaba por ver si era una tendencia circunstancial, consecuencia de la pandemia y de como la ha derrotado China mientras el resto del mundo, sobre todo Occidente, aún la está sufriendo, o se convertía en algo definitivo. Pues lo que dice el FMI es que es definitivo porque vaticina que el yuan va a aumentar su participación en el mercado mundial a entre el 5% y el 10% en los próximos años. 

Es decir, que estamos asistiendo a la internacionalización del yuan de forma clara. Tanto que ya son 70 los bancos centrales de todo el mundo, o sea, 70 países, los que tienen algún porcentaje de sus reservas de dinero en yuanes, 10 más que en 2019.

Como consecuencia de ello, hay una entrada neta de capital extranjero en China pese a las bravuconadas de EEUU y de la moribunda Europa. En el primer semestre de 2020, en plena pandemia, ha habido un 13'7% más capital extranjero que en 2019. 

Esto coloca a Trump en un grave problema, al igual que a la UE. Y pone de relieve que no hay guerra fría que valga si el capital no está dispuesto a que la haya. Y que el capital no tiene patria, sino bolsillo. 

Para rematar el tema, China acaba de superar a EEUU como el principal socio comercial de la Unión Europea. Eso pone de relieve cómo se ve a unos y a otros en la pandemia.

Pero lo sorprendente es lo que ha dicho Morgan Stanley, que como esto siga así "China va a superar pronto al mercado financiero de Londres". Ese pronto lo señala en 2023. Adiós "city", el orgullo británico.

Debe ser por esto por lo que el jefe de la inteligencia británica ha dicho este martes que China es "la mayor amenaza para el orden mundial", mucho más que Rusia que, como es sabido, es mala malísima. Pero este tipo dice que si bien Rusia "es la mayor amenaza militar y geopolítica para Europa", China lo es para todo el mundo.

De nuevo el ladrón pensando que todos son de su condición, y lo dice sin complejos: "China representa la mayor amenaza para el orden mundial, busca imponer estándares y normas chinas y usa su poder económico para influir y subvertir, respaldada por una inversión masiva en la modernización de sus fuerzas armadas". Vamos, en la misma línea que EEUU con lo del poder militar chino que "está erosionando rápidamente las ventajas militares occidentales".

China es de forma clara el centro de gravedad del mundo actual: sigue siendo el único país que evita la recesión post-pandemia, sigue sin ceder en su soberanía nacional, no se chanta militarmente y sigue atrayendo a los inversores extranjeros pero con una salvedad importante que es que los controla. Si además se suma el hecho de que ya el 60% del comercio ruso-chino es en sus propias monedas y no en dólares, vemos cómo se está trazando el camino.




Publicado por La Cuna del Sol  

martes, 15 de septiembre de 2020

La fiesta nacional de Guatemala es una solemne vacuidad

La independencia de Guatemala el 15 de septiembre de 1821 nunca fue nada, excepto, una espléndida transacción, cuyas consecuencias históricas seguimos afrontando los guatemaltecos a casi 200 años que tuvo lugar esta terrible impostación de la burguesía liberal de españoles peninsulares y criollos.

 

LA FIESTA NACIONAL DE GUATEMALA
ES UNA SOLEMNE VACUIDAD



Por Luciano Castro Barillas
Escritor y analista político
La Cuna del Sol

La independencia de Guatemala el 15 de septiembre de 1821 nunca fue nada, excepto, una espléndida transacción, cuyas consecuencias históricas seguimos afrontando los guatemaltecos a casi 200 años que tuvo lugar esta terrible impostación de la burguesía liberal de españoles peninsulares y criollos. Realmente, para los sectores sociales dominantes, fue uno de los grandes negocios y donde las grandes familias se relamieron los labios por las posibilidades de asumir ya de manera propia, titular, la riqueza que con el control de la Corona Española se disfrutaba mucho, pero no tan ampliamente como ellos lo deseaban.

Una gran hacienda fue y sigue siendo Centroamérica, con personas y animales, que estaban espléndidamente a su disposición. La rapiña los enemistó luego. Lo voracidad les hizo perder inmediatamente el ideal de una “patria” donde se construía una nueva identidad nacional y medio se inventaba una soberanía nacional. Lo guatemalteco fue sustituido en no menos de diez años por Centroamérica (las provincias unidas de Centro América no tenían mucha empatía con la guatemalidad), dado que en tanto existió el Reino de Guatemala, Guatemala, los españoles peninsulares y sus descendientes, los criollos, hicieron cuanto pudieron para destruir toda posible unidad entre las cinco provincias de Centro América, incluida Chiapas, que era parte integrante de Guatemala.

