domingo, 21 de mayo de 2017

América Latina tan cristiana como ninguna, y tan anticomunista sin igual

En América Latina, en especial en los empobrecidos/cristianizados países centroamericanos, quién se presente como comunista es satanizado y censurado como el mismo anti Cristo. Y, quién se proclame anticomunista es adulado y reverenciado como el máximo Apóstol de Jesucristo.


AMÉRICA LATINA TAN CRISTIANA COMO NINGUNA,
Y TAN ANTICOMUNISTA SIN IGUAL


Ollantay Itzamná                               Rebelión

De los más de 7.5 mil millones de habitantes del planeta, cerca de 2 mil millones son cristianos (casi mil millones de católicos, y el resto entre evangélicos y otras iglesias).

Del total de cristianos del mundo, actualmente más de la mitad viven en el Continente de América (más de mil millones). Es decir, no hay región alguna en el mundo demográfica y culturalmente más cristiana que América, y Latinoamérica, en particular.

Durante la invasión y la Colonia europea, la cruz y la Biblia (en manos de los curas doctrineros) fueron las herramientas más eficientes para la dominación de los pueblos y la implantación de la cristiandad.

En América Latina, durante el primer siglo de la era republicana (siglo XIX), los liberales para mantenerse en el poder, abrieron las puertas de sus países a los cristianos protestantes para intentar deshacerse de la hegemonía católica conservadora vigente.

En las últimas décadas del pasado siglo, ante el fantasma del posible contagio del comunismo cubano en la región, y ante proliferación de la “enfermedad” de las teologías de liberación, los gobiernos de los EEUU. promovieron e infestaron a toda América Latina de eficientes sectas pentecostales y neopentecostales, y así perpetuar la dominación y saqueo actual de los pueblos.

Los primeros comunistas fueron los primeros cristianos

En la teología oficial católica o evangélica, el mensaje cristiano se condensa en la convivencia fraterna, producto de la obediencia y cumplimiento de la voluntad divina resumida en el amor a Dios y al prójimo.

El libro de los Hechos de los Apósteles (historia de las primeras comunidades cristianas) narra con detalles expresivos, no sólo la comunidad de bienes (“lo ponían todo en común”) en la que convivían aquellos, sino también el amor mutuo que unos y otros sentían por su comunidad, incluso hasta la inmolación (“No hay amor más grande que el dar la vida por los demás”, dirá Jesús de Nazareth).

En ese esfuerzo de la construcción de la comunidad de bienes, fundada y orientada en el amor, se narra el caso de Ananías y Safira, ambos castigados con pena de muerte por resistirse a entregar la totalidad de sus bienes a la comunidad. (Hch.5).

La comunidad de bienes, fundada y orientada en el amor por los demás, no era una doctrina utópica para los primeros cristianos, sino una práctica cotidiana, cuyo incumplimiento se castigaba con pena de muerte.

Si asumimos el comunismo (en su sentido genuino) como la convivencia humana, con comunidad de bienes materiales y simbólicas, entonces, la primeras comunidades cristianas legaron a la humanidad una de las vivencias comunistas más nítidas de la historia. Jesús de Nazareth llevó la propuesta comunista a su máxima expresión al inmolarse en el calvario para que “todos tengan vida, y vida en abundancia”, dice la Biblia.

Si para los cristianos, antes, el comunismo fue sagrado, ¿por qué, ahora, es diabólico?

América, y en particular, América Latina (siglo XVI), conoció y bebió de un cristianismo ya prostituido.

La auténtica fe cristiana, promotora del comunismo de bienes, fue traicionada allá a finales del siglo IV, cuando el cristianismos fue estratégicamente asumido, por el Imperio Romano, como la cohesionadora religión oficial. Desde entonces, progresivamente el cristianismo se escribe ya no con la c de comunismo, sino con la c de capitalismo.

Al grado que, ahora, casi ninguno de esos cerca dos mil millones de cristianos en el mundo sospecha de lo comunista que fue (y debería ser) la fe religiosa que profesan.

La manipulación (consciente e inconsciente) de la fe cristina, por parte de las cúpulas religiosa-política-económicas, fue tan honda que no sólo sirvió/legitimó para el histórico y actual saqueo de las grandes mayorías cristianas, y para la inmoral opulencia de un reducido grupo de predilectos, sino que la gran mayoría de cristianos empobrecidos (de ayer y hoy), con sus indiferencias y espiritualismos, se constituyen en guardianes/misioneros defensores de los intereses de los promotores del criminal sistema económico-político hegemónico.

Latinoamérica de ayer y hoy es una fotografía elocuente de las consecuencias nefastas de la práctica de un cristianismo prostituido.

En América Latina, en especial en los empobrecidos/cristianizados países centroamericanos, quién se presente como comunista es satanizado y censurado como el mismo anti Cristo. Y, quién se proclame anticomunista es adulado y reverenciado como el máximo Apóstol de Jesucristo.


Esta es una de las mayores evidencias del rol colonizador de la hegemónica fe religiosa en la región. Aunque bajo las cenizas de la cristiandad capitalista hegemónica siempre quedan las brazas del comunismo cristiano originario, sea como nostalgia o como utopía.





Publicado por La Cuna del Sol
USA.

martes, 16 de mayo de 2017

Hacia una «primavera latina»?

Va en ascenso la inquietud en Latinoamérica, donde Estados Unidos y el Reino Unido están implementando una «primavera» al estilo de las «primaveras árabes». Por supuesto, como prácticamente todos los latinoamericanos son cristianos, no se tratará en este caso de sembrar la guerra enemistando a los pueblos con argumentos religiosos. Se buscará más bien la manera de recurrir a ciertos aspectos de las identidades locales. Pero el objetivo seguirá siendo el mismo: no se trata de reemplazar un gobierno por otro sino de destruir los Estados para eliminar así toda posibilidad de resistencia nacional frente al imperialismo.


HACIA UNA «PRIMAVERA LATINA»?


Por Thierry Meyssan

Con el tiempo, numerosos líderes políticos del mundo entero han reinterpretado las «primaveras árabes». Lo que al principio parecía ser una serie de revoluciones espontáneas contra gobiernos autoritarios se ve hoy en día como lo que realmente es: un plan anglosajón de desestabilización de toda una región del mundo para poner en el poder a la Hermandad Musulmana. El recuerdo de la «revuelta árabe de 1916», durante la cual Lawrence de Arabia sublevó la región en contra del Imperio Otomano haciendo que los pueblos soñaran con la libertad para acabar sometiéndolos al Imperio Británico, está ahí para demostrarnos que Londres dispone de la experiencia necesaria para ello.

Los anglosajones están preparando al parecer una nueva ola de seudo revoluciones en Latinoamérica. Todo comenzó con un decreto del entonces presidente Barack Obama, emitido el 9 de marzo de 2015, que declaraba un estado de emergencia ante la extraordinaria amenaza que la situación en Venezuela supuestamente representaba para Estados Unidos. Ese documento suscitó en todo el continente una ola de indignación que obligó al presidente estadounidense a presentar excusas durante una cumbre regional. Obama se excusó… pero no anuló el decreto y los preparativos para una nueva guerra siguieron adelante.

Es importante observar que el texto de Obama sobre Venezuela no es una ley, como la Syrian Accountabilty Act adoptada bajo la administración de George W. Bush, en 2003, sino un decreto presidencial. Eso implica que el poder ejecutivo no está obligado a rendir cuentas al legislativo sobre los preparativos que lleva a cabo al respecto.

En el mundo árabe en general, y en el caso de Siria en particular, los anglosajones necesitaron 8 años para iniciar las acciones. Pero numerosos elementos hacen pensar que necesitarán menos tiempo para emprender un programa de destrucción en Latinoamérica.

En Brasil, justo antes de los Juegos Olímpicos, estalló una serie de desórdenes contra el gobierno de la presidente Dilma Rousseff. Esta última fue destituida como resultado de un procedimiento parlamentario, legal pero totalmente en contradicción con el espíritu de la Constitución.

El golpe parlamentario contra Dilma Rousseff fue implementado, bajo el control del Banco Central –cuyo segundo al mando tiene doble nacionalidad brasileña e israelí–, por un grupo de diputados hoy metidos hasta el cuello en graves escándalos de corrupción. Los servicios de seguridad brasileños se mantuvieron extrañamente pasivos durante el golpe. ¿Cómo se explica eso? Con vista a los Juegos Olímpicos, se hallaban bajo la supervisión de expertos israelíes. Actualmente, el nuevo presidente, Michel Temer –quien tiene doble nacionalidad brasileña y libanesa–, es objeto del más amplio rechazo popular.

La situación no es mucho mejor en México, país ya de hecho dividido en cuatro. El norte exhibe un fuerte crecimiento mientras que el sur está en plena recesión. Los dirigentes políticos mexicanos han vendido Pemex, la empresa petrolera nacional, y todas sus reservas a Estados Unidos, que por consiguiente ya no necesita el petróleo del Medio Oriente. Sólo el ejército parece creer aún en el concepto de patria.

En Venezuela, la oposición ha logrado capitalizar algunos errores económicos del gobierno para realizar unas pocas grandes manifestaciones pacíficas. Pero también organiza simultáneamente minúsculas concentraciones extremadamente violentas durante las cuales han sido asesinados tanto policías como manifestantes. Creando la confusión, las agencias de prensa internacionales dan la impresión de que ha comenzado una revolución contra los chavistas, lo cual no tiene absolutamente nada que ver con la realidad.

O sea, los tres principales Estados latinoamericanos están siendo desestabilizados al mismo tiempo. Tal parece como si los neoconservadores estadounidenses, previendo un posible restablecimiento de la paz en Siria, estuviesen acelerando la aplicación de sus planes en Latinoamérica.


El viernes, en una alocución transmitida por televisión, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, puso en guardia al pueblo sobre el proyecto anglosajón de «primavera latina». El presidente Maduro citó amplia y repetidamente los precedentes de Libia y Siria ante una audiencia de intelectuales latinoamericanos, a quienes tuve la oportunidad de unirme, como sirio de corazón.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

sábado, 13 de mayo de 2017

El poder constituyente o el empoderamiento del poder popular


La convocatoria para crear un poder originario, un empoderamiento popular es solo un paliativo en esta larga espera de darle sentido marxista a la revolución chavista, quizá por temor también a que se diga que el borrador viene directo de La Habana. Pero los revolucionarios del mundo somos aliados y hermanos, de la misma manera como los reaccionarios son aliados y demonios del mismo infierno.


EL PODER CONSTITUYENTE        
O EL EMPODERAMIENTO DEL PODER POPULAR


Por Luciano Castro Barillas
La Cuna del Sol         

Todo lo que pase actualmente por el voto, por ese juego republicano de las democracias burguesas, no le conviene ahora ni nunca a la Revolución Bolivariana, a la Revolución Socialista, a las ideas en tránsito todavía y vigentes sobre la dictadura proletaria. ¿O no hacen lo mismo las dictaduras burguesas que gobiernan para los ricos y por los ricos? Cambie usted, entonces, esa ecuación y yo me conformaré, aceptaré que las ideas sobre la dictadura proletaria, la dirección colectiva y el centralismo democrático ya son poco importantes y convendría que son en verdad obsoletas. Pero si esa realidad burguesa no es así, si esa realidad neoliberal decadente no es, en efecto, así;  entonces tendré que admitir, irremediablemente, que mi pensamiento va a la deriva y que esos principios fundamentales de la doctrina de los trabajadores ya no sirven para nada. Desmiéntame, por favor, esa realidad burguesa y le respetaré ampliamente, pero de lo contrario váyase al diablo con todos esas agresivas personas que proclaman hipócritamente la paz y ya en las calles arremeten contra todo y todas las personas que están a su alcance.

El derecho a la manifestación pública pacífica debe ser respetado, sin embargo, para eso están, para eso existe la fuerza pública, para poner orden a los desmanes, a los escándalos, a los abusos de ciudadanos que no tienen el derecho de atropellar, hasta con heces fecales, a esa autoridad del Estado representada en esos momentos por los agentes policiales. A nada contribuye ese exceso de lenidad, de blandura en castigar las faltas de los violentos, que destruyen propiedad pública pagada por el pueblo. La fuerza pública bolivariana es todavía un ejemplo concreto de fortaleza y firmeza cuando, sin uso de armas letales; tiene capacidad de neutralizar a los violentos. Pero, la provocación irá creciendo en tanto no se acabe el dinero que los financia, porque vaya a saber usted, ¿con qué dinero podría usted funcionar si no trabaja un mes, si se mantiene en las calles haciendo desmadres? Hay, sin duda, un dinero sucio que corre a borbotones y pareciera inacabable porque, ningún costo o esfuerzo parece poco para los violentos en su propósito de derrocar al gobierno legítimo de Venezuela. Todavía hay  -y ojalá siempre-  firmeza y fuerza ante los violentos que matando están a sus propios convocados, pues tiradores furtivos disparan al azar y sin pena,  para crear el caos y transmitir con los medios de prensa cómplices de occidente la condición represiva del gobierno de Maduro.


La convocatoria para crear un poder originario, un empoderamiento popular es solo un paliativo en esta larga espera de darle sentido marxista a la revolución chavista, quizá por temor también a que se diga que el borrador viene directo de La Habana. Pero los revolucionarios del mundo somos aliados y hermanos, de la misma manera como los reaccionarios son aliados y demonios del mismo infierno. Nadie puede condenarnos porque la causa boliviana sea lo mismo que la causa cubana, venezolana o guatemalteca. Estamos aquí para el frente común contra los enemigos de clase, pero me temo, que pese a la bondad de la Revolución Bolivariana, un ir a las urnas, a un referendo de lo resuelto en la Constituyente, daría el mismo resultado de las elecciones parlamentarias. Como revolucionarios, o tenemos todo el poder, compañeros, o no tenemos nada. Al diablo con la democracia burguesa y sus elecciones.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

sábado, 6 de mayo de 2017

Sobre el patriotismo económico: El nacionalismo capitalista y la creación de la identidad política americana

La superioridad absoluta no es la única característica distintiva de los EE.UU. Es probablemente el único país en el mundo donde el capitalismo está incorporado a la identidad nacional.