Los Aycinenas, los Beltranena, los Valle, Chamorro, Urruela, Molina, Valladares, Arce, Arzú, etc.; conspiraron cada cual por su lado. No se soportaron y, al final, tuvieron la “feliz” idea de pensar en ser independientes. Cada grupo con su presidente, con su congreso, con sus banderas, con su economía y sus demarcaciones territoriales. Pero el pleito por el dinero no quedó en la repartición de territorios y personas. Se fue más allá. Hubo guerras, una tras otra, lo que no dio estabilidad a ninguno de esos pequeños Estados, los debilitó económicamente y el resultado del atraso político de las elites se volvió después un pavoroso atraso social, del cual (incluido Chiapas que es en la actualidad el Estado más pobre de México) doscientos años después no encontramos la senda acertada por la cual caminar.

No hubo ideales en la transacción del 15 de septiembre de 1821. No hubo el ideal de nación, ni de país, ni de unidad cultural, ni la creación de un imaginario necesario de civilidad. Nunca nacimos como Nación, como país. Nunca hemos existido. Nunca hemos conocido la soberanía y la libertad y es por eso que, como nunca hemos existido, nunca hemos podido ser. La gran mayoría de guatemaltecos no aman a Guatemala, ni los salvadoreños, ni los hondureños; quizá los más afectados por esta crisis de identidad nacional son estos tres países (Guatemala, El Salvador y Honduras), cuyos ciudadanos en la segunda mitad del siglo XX se largaron a los Estados Unidos en busca de una vida mejor. Se “hicieron americanos" y piensan ahora como americanos. Ven con desprecio a su país y si todavía mantienen una vinculación ésta tiene lugar porque no ha muerto la primera generación. Los ata un débil hilo familiar que, más temprano que tarde, se romperá.

Si a la mayoría de guatemaltecos que viven en Guatemala no les importa su país, mucho menos puede importarles a quienes tienen cuatro o cincuenta años viviendo fuera de esta tierra que los vio nacer. Esa generación sin principios son los que paradójicamente siguen nutriendo financieramente a Guatemala. Pero esto no tardará mucho tiempo, pues al morir sus mayores, han perdido todo, porque ellos, mal que bien, han representado a Guatemala. Por eso es frecuentes oír a estos tristes hijos del autoexilio gritar, con ira, frustración e ignorancia: ¡Valen verga los principios!

El 15 de septiembre de 1821 es la Gran Impostación. Solo ellos hablan con entusiasmo de la independencia nacional y los tontos domesticados. Ellos, los oligarcas sí que son independientes. No les hace falta nada y pueden hacer todo. Y son los que han transmitido a los pobres que valen verga los principios…



Publicado por La Cuna del Sol

sábado, 12 de septiembre de 2020

El libre comercio, la gran mentira del capitalismo

El Libre Comercio es todo, menos libre, y mucho menos, benefactor. Puras mentiras del demonio. Del diablo embaucador y mentiroso. El libre comercio es una mentira, de las tantas, del capitalismo.

 

EL LIBRE COMERCIO,
LA GRAN MENTIRA DEL CAPITALISMO



Por Luciano Castro Barillas
Escritor y analista político
La Cuna del Sol

El capitalismo es un mentiroso compulsivo. Miente, miente y miente. Roba, roba y roba. El capitalismo y los capitalistas son una gran hipocresía. No son leales a nadie y en ocasiones ni a ellos mismos. Se consagran al dinero, su auténtico Dios, al que sirven y con el que atropellan a los más débiles. Hieren y matan por el dinero. Y conforme el mundo fue avanzando hacia el final de la Segunda Industrialización y la expansión de las máquinas permitió la producción en cadena para mayor productividad, mayor rendimiento del trabajo; ese primer Libre Mercado que arrancó en 1850, fue llegando a su fin en 1914, con el inicio de la Primera Guerra Mundial, que más que mundial, fue una guerra casi europea, excepto por la participación de los Estados Unidos y las colonias inglesas de Canadá y Australia.

El acabose de esta primera globalización o libre comercio mundial encontró fuertes desacuerdos entre las potencias europeas como el Reino Unido, Francia y Alemania, lo cual terminó en un tremendo pleito por las disputas de mercados y conquista de territorios en el sureste asiático y en el océano Pacífico por parte de los Estados Unidos que buscaban tierras fértiles que explotar, selvas vírgenes que depredar y pueblos nativos que explotar y en el peor de los casos, esclavizar. El mundo después de la finalización de la Primera Guerra Mundial en 1918 no pudo recomponerse económicamente y la peor parte la llevó  Alemania como potencia perdedora, a quien el Tratado de Versalles le impuso condiciones avasalladoras que llevó a Alemania prácticamente a la quiebra, con miles de alemanes sin empleo y con el hambre deambulando por todas partes.

Los alemanes cerraron sus fronteras para la madera y el trigo ruso y lo mismo hicieron los ingleses quienes para sus consumidores, los compradores ingleses, para que no fueran sorprendidos, inventaron por cierto la etiqueta de MADE IN GERMANY, para que los ingleses no compraron los cuchillos baratos que llegaban de Alemania y que, por cierto, eran de mejor calidad que los ingleses. Esa especie de dumping de etiquetas resultó como tiro por la culata y es a partir de allí que todo producto alemán empezó a gozar en todo el mundo el prestigio de productos de calidad, siendo así, hasta la fecha.

La globalización, como se puede ver, no es algo nuevo, es partea consubstancial del desarrollo del capitalismo en su fase imperialista. Globalización quiere decir conquistar el globo, el planeta, la tierra, el mundo; con el comercio, con la circulación de las mercancías de las potencias industriales. Porque, claro está, Holanda no permitió ni permitirá jamás que las cebollas de Camerún invadan el mercado holandés porque serían más baratas y harían quebrar a los cebolleros de Holanda, para citar un ejemplo. La fábrica Ford de automóviles cerró las fronteras a los autos europeos o los que gravó en exceso, para hacerlos más caros y de difícil adquisición. Lo mismo pasa actualmente en las confrontaciones comerciales en la era de la Cuarta Industrialización: precios, ofertas, adquisiciones; se hacen ahora en internet, en minutos, al por mayor o al menudeo. Amazon es un ejemplo del libre mercado, en tanto esa empresa no tenga un fuerte competidor.

Libre mercado solo para ellos, de lo contrario, con competencia, es muy seguro que habrá un gran pleito. Como sucede actualmente entre Estados Unidos y China: la guerra de los aranceles o los impuestos a lo que se importa es un ejemplo. Los aranceles son prácticas proteccionistas y aislacionistas. Y hay también aranceles punitivos, los de severo castigo, como algunos que aplica Estados Unidos a China que lleva a USA y Europa 9 millones de contenedores anuales a los puertos más importantes de Occidente y que cuando un ciudadano cualquiera visita el supermercado del barrio encuentra que todo, absolutamente todo, es hecho en China.

Es una mentira que el Libre Comercio exista porque todos los países han visto crecer sus economías en base al proteccionismo arancelario. El Libre Comercio hace libres a los ricos y esclavos a los pobres, si no, vea este escalofriante dato: el 10% de la población global, del mundo, dispone del 90% de los bienes, de la riqueza. Y el 50% de la población el ¡0.2%! ¿De cuál bienestar y progreso hablan los entusiasmados con el Libre Comercio? El Libre Comercio es todo, menos libre, y mucho menos, benefactor. Puras mentiras del demonio. Del diablo embaucador y mentiroso. El libre comercio es una mentira, de las tantas, del capitalismo.




Publicado por La Cuna del Sol

jueves, 10 de septiembre de 2020

China imparable

A pesar de los enormes retos, China está demostrando que su máquina exportadora no puede ser detenida, ni por el coronavirus, ni por la administración Trump.

 

CHINA IMPARABLE

El titular de la noticia publicada por el New York Times el 1 de septiembre no podía ser más elocuente: ¿Las tarifas de Trump? ¿El coronavirus? Como quiera, las exportaciones de China están en aumento.

Según el citado medio, se suponía que este sería el año en que la maquina exportadora de China empezara a apagarse. El presidente Trump había impuesto tarifas a gran escala sobre los productos chinos. Países como Japón y Francia han presionado a sus compañías para trasladar sus operaciones de producción fuera de China. La pandemia había paralizado las factorías chinas a finales de enero.

En su lugar, China Inc. ha vuelto con todo el ímpetu.

Después del reinicio de las operaciones a finales de febrero y principios de marzo, las fábricas chinas se han embarcado en una ofensiva exportadora que todavía no ha alcanzado toda su capacidad. En el mes de julio las exportaciones chinas subieron a un  nivel casi comparable con el record previo de la ajetreada temporada navideña del pasado mes de diciembre. Durante el verano el país ha logrado captar, a expensas de otras naciones manufactureras, una porción mayor de los mercados globales, fortaleciendo de esta manera su dominio en el comercio que podría durar mucho tiempo después de que el mundo empiece a recuperarse de la pandemia.