SOBRE EL PATRIOTISMO ECONÓMICO: EL NACIONALISMO
CAPITALISTA Y LA CREACIÓN DE LA IDENTIDAD POLÍTICA AMERICANA


Por Alan Nasser

Con frecuencia se dice que los estadounidenses son la población más patriótica del mundo. Desde la infancia se nos enseña que somos el país con los sentimientos y principios morales más elevados, el más libre, más democrático y, por lo tanto, el más apto para ser el hegemón global. Los niños escolares no  entienden lo de 'hegemón', por lo que se les enseña que su país es la única superpotencia del mundo, y que, por la seguridad del mundo, debe permanecer así. Seguramente algo para sentirse orgulloso. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, un inflado establishment mediático y de entretenimiento ha machacado incesantemente este mensaje en nuestras cabezas. La eficacia de este tipo de adoctrinamiento es evidente en un fenómeno exclusivamente estadounidense, la exhibición de la bandera en todas partes -en los mostradores de las tiendas, en los automóviles, en el engramado, en las ventanas de las casas. Sólo en los EE.UU. Incluso cuando los estadounidenses desaprueban esta o aquella guerra, la bandera nunca es arriada.

La mayoría de nosotros somos inclinados a llamar a esto una expresión de súper-patriotismo. Pero el nacionalismo es lo que está en marcha en los EE.UU. El patriotismo es un término inexacto, connotando el amor por el país. ¿Pero los estadounidenses "aman a su país", sin importar como uno interpreta esa frase, más que los franceses o los brasileños? El "nacionalismo" no es tan vago. El fenómeno es una fuerza política importante, sin embargo, ya no recibe la atención de la izquierda como lo hizo en los viejos tiempos. Tal vez el uso más amplio del término fue durante la Primera Guerra Mundial, cuando los socialistas marxistas (la mayoría) se opusieron a la guerra como un caso paradigmático de rivalidad interimperialista, con las potencias coloniales luchando por repartirse el mundo en beneficio de los intereses económicos y políticos de sus clases dominantes.

Socialistas, comunistas y anarquistas exhortaron a sus conciudadanos a oponerse a la guerra argumentando que sus únicos beneficiarios eran los iniciadores de la guerra, las clases dominantes. El apoyo a la guerra implicaba la perversa convicción de que los trabajadores tenían más en común con la clase de sus gobernantes que con los demás trabajadores del mundo. El "interés nacional" era en realidad el interés de la clase dominante, y el apoyo a la guerra, presentado como compromiso con la nación, era en realidad una identificación con los amos y señores  más que con aquellos con quienes uno compartía los intereses más profundos, la clase obrera global. En esta controversia el significado del nacionalismo era claro: era una cuestión de identificación. Y aquello con lo que uno se identifica es, por extraño que parezca inicialmente, parcialmente constitutivo de la propia identidad. La aparente extrañeza de esta idea desaparece cuando reflexionamos sobre el significado preciso del nacionalismo.

¿Qué es el nacionalismo?  Consideremos el racismo y el sexismo

Lo que todo el mundo sabe sobre racismo y sexismo es directamente transferible al nacionalismo. La ideología racista enseña que, p. ej. la raza blanca es superior a otras razas, e igualmente importante, el racista blanco se ve a sí mismo como esencialmente blanco. Su blancura es un elemento de su propia naturaleza o identidad, y un elemento del cual está espléndidamente orgulloso. Él es personalmente superior en virtud de la superioridad de ser blanco. Por lo tanto, erra burdamente cuando dice: "Si yo fuera negro, no apoyaría la acción afirmativa". La declaración es un devaneo. El "yo" que quita el color de la piel para ponerse un color de piel diferente, presumiblemente de la manera en que uno cambia de camisa, elimina también su historia de vida y todas las experiencias de vida de su yo blanco y las reemplaza con las experiencias históricas de su yo negro inexistente. Sin embargo, el referente del "yo" se supone que conserva su identidad durante el cambio. ¿Quién puede darle sentido a esto? Hablar de raza es hablar de identidad personal; perder su raza es perder su identidad. (Estoy escribiendo aquí del uso y del entendimiento habitual, el tema apropiado para esta discusión. Prescindo de la falta de fundamento científico del concepto de raza biológica). Y si su identidad racial le confiere un yo superior, un desafío al racismo es un golpe a su orgullo personal e integridad. Es la pérdida de un estatus preciado, una degradación personal. Por supuesto, es confrontado con una feroz resistencia.

El punto es quizá más evidente en el caso de la identidad sexual. El hombre machista habla cosas sin sentido, dice algo que no es ni verdadero ni falso, cuando proclama: "Si yo fuera una mujer, no apoyaría la acción afirmativa". Si soy un hombre, eso no es una característica meramente contingente de mí ser, como es el color de mi cabello. Sé lo que sería si mi cabello fuera rojo en vez de negro (léase: cano). No tengo idea de cómo sería si fuera "yo" una mujer. Tomamos nuestro género como un componente esencial de nuestra individualidad. Cuando se considera que la condición de ser hombre es es superior a la de ser mujer -una mayor capacidad de liderazgo, superiores poderes analíticos (el axioma de Lawrence Summers), el predominio de la razón clara sobre la emoción ciega, etc., la personalidad del hombre es exaltada. Desafiar el sexismo no es meramente rechazar una ideología política, es, para el sexista, una disminución de su propia condición de persona. Él resiste como loco.

Hay mucho en juego en el racismo y el sexismo. Igual que hay tanto en juego con respecto al nacionalismo, y por las mismas razones.

La nacionalidad de una persona es parte de lo que ella es. "Si yo fuera chino..." ¿Eh? La incorporación de uno a una comunidad lingüística y cultural no es un contribuyente menos poderoso a la identidad de uno que,  la historia de las experiencias raciales o de género. Ser aculturado como un  estadounidense es adquirir una identidad que comparte en la extraordinaria grandeza del país. "Orgulloso de ser un americano" tiene mucho más robustez que "orgulloso de ser español". Como un amigo mío, heredero de una herencia de fondos fiduciarios, declaró recientemente, "la gente pobre aquí no se queja porque saben que si fueran pobres en África no tendrían coches y televisores como los pobres aquí". Dejemos a un lado la matryoshka de falsedades implícitas en esta observación. El espíritu del comentario refleja el americanismo: no importa lo miserable que se pueda ser, se está mejor siendo americano. Porque América es el mejor lugar del mundo. Y tú, lo sepas o no, eres un beneficiario de esa grandeza.

La superioridad absoluta no es la única característica distintiva de los EE.UU. Es probablemente el único país en el mundo donde el capitalismo esta incorporado a la identidad nacional.

Antiamericanismo y anticomunismo

El distinguido economista político e historiador económico Robert Heilbroner comentó en una ocasión que los estadounidenses eran la única población que exhibe lo que él llamó "patriotismo económico". Por las razones antes expuestas, prefiero el "nacionalismo económico" como más preciso. La caza de brujas de la posguerra de los comunistas destacó al absurdo Comité del Congreso sobre Actividades Antiamericanas. Durante el apogeo de la histeria anticomunista, ser un comunista, esencialmente alguien que rechazaba el capitalismo, se definió como ser antiamericano. Ser un americano era por naturaleza (pero por supuesto no exclusivamente) agitar la bandera del capitalismo. Rechazar el capitalismo era rechazar, renunciar a los EE.UU, estar "contra América". Igual por denunciar la política exterior estadounidense, es decir derrocamientos y guerras, realizadas en nombre del anticomunismo. En ningún otro país ser un comunista es considerado, p.ej. renunciar a Italia, o a Suecia o.... Si la identidad  de uno como americano es incluir el compromiso de uno con el capitalismo, un americano es la viva encarnación de la auto-expansión del valor de cambio. El comunismo es entonces una amenaza para la integridad personal de los estadounidenses de la manera en que exigencias por la igualdad de sexos y racial crucifica la identidad personal del racista y el sexista. Los comunistas americanos eran, en efecto, estadounidenses que se odiaban a sí mismos, tal como los antisionistas judíos que son llamados por los sionistas,  judíos que se odian a sí mismos. Así como, para los sionistas, el compromiso con Israel es parte de lo que significa ser judío, así mismo para los estadounidenses ser anticomunistas se supone que es esencial para ser estadounidense. No es de extrañar la terquedad del anticomunismo entre los estadounidenses. ¿Quiénes quieren dejar de ser quiénes son?

Un gran número de norteamericanos fueron aculturados con éxito en esta metafísica. Esto debe ser un elemento de una respuesta del "¿Por qué no hay socialismo en América?" Es al menos en parte relacionado con el nacionalismo económico.

¿Está la identidad americana experimentando una transformación?

Hay un aspecto positivo en esta situación. Es un acontecimiento de gran relevancia histórica el que el dominio del nacionalismo económico se ha relajado en los últimos tiempos. Dos desarrollos históricos han contribuido.

La acometida contra el comunismo estuvo siempre asociada con una correspondiente acusación de traición. La política anti-comunista se había asociado en sus años formativos de la Guerra Fría con el archienemigo de Washington, la Unión Soviética. Se decía que los comunistas o "simpatizantes comunistas" habían prometido lealtad a un enemigo extranjero. "Si usted piensa que el comunismo es superior al capitalismo, ¿por qué no se muda a Rusia?" El anticomunismo estadounidense necesitaba de la Unión Soviética para mantenerse vivo y próspero. La disolución de la Unión Soviética disolvió gran parte de lo tangible del anticomunismo. La "amenaza" comunista había desaparecido. Pensar sobriamente sobre el socialismo pasó de ser amenazante. Un obstáculo importante para reflexionar sobre alternativas al capitalismo había mordido el polvo.


Los estadounidenses siempre han mezclado el comunismo y el socialismo. Que ahora el político más popular en Estados Unidos, según encuestas realizadas por Fox News y otros, sea un socialista declarado es algo que ninguno de nosotros habría creído posible hace unos años. No importa que Sanders no sea socialista. Se ha roto un precedente americano: ahora es posible en muchos círculos plantear la cuestión de la superioridad del socialismo sobre el capitalismo sin ser desestimado como un chiflado. Una encuesta nacional de 2009 de Rasmussen Reports reveló que "sólo una ligera mayoría de adultos estadounidenses cree que el capitalismo es mejor que el socialismo". No importa que la mayoría de los encuestados probablemente tuviera sólo la vaga idea de lo que significa "socialismo". Lo que importa es que muchos estadounidenses son ahora capaces de interpretar el sistema económico como una construcción externa a ellos mismos y sujeta a cambios sin amenaza para su integridad como estadounidenses. Si este es el caso, entonces la identidad política de los estadounidenses está en proceso de transformación. Con esto pueden venir posibilidades transformadoras sociales y políticas. Me parece que hemos entrado en una nueva era. En sí mismo, no promete nada. Pero con una eficaz educación popular y organización militante, puede contribuir a hacer toda la diferencia en el mundo.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

lunes, 1 de mayo de 2017

El enemigo de clase busca aplastarlos, camaradas venezolanos, y la sangre que hoy les da pena derramar por ser hombres de paz, más adelante será la sangre de ustedes la que será derramada en abundancia…

Las luchas armadas de liberación siguen siendo válidas ahora y lo serán siempre en tanto no se resuelva la contradicción fundamental del sistema capitalista: la producción social y la apropiación individual. No será nunca trasnochado aplastar, destruir a nuestros enemigos de clase; porque los reaccionarios si llegan al poder derramarán tanta sangre y eso ¿será trasnochado? No, claro que no. Pero si lo hacen los revolucionarios serán tildados de obsoletos.              


EL ENEMIGO DE CLASE BUSCA APLASTARLOS,
CAMARADAS VENEZOLANOS, Y LA SANGRE QUE HOY
LES DA PENA DERRAMAR POR SER HOMBRES DE PAZ,  MÁS  
ADELANTE SERÁ LA SANGRE DE  USTEDES
LA QUE SERÁ DERRAMADA EN ABUNDANCIA… 

      
Por Luciano Castro Barillas

La historia enseña, y cuando sus lecciones se aprenden de la manera debida, los errores se minimizan o no se cometen. Para el caso, Guatemala. El coronel democrático Jacobo Arbenz Guzmán, ante el acoso del gobierno norteamericano y su agencia de variopintas conspiraciones, la CIA, se decidió a dejar el poder en aras de no derramar la sangre de los ciudadanos guatemaltecos, pues se temía un enfrentamiento entre los mercenarios que entraban por Honduras y las débiles y escasas milicias armadas en la coyuntura de la agresión. Gran candor político de un hombre civilizado, de gran corazón y bondad, cuya impolítica decisión resultó en la más grande efusión de sangre del pueblo de Guatemala lo largo de 63 años. ¡Sesenta y tres años! Ningún pueblo de América Latina tiene tantos asesinados, desaparecidos, desplazados internos y exiliados como este pequeño país centroamericano. Que no son poca cosa, pues desde 1954 son los sectores que destruyeron su democracia los que siguen en el poder y sitúan a Guatemala como el país con el menor desarrollo social y material del continente americano, solo precedido por Haití.