A pesar de los enormes retos, China está demostrando que su máquina exportadora no puede ser detenida, ni por el coronavirus, ni por la administración Trump. Su fortaleza reside no solamente en el bajo costo del país, mano de obra calificada y una infraestructura eficiente, sino que además en la existencia de un sistema bancario bajo el control del Estado que ha estado ofreciendo prestamos extraordinarios a las pequeñas y medianas empresas para que puedan hacerle frente a la pandemia.

Por otra parte, añade el NYT, la pandemia ha encontrado a China mejor posicionada que otras naciones exportadoras, produciendo lo que los hospitales del mundo y las familias confinadas en sus hogares necesitan en este momento: equipo de protección personal, productos para la mejora del hogar y abundantes artículos electrónicos de alta gama.

Mientras las exportaciones chinas han crecido, la demanda de artículos costosos exportados por Estados Unidos y Europa, como los jets de Boeing y Airbus ha decrecido. Y con la mayoría de las economías en recesión, excepto China, la demanda de materias primas exportadas por los países emergentes también ha decaído, especialmente el petróleo.

En todo el mundo las familias recluidas en sus hogares han estado comprando productos que van desde las pantallas de computadoras, aparatos estereofónicos, herramientas eléctricas y saunas, muchos de las cuales son fabricados en China.

Como una muestra de la fortaleza de los fabricantes chinos, el NYT menciona el caso de empresas como Star Rapid que se ha mantenido rentable, fabricando revestimiento para robots y produciendo modelos de alta tecnología, proceso conocido como rapid prototyping, y luego la compañía Trueanalog  que se especializa en la fabricación de altavoces para los estudios de grabación profesionales en los Estados Unidos. China, enfatiza el NYT, domina la producción mundial de los componentes utilizados en los altavoces. Trueanalog ha descartado el traslado de sus operaciones a los Estados Unidos, su principal mercado, o a Vietnam donde los salarios pueden ser incluso más bajos.

“China posee la cadena de suministros más grande de piezas necesarias para ensamblar un altavoz, y China tiene la fuerza laboral más estable y asequible”, indicó, Philip Richardson, el estadounidense propietario de Trueanalog.

Uno de los puntales del resurgimiento de las exportaciones chinas durante la pandemia ha sido el papel de los bancos estatales instando a las empresas a tomar préstamos a bajas tasas de interés, aun y cuando en algunos casos las empresas continuaban siendo rentables. Unas de esas empresas que se han beneficiado de los prestamos chinos ha sido, Star Rapid, que recibió un préstamo del Banco de China por $1.4 millones a bajo costo, aun y cuando la compañía se mantenía rentable. Adicionalmente las autoridades también le proporcionaron a la compañía una serie de beneficios adicionales, como rebajas parciales de impuestos y en el costo de beneficios decretados por el gobierno, que en su conjunto exceden 3 por ciento de las ventas de la compañía.

“Ellos querían asegurarse que las buenas compañías, según sus evaluaciones, no quebraran por falta de un poco de dinero en efectivo”, expresó el ciudadano británico, Gordon Styles, jefe ejecutivo y propietario de Star Rapid.

Para el gobierno de Trump, la fortaleza de la maquina exportadora de China representa un serio problema ya que viene a complicar los planes para reducir el déficit comercial -la brecha entre lo que exporta y lo que importa Estados Unidos. Trump señala el déficit como una prueba de que las prácticas desleales de China han sido perjudiciales para los Estados Unidos, y ha prometido en su campaña ser severo con China.

Los aranceles impuestos por el gobierno de Trump a las exportaciones chinas no han sido un obstáculo para su crecimiento. Aun con tarifas del 25 por ciento los fabricantes en China todavía tienen bajos costos, lo que ha contribuido a que su participación a nivel global haya acaparado un 20 por ciento del total de la exportaciones durante el trimestre abril-junio de este año, por encima del 12.8 por ciento en 2018 y del 13.1 por ciento en 2019, esto según las fuentes consultadas por el NYT.

No menos importante, ha sido el comportamiento de los consumidores estadounidenses quienes a pesar de la tarifas no se han abstenido de comprar los productos chinos, en parte debido a que las tarifas son colectadas únicamente sobre el valor al mayor de los productos cuando estos arriban a las costas estadounidenses.