Sesenta y tres años, donde al final, lo de Colombia resulta poco y un pálido reflejo. Este país es la imaginable nación de los horrores inenarrables, sumida en la más abyecta de las miserias y con efusión de sangre incontenible, que no para, resultado de ese razonamiento pacifista del presidente Arbenz, muy honrado, no cabe la menor duda; pero poco realista y con dificultades de instrumentalizarse ante la colisión de los intereses de clase nacionales e internacionales. Venezuela está cercada mediáticamente, al punto, que el mismo papa Francisco, aliado de las causas justas y democráticas, le ha convencido la propaganda incesante de la oposición fascista que el camino es la convocatoria inmediata a elecciones, pasando por alto que en las actuales circunstancias de limitaciones que tiene la mayoría del pueblo venezolano y cuya inconformidad ha sido debidamente trabajada a través del estómago, un evento eleccionario dará los peores resultados para las fuerzas democráticas y revolucionarias. Esa es la trampa, la ratonera, a la que no se debe entrar. Urgiría sí, conferirle los verdaderos principios fundacionales de un Estado Socialista y vamos, apostarle a lo que se le tiene miedo: disolución del Congreso y constitución del Partido Único, el Partido Comunista de Venezuela. ¿Una locura? No lo creo. ¿Qué más locura que la ocurrida en Estados Unidos con la elección de Donald Trump? Porque ocurrirá algo con una medida así, se neutralizarán a las fuerzas reaccionarias nacionales y una agresión directa a Venezuela por parte de Estados Unidos es inviable, porque el lío candente está en la península coreana, donde no hay de por medio problemas de partiduchos políticos, sino está en juego la extinción misma de tres naciones: Corea del Norte, Corea del Sur y los Estados Unidos. Eso sí es temeridad y no el miedo por proclamar al partido único.


Las luchas armadas de liberación siguen siendo válidas ahora y lo serán siempre en tanto no se resuelva la contradicción fundamental del sistema capitalista: la producción social y la apropiación individual. No será nunca trasnochado aplastar, destruir a nuestros enemigos de clase; porque los reaccionarios si llegan al poder derramarán tanta sangre y eso ¿será trasnochado? No, claro que no. Pero si lo hacen los revolucionarios serán tildados de obsoletos. En fin, si el ejército bolivariano todavía está graníticamente unido, Padrino, el jefe del ejército, debiera pronunciarse. Pero su silencio eventualmente le hace sospechoso. Podría neutralizar los alborotos. El trancazo contra Maduro, de repente, podría venir por allí y no necesariamente por un trancazo oceánico de Donald Trump, con portaviones en las costas de Venezuela. Por eso es necesario conocer la posición de Padrino, de manera pública, abierta y franca. De lo contrario, si yo fuera Maduro, no me fiaría de él. Aprendamos la lección de Guatemala camaradas venezolanos, que hay mucho que aprender.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

domingo, 30 de abril de 2017

¿Cuántos muertos son necesarios en Venezuela?

La derecha cree que este es el momento. Llevan movilizados desde el 6 de abril, con saldo de muertos, heridos, destrozos, ante lo cual ya han sido arrestadas más de 1289 personas -entre las cuales policías también. Su dirigencia convoca diariamente a nuevas acciones, y su gente cree estar protagonizando una épica por la libertad, así lo dicen, escriben, es “ahora o nunca”. En el medio, la zona oscura, ocurren las muertes, los grupos entrenados que operan en el país, que buscan desatar la confrontación civil, todos los fuegos. Esto sucede generalmente de noche: comienza entonces la multiplicación de mensajes para avisar, informar, desarmar mentiras o confirmar verdades. Esta guerra tiene una de sus armas en la desinformación y el rumor.


¿CUÁNTOS MUERTOS SON
NECESARIOS EN VENEZUELA?


Por Marco Teruggi

28 muertos y más de 437 heridos es el número de víctimas en menos de un mes. Si se suma a los 43 asesinados en las guarimbas del 2014, y los 11 del mes de abril del 2013, son 81. Ninguna pulseada se resuelve cortando el brazo del contrincante, escribe el psicoanalista Alfredo Grande. Salvo si existe plan de exterminio. ¿Qué plan tiene la derecha?

Estos 82 casos son los que han sido contabilizados en los episodios de violencia callejera convocados por los dirigentes de la derecha en los últimos cuatro años. No entra la cantidad de cuadros del chavismo asesinados en sus casas, calles, territorios, en sus cotidianos. Este 22 de abril, por ejemplo, cuatro personas le dispararon a Jacqueline Josefina Ortega. Era dirigente del Psuv, parte del consejo comunal Francisco de Miranda y del Comité Local de Abastecimiento y Producción. Casos similares han ocurrido decenas, ¿más?, en los últimos años. Presentados casi siempre como crímenes por intento de robo. Salvo cuando la excesiva evidencia -por quien fue la víctima o cómo ocurrió el crimen- no permite la mentira. No existe todavía un listado sistematizado disponible.

Han preparado el terreno desde hace tiempo. La infiltración de paramilitares en zonas de frontera y barriadas no es un mito. Su accionar tampoco. El lunes, por ejemplo, fueron interceptados dos sujetos con 3 fusiles FAL con escudos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, 3 cargadores con capacidad para 20 cartuchos, 899 cartuchos calibre 7,62x51mm, ocultos en un compartimiento secreto ubicado entre el tablero y el motor del camión en el que iban. La lista de pruebas es larga, desde jóvenes entrenados en Colombia, como Lorent Saleh, hasta campamentos enteros desmantelados, como en el estado Táchira en el mes de marzo.

Mirado desde la historia argentina se podría pensar que se está en la antesala de lo que vendría en caso de que la derecha se hiciera con el poder político. Visto desde la actualidad colombiana se puede pensar que se proyecta algo similar a lo que ahí ocurre, con un futuro engranaje de democracia formal y asesinatos sistemáticos de las fuerzas populares, como los 156 dirigentes sociales asesinados en los últimos 14 meses -sin hablar de casos como el exterminio de la Unión Patriótica en los años 80/90. La pregunta es entonces: ¿qué plan tiene la derecha para Venezuela? ¿Qué lectura tienen del acumulado chavista, su arraigo territorial, popular, cómo piensan este momento de desgaste y un hipotético gobierno con ese sujeto que no han logrado quebrar? ¿Cortar el brazo de la pulseada? ¿Cuántos muertos son necesarios?

***

La derecha afirma que todo es responsabilidad del gobierno. Cada hecho de violencia, cada incendio de autobús, institución, hospital, negocio, es obra del chavismo que infiltra grupos al interior de las movilizaciones. Cada muerte ocurrió a manos del “régimen”. Así lo debatieron en la Asamblea Nacional el martes: apuntaron contra los “colectivos paramilitares armados por el gobierno”, similares a las SS nazis como lo afirmó un diputado durante la sesión. De esa manera titulan diarios en el mundo, como El País, de España: “Los colectivos siembran el terror en Venezuela”. Ellos serían los autores de los asesinatos, los fuegos, la prueba de la ruptura del Estado de derecho, el arma de la “dictadura” en la calle.

Su base social cree eso. Todo lo que escribo acá sería mentira. Están convencidos de que su dirigencia no tiene que ver con las muertes y la violencia, aun cuando se vea en un video al dirigente Freddy Guevara dirigir los grupos de choque. Los 27 muertos de este ciclo, los 43 de las guarimbas, las 11 víctimas de 2013, aún los del Golpe de Estado del 2002 -del cual niegan la misma existencia- todo es obra del chavismo. La dirigencia opositora construye una mentira a través de una arquitectura comunicacional. Su base, fundada en el odio al chavismo y el deseo de revancha, no la pone en duda.

“Como acción política, el odio no se conforma con derrotar al otro. Su voracidad lo necesita sufriente, humillado, devastado y convertido en cosa”, escribe el psicólogo Jorge Garaventa. Un opositor redactó lo siguiente:

“Después que caiga este gobierno, debemos tener claro que: no es venezolano, ni tu pana, ni tu amigo, ni mucho menos tu hermano el que apoyó todo este desastre a lo largo de todos estos años, es decir no puede haber reconciliación, perdón y mucho menos consideración, los chavistas son como el cáncer, y para que jamás volvamos a llegar donde hoy nos encontramos debemos erradicar por completo esa plaga, hay que perseguirlos, buscarlos, llevarlos a campos de concentración y cámaras de gas al mejor estilo nazi”.

No se trata de toda la base social de la derecha. Sin embargo, la subjetividad que han producido a lo largo de 18 años los medios de comunicación opositores, su dirigencia, ha generado un deseo de revancha masivo, en particular entre las clases altas. Han linchado a varios chavistas en sus movilizaciones. “El odio sostiene la crueldad, que es la planificación sistemática del sufrimiento y el dolor”, escribe Alfredo Grande. Planificación, plan, ¿cuál es el que tiene la derecha?

***

La derecha cree que este es el momento. Llevan movilizados desde el 6 de abril, con saldo de muertos, heridos, destrozos, ante lo cual ya han sido arrestadas más de 1289 personas -entre las cuales policías también. Su dirigencia convoca diariamente a nuevas acciones, y su gente cree estar protagonizando una épica por la libertad, así lo dicen, escriben, es “ahora o nunca”. En el medio, la zona oscura, ocurren las muertes, los grupos entrenados que operan en el país, que buscan desatar la confrontación civil, todos los fuegos. Esto sucede generalmente de noche: comienza entonces la multiplicación de mensajes para avisar, informar, desarmar mentiras o confirmar verdades. Esta guerra tiene una de sus armas en la desinformación y el rumor.

La fuerza que tienen acumulada no se ha modificado: la cantidad de gente movilizada es similar, el llamado a las barriadas no ha tenido mayor respuesta, y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana no ha mostrado señales de fisura. Es insuficiente. Por eso aumenta la cantidad de víctimas. Ya lo anunció el sábado pasado Ramos Allup, al convocar a orar por “los muertos que seguramente habrá”. Es el escenario que necesitan construir para el inmenso armado mediático internacional. Dependen de ese frente, necesitan acelerar sus tiempos. No hay que descartar entonces ninguna acción de violencia de alto impacto internacional, real o montada.


¿Qué país quiere ejecutar la derecha? ¿Cómo piensa la pulseada? El gobierno, en particular Nicolás Maduro, ratificó que pronto tendrán lugar las elecciones a gobernadores y alcaldes. Los dirigentes opositores y su base ya no las quieren: piden elecciones generales anticipadas. El escenario está en pleno desarrollo. Cada día es una nueva confrontación mediática, callejera, que puede dejar destrozos, muertos, más deseos de venganza. ¿Cómo miden los tiempos venezolanos los Estados Unidos? Ahí puede estar una de las respuestas a estas preguntas.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

viernes, 28 de abril de 2017

Trump, el miserable destinado para los trabajos sucios del Pentágono

El pentágono ha terminado en una geoestrategia similar a la desarrollada en los periodos de Bush y Obama, a pesar de los supuestos cambios que pretendía efectuar y con la única diferencia que Trump, en un contexto de ofensiva y terror fascista, estaba destinado a ejercitar las opciones más siniestras, canallescas y sucias que sus antecesores no pudieron efectuar o fueron incapaces de aplicarlo, ejemplo, su matonería en la península coreana. En realidad un objetivo del imperialismo estadounidense en su confrontación por la hegemonía mundial, ahora con mayor razón tras su desplazamiento en el ámbito internacional.


TRUMP, EL MISERABLE DESTINADO PARA
LOS TRABAJOS SUCIOS DEL PENTÁGONO


Por: Enrique Muñoz Gamarra (*)

El planeta está, como nunca antes, en grave riesgo. Han emergido varios puntos calientes de guerra. Pero el punto más caliente ha sido localizado en la península coreana con punto de inflexión en la gran RPDC (República Popular Democrática de Corea) donde toda la agresión imperialista ha llegado a su máximo nivel y por el que aquello debe ser resuelto con armamento nuclear. El incendiario es el letal imperialismo estadounidense. Un imperialismo que no se resigna a su desplazamiento en la nueva estructura económica capitalista después del 2008. Su desfachatez es mayúscula que sepulta todo ordenamiento internacional, la soberanía e integridad territorial de los países, los derechos humanos y aviva genocidios contra la humanidad con utilización del armamento bacteriológico que crea enfermedades (Vietnam, Siria, etc.), armamento químico y armamento nuclear como la que ahora pretende utilizar contra el pueblo norcoreano. Una situación que sobrepasa largamente a lo que hizo la Gestapo (campos de concentración y exterminio de pueblos, no solo judío) en los años cuarenta del siglo XX.

A este respecto lo expresado por el ministro de exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov el 24 de abril de 2017 en una entrevista con la edición rusa de la revista Esquire, ha sido oportuno:

"En el pasado, aclaró el ministro, había dos imperios, el occidental y el soviético, y ambos incitaban conflictos con el adversario en el territorio de terceros países, pero nunca conflictos directos y nunca en sus respectivas fronteras. Hasta las declaraciones públicas no eran tan duras. Los dos bandos no sobrepasaban los límites de lo permitido. Hoy no hay reglas que valgan, dijo Lavrov" (1).

Es esto lo que en las siguientes líneas trato de explorar:

Veamos:

I.- REGIONES EN CONFLICTO:

Como sabemos la vigencia del sistema capitalista en el marco de su dinámica cíclica, al retrasarse la transformación revolucionaria socialista, solo ha sido posible devastando las fuerzas productivas. En esto las guerras inter-imperialistas y de agresión a los países oprimidos, han sido fundamentales.

En la actual coyuntura histórica que vive el mundo, al convertirse la Tercera Guerra Mundial en un conflicto nuclear, los imperialistas desarrollan largas guerras de devastación y destrucción principalmente de infraestructuras productivas.

En este sentido el accionar de estas fuerzas han sido y son absolutamente mortíferos. Ya sabemos lo que ocurre en Oriente Medio, es una región que arde (Siria Irak, Franja de Gaza, etc.). En África el criminal ejército estadounidense está arrasando pueblos enteros como Libia, Yemen, Nigeria, Sudán del Sur, Somalia, en el que según la FAO pueden morir en los próximos seis meses 20 millones de personas. El asunto es muy grave. En América Latina el conflicto empieza a encenderse (en Venezuela sus bandas paramilitares o células durmientes han iniciado el macabro formato de Maidan para traerse abajo a su gobierno legítimo, el presidente Maduro). No olvidemos la zona del sudeste asiático donde el asedio a la gran RPDC ha sido constante desde 1953. El Mar Meridional de China es blanco de provocaciones. Toda Europa está sacudida por una hostilidad anti-rusa urdida por la OTAN incluso con desplazamiento de armamento estratégico en las fronteras de este país, una situación que por supuesto perjudica el normal desarrollo de esta región.