El auge de las exportaciones chinas, su fortaleza en muchos sectores, el aumento del superávit comercial en el verano, especialmente en el mes de julio, no deja de suscitar las sospechas de que China manipula su moneda, una acusación repetida a menudo por Washington como excusa para atacar al gobierno chino. Así lo expresa el NYT: Las exportaciones de China han contado con la ayuda de la moneda del país, la que ha permanecido “misteriosamente” débil incluso cuando la economía ha emergido de la pandemia experimentando un crecimiento más sólido que prácticamente cualquier otra nación.

La moneda china, el renminbi, apenas se ha fortalecido en relación al dólar estadounidense. Y también se ha debilitado un 6 por ciento en relación al euro desde principios de mayo, aun en momentos en que Europa enfrenta una severa recesión, añade el NYT.

Economistas extranjeros sospechan que el gobierno chino ha hecho uso del férreo control del sistema financiero del país para mantener el renminbi débil. Brad Setser, un economista en el Consejo de Relaciones Exteriores en Nueva York, manifestó que la explicación más probable sobre el desempeño de la moneda del país durante el verano se debe a que los bancos y otras instituciones financieras pertenecientes al Estado o controladas por este han estado transfiriendo algunos de sus inmensos activos, vendiendo vastas sumas de renminbis y comprando dólares o euros para apuntalar esas monedas.

El Banco Popular de China, niega que este manipulando el renminbi y que solamente está comprometido en mantener  estabilidad en el valor de la moneda.

Sin embargo, comenta el NYT, las ventajas de China van más allá de una moneda débil. China en una década ha sido capaz de construir una red de trenes bala que conecta 700 ciudades. Cuenta además con una abundante fuerza laboral, una cultura de largas horas de trabajo y sindicatos severamente restringidos. Los fabricantes chinos no se ven tan agobiados por las leyes ambientales contra la contaminación como en muchos otros países.

Robert Gwyne, un fabricante de zapatos y especialista en exportaciones en Guandong, ha expresado que resucitar la competitividad en los Estados Unidos y en otras partes no será rápido o fácil.

“Para lograrlo”, indicó, “estaríamos pensando en 20 a 30 años, dependiendo del negocio en que uno esté involucrado”

Ciertamente, según el NYT, el dominio de China de la manufactura global podría verse afectado por cambios geopolíticos, como sería el caso de otros países exigiendo que las compañías trasladen parte de sus cadenas de suministros a otros lugares. En este proceso están ya los EE.UU y Japón. Gobiernos europeos como el de Francia han empezado a moverse en la misma dirección, especialmente en el área de suministros médicos. Grandes empresas como Foxconn de Taiwan y Apple están explorando alternativas para establecer nuevas cadenas de suministros en otros lugares.

Sin embargo, la pandemia que ha anclado muchos vuelos y dilatado la logística, ha protegido a China, al menos temporalmente, de intentos de trasladar factorías a otros países. Muchas multinacionales han recortado sus inversiones al reducirse la demanda global, y por lo tanto no disponen de mucho dinero para montar nuevas operaciones en otros lugares.  

“En medio de una recesión global, las compañías no van a retirar sus capitales invertidos a no ser que las barreras comerciales los obliguen, indicó Joerg Wuttke, presidente de la Cámara Europea de Comercio en China. Las compañías preferirían cerrar que abrir nuevas instalaciones”.




Publicado por La Cuna del Sol

martes, 8 de septiembre de 2020

La Guatemala de siempre: Ricardo Méndez-Ruiz-Terror, demandó a funcionarios judiciales honorables

Él ve en todo terrorismo, psicosis que alimenta su odio contra la humanidad, contra la democracia y sus dignos representantes en Guatemala.

 

LA GUATEMALA DE SIEMPRE:
RICARDO MÉNDEZ-RUIZ-TERROR, DEMANDÓ
A FUNCIONARIOS JUDICIALES HONORABLES


Por Luciano Castro Barillas
Escritor y analista político
La Cuna del Sol

Este viejo está trabado. Es un gran enfermo que pide a gritos asistencia psicológica, cuando no psiquiátrica. Pero su desequilibrio se le desliza peligrosamente por la pendiente de la locura criminal. De una sociopatía política inquietante, por su odio irreductible, inaplacable, contra la democracia y sus dignos representantes, que hay muchos, por cierto, en Guatemala. Él ve en todo terrorismo, psicosis que alimenta su odio contra la humanidad. Atrabiliario, bilioso, rencoroso, insolente y mentiroso; es el arquetipo perfecto para defender los intereses egoístas de la oligarquía guatemalteca. De esos que les llaman tontos útiles, como todas las personas de filiación derechista, entre otros, los pobres sin ubicación de clase, que son a última instancia los más bobos de los bobos.