II.- FATAL ITINERARIO GEOESTRATÉGICO ESTADOUNIDENSE:

En esto hay que ser muy claros. No olvidemos que emerge de un proceso acelerado de debilitamiento del poder económico de occidente donde la bancarrota economía estadounidense es la clave (hoy Estados Unidos y Europa están en estancamiento económico) que, en lo central, estimula el equilibrio estratégico militar entre occidente y oriente.

Esto ocurrió en medio de fenomenales cambios. Aunque Estados Unidos se niegue a aceptarlos. Consecuentemente toda la estructura económica (la gran crisis económica) y la superestructura (el sistema internacional multipolar) están en su contra. Esto es definitivo. Por lo menos se sabe que la coyuntura histórica ahora en su fase decisiva, tercera fase, no es cualquiera, está sustentada por gravitantes hechos, como por ejemplo, la paridad estratégica, el sistema multipolar, el desplazamiento de Estados Unidos en la nueva estructura económica del sistema capitalista después del 2008 y el ingreso al límite máximo en el uso del armamento convencional precisamente en el genocidio sirio en enero/febrero de 2016. Esto no es chiste.

En este marco sobrevino el gran acuerdo entre las tres principales superpotencias militares (Estados Unidos, Rusia y China) ocurrido entre octubre y noviembre de 2016. Entonces estaban entre el gran acuerdo o la guerra nuclear. Eligieron el gran acuerdo. Y la coyuntura histórica iniciada en 2008 pasó a una nueva fase ya incluso con una nueva estructura económica del capitalismo mundial con China como primera potencia capitalista. Para los apologistas del sistema, como soportes de los nuevos planes del Pentágono, se habría abierto la época del proteccionismo. Sin entender que este proteccionismo ha sido compañera permanente de la política económica neoliberal de los Estados Unidos después del 2008 contra los productos provenientes de Asia, sobre todo, de China.

En efecto, a finales del año 2016 esto se convirtió aún en muy grave. La hecatombe fue monumental. No era para menos, se trataba de la implosión de la arquitectura del dominio imperialista occidental, como una continuación de la perdida de la hegemonía mundial estadounidense en 2010. Todo aquel poderío estaba en los suelos. Su bancarrota económica se había puesto al desnudo. Por supuesto esto no era cualquier cosa. Era un asunto de enorme valor geoestratégico mundial. Un hecho histórico que solo se presentaba cada cincuenta o cien años. Pero algunos ni siquiera lo había advertido.

Y con esto le implosionaba también su geoestratégia incluido su mayor epistemología denominada globalización que fue el sustento de toda geoestrategia estadounidense desde los años setenta del siglo pasado y, afectaba su proyecto fascista que desde antes avanzaba con enorme retraso y en proceso desde el 11 de septiembre del 2001 pasando por 2010 cuando dio inicio a la "Primavera Árabe". En esto no debemos olvidar que sus aparatos paramilitares, sus células durmientes, están en casi todas las regiones del planeta. Por lo que en este momento carece de una epistemología coherente que de vida a toda esta estructura fascista esparcida en casi todas las regiones del planeta. No ha tenido otra opción que refugiarse en la vieja sofisma del proteccionismo y la desactivación por decreto ley de su política denominada globalización que nada tiene que ver con la constante mundialización del sistema capitalista hecho visible a finales del siglo XIX cuando pasó a su segunda y última fase.

Entonces agobiada por toda esta caótica situación, de una u otra forma, decidió reorientar su geoestrategia. Aquello giraba entre sus deseos de reorientar en el nivel económico y en el nivel militar, que entre otras significaba en el primer nivel el retorno de sus alicaídas empresas y monopolios quebrados que deambulaban por el mundo, impulsando algo así como el proteccionismo y, en el segundo, aumentar la belicosidad de su ejército. Y en el que le estaban reservados los trabajos sucios a su nuevo inquilino en la Casa Blanca.

Para ello tuvo que armar un enorme show (campaña electoral en Estados Unidos, 8 de noviembre de 2016, con Donald Trump como personaje central en un libreto que maneja aquella vieja burguesía para presentar su nueva orientación geoestratégica que el 20 de enero de 2017 se hizo público, expuesto por Trump en su discurso de ascensión de mando, con el reconocimiento de la bancarrota económica de Estados Unidos y su nuevo timo de marchar hacia la política proteccionista con el retorno a casa de sus empresas y monopolios

Pero la coyuntura en que se produce este nuevo posicionamiento geoestratégico no es nada favorable a este país (Estados Unidos). Como sabemos está en un proceso muy fuerte de derrotas y fracasos. Por lo menos es histórica su pérdida de la hegemonía mundial y la implosión de la arquitectura del dominio imperialista occidental

Aquello en lo inmediato estaba conduciéndolo a su desplazamiento definitivo de la hegemonía mundial, pues, se trataba nada menos del centro supremo donde la crisis económica y la desestabilización mundial se incuban y fermentan exponencialmente. Cierto, desde aquí el bombeo de billetes sin valor que ahogan el sistema financiero internacional es monstruoso, es el paraíso fiscal más grande que se haya establecido en la historia capitalista en esta última fase del sistema capitalista, etc.

Y de lo que se trata ahora, para la vieja burguesía financiera estadounidense, es crear una nueva epistemología para fortificar su nueva geoestrategia que ya está en vigor desde enero de 2017 y así determinar su futuro. Por supuesto esto no es fácil, bien sabemos que la globalización fue una de las principales puntales en las que se sostenía la superestructura política e ideológica capitalista desde los años setenta del siglo pasado (siglo XX).

En este contexto y sujeta a esta misma tendencia, a partir del 20 de enero de 2017 el presidente estadounidense, Donald Trump, tan solo en un periodo de tres meses en la Casa Blanca ha terminado desacreditándose. En ese tiempo hubo una infinidad de inconsistencias. Sus idas y venidas han sido persistentes: Para muestra un solo ejemplo: lo referido a la OTAN. El jueves (14 de abril de 2017), tras reunirse con el secretario general de esta organización (OTAN), Jens Stoltenberg, se desdijo de sus declaraciones anteriores y afirmó que la Alianza Atlántica "ya no es obsoleta". El conjunto de estas inconsistencias lo han conducido al desprestigio y la política exterior estadounidense está acabando en un gran desastre y de aislamiento internacional.

Con esto el pentágono ha terminado en una geoestrategia similar a la desarrollada en los periodos de Bush y Obama, a pesar de los supuestos cambios que pretendía efectuar y con la única diferencia que Trump, en un contexto de ofensiva y terror fascista, estaba destinado a ejercitar las opciones más siniestras, canallescas y sucias que sus antecesores no pudieron efectuar o fueron incapaces de aplicarlo, ejemplo, su matonería en la península coreana. En realidad un objetivo del imperialismo estadounidense en su confrontación por la hegemonía mundial, ahora con mayor razón tras su desplazamiento en el ámbito internacional.