Y tanto ha persistido de palabra y en acciones que se ha transformado, por obra y gracia de su testarudez y carácter recalcitrante, en un terrorista más. Conspira, engaña, recibe plata por su campaña antiterrorista de quién sabe qué fuentes, que indudablemente, tienen que ser matrices oscuras, porque, ¿quién en su sano juicio puede ser aliado de este loco?

Con su cara de viejo alfarero de Chinautla, refleja sus orígenes humildes. Pese a que su padre fue un coronel de grandes ambiciones. Un Coronel de Bolsillo, por su baja estatura, y que llegó a ser el ungido como candidato presidencial por la dirigencia oportunista de jóvenes patosos y holgazanes como Vinicio Cerezo (El Cachimbiro) y Alfonso Cabrera (Garfield, por sus ojos grandes y párpados caídos). No tuvo buenos resultados electorales por ser una figura política sin prestigio y porque la Democracia Cristiana Guatemalteca siempre fue un partido sin futuro. En el camino de su errancia politiquera fue objeto, su hijo, Ricardo Méndez-Ruiz-Terror; víctima de secuestro por fuerzas revolucionarias, conformadas en ese entonces solo por dos organizaciones: el Partido Guatemalteco de los Trabajadores, PGT, y las Fuerzas Armadas Rebeldes, FAR. Se divulgaron por medios escritos, radiales y televisivos sendos pronunciamientos de las fuerzas insurgentes y se pagó una importante suma económica para la liberación del entonces joven Ricardo, todavía con el cerebro no tan desajustado como en los últimos años.

Ahora resulta que el presidente de la Fundación contra el Terrorismo, tan dado a la figuración y siempre prestando sus buenos oficios a los oligarcas, demandó muy delicado y en extremo quisquilloso, al honorable juez, Miguel Ángel Gálvez, del Juzgado de Mayor Riesgo “B”, porque según este señor enjabonado de cabeza y barba, (…) hubo violación de inmediación procesal, el cual obliga a las partes a reunirse solo en un juzgado…, prejuzgando la visita del juez y del fiscal Sandoval, porque según él, Gálvez y Sandoval, incurrieron en una reunión ilegal, lo que no es cierto, pero entretanto, él figura con estas payasadas y le hacen seguro eco, resonancia delirante, las fuerzas reaccionarias de siempre, que se aprestan a ver cómo sale impune Alejandro Sinibaldi porque, con tantas mañas o actos de corrupción incurridos, por lógica no pudo realizarlas solo.

Temen los aliados y financistas de la Fundación contra el Terrorismo que Sinibaldi se descosa y comience a señalar a muchos empresarios exitosos. Es obvio ver las acciones cínicas y prepotentes de El Alfarero de Chinautla pues el 24 de agosto el Ministerio Público pidió la reserva parcial del caso, que contó con el respaldo del abogado defensor del imputado y el aval del juez Gálvez, con un único propósito: evitar que una publicación afecte el proceso. Sin embargo, el 4 de septiembre, El Alfarero de Chinautla publicó un tuit con imagen del oficio No. 432-2020 del Centro de Detención Preventiva para Hombres de delitos menores y faltas, anexo “B”, de la zona 18, con otra cosa que no sean las visitas diarias que se dan en esa cárcel y consta la visita del juez y el fiscal.

Ayer, 7 de septiembre, el juez pidió al MP que se investigue a El Alfarero y hoy, 8 de septiembre, el señor Ricardo Méndez-Ruiz-Terror; de manera insolente declara: “Bienvenida la denuncia del juez Gálvez, que es una respuesta a la denuncia que presenté ayer en su contra”… Bueno, de tal palo tal astilla. Así se pavoneaba el Coronel de Bolsillo ante civiles y conmilitones cuando él vivía: De no tener grandes cojones, sino chiquitos, eso sí, de oro puro.




Publicado por La Cuna del Sol

sábado, 5 de septiembre de 2020

Comentando tonterías: nunca habrá una guerra civil en los Estados Unidos

Las aguas volverán a su nivel y la nueva dictadura del partido demócrata seguirá otorgando el pan y circo de siempre, del que tanto viven los estadounidenses. ¡Pamplinas de Guerra Civil! Es solo el caballo de batalla de los dos partidos, para volver interesantes las aburridas elecciones de los Estados Unidos.

 

COMENTANDO TONTERÍAS:
NUNCA HABRÁ UNA GUERRA CIVIL
EN LOS ESTADOS UNIDOS


Por Luciano Castro Barillas
Escritor y analista político
La Cuna del Sol

Ojalá fuera cierto y que un hado maligno o un duende irlandés, de los que mutilan de un mordisco un dedo que luzca un anillo de oro, se abatiera sobre la gran nación que son los Estado Unidos. Es mucho el daño perpetrado a todos los pueblos del mundo, incluso a ellos mismos que, por momentos, por la ira, no se tiene ninguna pena por ellos. Por la fatalidad de su destino realmente no es una nación feliz, excepto para unos pocos. La gran mayoría se sustenta de la ilusión del consumo para no sentir tan fuertemente su desventura.

Mi país, Guatemala, y todas sus desgracias por 65 años, son responsabilidad de los Estados Unidos. ¿Tendríamos que sentir pena por sus desgracias? Pienso que no. Así quisiera sentirlo, como lo pienso. Y aunque la diferencia entre gobierno y nación deslinda perfectamente responsabilidades entre uno y otro, son grandes segmentos de población estadounidense, millones, los que desprecian a los pueblos de África, América Latina o Asia. A los negros por negros, a los indios por indios y a los chinos por chinos. Solo la blancura vale, los demás son seres inferiores que tienen dos desgracias juntas: su color y su pobreza, claro, en la falta de discernimiento de las cabezas de la sinrazón. 

La nación estadounidense es un pueblo de grandes contrastes sociales, económicos, políticos y culturales. Pero ahora, en los últimos tres años, sus contradicciones se han ido haciendo más profundas, más insultantes para la dignidad humana. Sus instituciones están en las manos de auténticos locos, maníacos, que se solazan con el mal ajeno. Que no acaban de comprender que nadie puede ser, si no permiten que los demás sean. Que no habrá nunca paz si se sigue creyendo en la guerra. Que no es de inteligentes hacer dinero, sino asunto de ser mezquino, egoísta, mal actuante y granuja. El dinero es para los hombres inteligentes solo un medio, no un fin en sí mismo. El dinero no es riqueza. Porque la riqueza es integral. No solo son billetes o reservas en oro. La verdadera riqueza es la felicidad porque, en primer lugar, la riqueza no puede ser riqueza si no se comparte, si no es social.

¿Ha visto usted a un millonario? Creo que no, es muy difícil verlos. Pero un riquillo de al lado sí. Esos son más comunes y con las mismas aberraciones de los grandes ricos. Viven ambos, millonarios y riquillos, con la misma dinámica del egoísmo y el menosprecio hacia los demás. Y aunque es un absurdo, es una realidad: los negros ricos ya no son negros, son blancos. Piensan y sienten como blancos. Defienden los intereses de los blancos. Y cuando la euforia de los pleitos de ahora pasen en Portland o Kenosha, los blancos que piensan como negros porque sienten el dolor de los negros, solo entonces se darán cuenta que el pleito no es por ser negro o blanco, sino por ser pobre o rico.

Por lo tanto, lo que sucede actualmente en el noroeste de los Estados Unidos no es ni por asomo el prolegómeno de una batida entre negros y blancos. Sería la postergada batida de clases de la sociedad estadounidense (la lucha de clases en su máxima expresión), de una Guerra Civil, no por etnias. Sino porque la vida laboral y lo que se gana ya no es vida para nadie. No puede darse una Guerra Civil con las referencias del pasado, por lo tanto, no se puede hablar o conceptuarse de esa manera.

Lo que ocurre actualmente es nada más, no otra cosa, que el enrarecimiento del clima político pre electoral, motivados los choques de donde provengan, por agitadores profesionales. Crear crispación para crear el caos. ¡Qué diéramos por una Guerra Civil para acabar tanta injusticia al interior de Estados Unidos! Pero eso nunca sucederá porque la manipulación electorera es tan fuerte que ya no basta con el insulto y descalificación al adversario. Hay que crear mitos, hacer grandes y peligrosas pequeñas tonterías que, no por ser pequeñas y tontas, dejan de ser reales. Los negros de los Estados Unidos desprecian a los latinos como ellos son despreciados por los blancos.

Una guerra de clases será posible, se podrá llegar a ese punto, si por lo menos estuviera Donald Trump tres períodos consecutivos. Y esto no ocurrirá. Las aguas volverán a su nivel y la nueva dictadura del partido demócrata seguirá otorgando el pan y circo de siempre, del que tanto viven los estadounidenses. ¡Pamplinas de Guerra Civil! Es solo el caballo de batalla de los dos partidos, para volver interesantes las aburridas elecciones de los Estados Unidos.




Publicado por La Cuna del Sol

martes, 1 de septiembre de 2020

Un diablo llamado Uribe

Ahora, los gringos parecen estar cansados del caudillo chiquitín y han desclasificado lo que siempre se supo y ahora es oficial: Alvaro Uribe, ese hijito de puta, es un paramilitar consagrado, respetado por los bandidos y que no ha pasado de moda.

 

UN DIABLO LLAMADO URIBE



Por Luciano Castro Barillas
Escritor y analista político
La Cuna del Sol

Todo un señorito de la oligarquía colombiana. Sus primeros años de formación transcurrieron entre Medellín y las fincas de su familia. Era un chiquitín muy listo, inteligente, aplicado en sus estudios y de gran voluntad. Su talle menudo no le hacía atraso para nada. Se graduó como el mejor bachiller de su promoción y luego como un competente abogado, cuyo ejercicio profesional fue bastante corto. Muy joven se interesó en la política y era de filiación liberal. Ni por asomo se intuía que al paso de los años iba a militar con espanto de la mano de los mafiosos Salvatore Mancuso y Carlos Castaño, dos auténticos maniáticos de la violencia paramilitar que desangró a diferentes sectores de la sociedad colombiana, entre otros, indígenas, afrocolombianos, izquierdistas y promotores de los derechos humanos. No jalaba el gatillo personalmente, pero le gustaba que otros sin ningún asco ni remordimiento lo hicieran.

A su paso como gobernador del departamento de Antioquia y alcalde de Medellín fue pensando seriamente en la cámara senatorial y por supuesto en la presidencia de la república, aspiración que tuvo lugar del 2002 al 2010, pues fue reelecto con presidente, previamente haber manipulado algunas reformas constitucionales.

Su ambición política sin límites y sustentada en una política antidemocrática, cuyo brazo armado era un grupo heterogéneo, y al mismo tiempo el mismo. En primer lugar, el paramilitarismo, como fuerza más importante para vencer a la guerrilla de las FARC y el ELN. El narcotráfico que era la arteria nutritiva económica que pagaba sueldos a ese ejército irregular y aportaba en menor grado hombres, asesinos, que se sumaban en contra de la lucha revolucionaria. Otra fuerza militar y política de menor escala, pero sí muy útil, fueron los grupos de limpieza social y los mafiosos criminales. Cuatro fuerzas armadas que se confabularon siempre en contra de las negociaciones de paz y luego en contra de la implementación de los Acuerdos de Paz, cuando ésta ya se había suscrito con el respaldo de la comunidad internacional.

La vida de Colombia, de su sociedad, siempre estuvo marcada por la violencia y ni proyectos políticos liberales como el de Luis Carlos Galán o Pizarro iban a ser tolerados, mucho menos acuerdos suscritos con revolucionarios marxistas. Colombia ha vivido, como Guatemala, en una crisis permanente. Nunca realmente ha tenido un período de paz. El eterno pleito, la lucha de clases, ha sido persistente y no tiene visos de aplacarse.

El uribismo (la ultraderecha) sigue estando presente en la vida de Colombia, pero ahora representado en ese pequeño caudillo reaccionario de nombre Álvaro Uribe, cuya tozudez en contra de la paz, la democracia y el mejoramiento social no tiene parangón en ningún país de América.  Este señor se ha ramificado, extendido, diversificado y son el mismo uribismo Juan Manuel Santos e Iván Duque. De hecho, son cuatro períodos ejerciendo el poder, con enfermizos egos de por medio, principalmente el mantenido con Juan Manuel Santos, pero en el fondo, a regañadientes y fingiendo una enemistad, contó con su aquiescencia.

Los Acuerdos de Paz se concibieron como la oportunidad de grandes negocios, de grandes inversiones y de amortiguación, no solución, de los grandes problemas sociales. Ahora, los gringos parecen estar cansados del caudillo chiquitín y han desclasificado lo que siempre se supo y ahora es oficial: Alvaro Uribe, ese hijito de puta, es un paramilitar consagrado, respetado por los bandidos y que no ha pasado de moda. Las Cortes colombianas tiemblan. La justicia vacila. Y lo imprevisible ocupa su lugar. Esa es la vida de Colombia, llena de realismos mágicos que siempre terminan en desencanto, al menos para los humildes.




Publicado por La Cuna del Sol