El asunto es que Estados Unidos no está resignado a su desplazamiento, quiere restaurar su hegemonía mundial y el sistema unipolar perdidos el año 2010. Y lo hace a contracorriente atentando contra la historia y desconociendo los cambios habidos últimamente. Consecuentemente ha terminado estrellándose, un solo botón de muestra, lo que hemos dicho más arriba, la contención de su agresividad en la península coreana por la gran RPDC.

Todo lo anterior no puede indicar, sino, la debilidad de la geoestrategia estadounidense y en esencia su deriva y perdida de perspectivas. Es un rotundo fracaso de su nueva geoestratégia en vigor desde enero de 2017. No olvidemos que esto proviene de su pérdida de la hegemonía mundial y la implosión de la arquitectura del dominio imperialista occidental. En esto hay que ser claros.

III.- RUSIA Y CHINA EN ESTE CONTEXTO:

Antes es posible advertir que Rusia y China son potencias militares. Dos de las tres máximas potencias militares de la actualidad que caracterizan la nueva situación internacional.

Sin embargo por el momento sus estrategias militares no cuadran con la nueva realidad mundial. En un apunte anterior hable que en la actual geopolítica mundial existían y existen unas condiciones excepcionales. Es una brecha que no ha sido cubierta desde el año 2010 cuando se estableció en el mundo la paridad estratégica y la multipolaridad. Rusia y China al parecer no la entendieron y con ello han conducido al envalentonamiento de Estados Unidos. Esto es lamentable, pues, es una gran concesión, existiendo la paridad estratégica y, que a la larga, puede ser desastrosa para ambas superpotencias capitalistas si no rectifican sus erráticas geoestrategias.

En concreto esas condiciones excepcionales en la actual geopolítica mundial están referidas a la falta de firmeza de Rusia y China en el acontecer internacional. Por una u otra razón se sienten disminuidas. A pesar de sus fuertes contra respuestas, sus posicionamientos militares no han sido tan firmes como debían ser, ejemplo, en Yemen, en Libia y en la misma Siria.

Entonces cuando se produjo el ataque misilistico por parte del ejército estadounidense contra la base aérea Al Shayrat de Siria, estaban atadas. Prácticamente anuladas. El primero por ese acuerdo de memorando sobre los vuelos en Siria firmado en octubre de 2015 que ahora tras este ataque misilístico se hizo público. Y el segundo porque está a la defensiva desde 2013 cuando se impuso la llamada Ruta de la Seda, cuidando su nuevo status de primera potencia capitalista (¿?). Por supuesto en este caso Estados Unidos lo ha sabido aprovechar. Esto no lo podemos negar. Una situación realmente lamentable al que en apuntes anteriores llamé "Gran Acuerdo". Esta es la razón principal y fundamental, insisto, por la que Estados Unidos ha estado envalentonándose a lo largo de estos últimos tiempos y, no lo hablamos recién ahora, lo hemos venido haciendo desde hace varios meses.

Por supuesto esto de ningún modo es un signo de debilidad militar. Recordemos que Rusia y China son potencias militares de gran nivel igual que Estados Unidos. El asunto es la estrategia equivocada que pueden ser reorientadas en cualquier momento. Hay que ser claros en esto.

Consecuentemente Rusia debe reaccionar por lo menos permitiendo a Siria el uso de toda la armamentística existente en ese país.

Lógicamente si esto no ocurre, el Pentágono va seguir golpeando. Tal vez nuevos bombardeos e incluso una operación terrestre como lo hizo últimamente sobre Palmira con sus bandas paramilitares fascistas desde Irak en diciembre de 2016. La ley de la paridad estratégica (armamento nuclear) es una ley objetiva que deben tomar nota Rusia y China.

Finalmente expongo aquí dos datos recientes respecto a este tema.

Primero, Rusia tras suspender el 7 de abril de 2017 el memorando de entendimiento sobre los vuelos en Siria, una situación que desesperó a los Estados Unidos y por el que de inmediato envío a Moscú al secretario de Estado Rex Tillerson, el 13 de abril de 2017 inmediatamente después de concluida aquella visita restableció aquel memorando. Esto es lamentable porque permite a los Estados Unidos intervenir en territorio sirio. Un memorando que es absolutamente favorable a la parte estadounidense.

Veamos:

"Tres fuentes del Ministerio de Exteriores ruso dijeron a este periódico que "Rusia restableció la vigencia del memorando para la prevención de incidentes aéreos en Siria" a solicitud del secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson. El memorando, vigente desde octubre de 2015, fue suspendido el 7 de abril, inmediatamente después del ataque estadounidense a la base aérea siria de Shairat, y restablecido, según Izvestia, el 13 de abril, un día después de concluida la visita de Tillerson a Rusia. El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, había dicho en una rueda de prensa conjunta con Tillerson que Moscú estaba deseoso de reactivar esa línea de seguridad siempre y cuando EEUU reafirmara su objetivo de combatir el terrorismo" (2).

Segundo, por otra parte en declaraciones del jefe de la Dirección de Operaciones del Estado Mayor ruso, Serguéi Rudskói, en la Conferencia de Seguridad que se efectuó entre los días 26 y 27 de abril de 2017 en Moscú, afirmó que Rusia controla la totalidad del espacio aéreo sirio. Esta noticia frente a la anterior es muy buena que puede permitir reaccionar a Rusia. Por supuesto se espera que esto no quede solo en el papel como las que se afirmaba el año 2011 referido a la existencia de los S-300 en poder del ejército sirio.

Veamos:

"Para coordinar las acciones militares en Siria, fue desplegado un sistema de control multinivel que permite al Mando militar ruso controlar todo el espacio aéreo de ese país", dijo Rudskói en la Conferencia de Seguridad de Moscú. Los sistemas S-400, S-300 y Pantsir garantizan una protección total de las instalaciones rusas en Siria Asimismo, el Estado Mayor ruso retiró más de la mitad de los aviones de combate que inicialmente estaban desplegados en la base aérea siria Hmeymim. "Actualmente en Siria continúa operando el grupo aéreo de la Fuerza Aeroespacial de Rusia en el aeródromo de Hmeymim y el punto de mantenimiento técnico de la Armada Rusa en Tartus; esto ayuda a preservar un equilibrio estratégico en la región", dijo al intervenir en la VI Conferencia de Seguridad de Moscú. "Las acciones de la agrupación rusa permitieron a las fuerzas sirias cambiar la situación en Siria", dijo Rusdkói en la Conferencia de Seguridad de Moscú, al indicar que "hasta la fecha fueron destruidas las formaciones ilegales en las zonas de Hama y Homs". El sistema de control multinivel desplegado en Siria permite a Rusia controlar la totalidad del espacio aéreo del país árabe, comunicó este miércoles el jefe de la Dirección de Operaciones del Estado Mayor ruso, Serguéi Rudskói.

"Para coordinar las acciones militares en Siria, fue desplegado un sistema de control multinivel que permite al Mando militar ruso controlar todo el espacio aéreo de ese país", dijo Rudskói en la Conferencia de Seguridad de Moscú" (3).

IV.- LA GRAN LECCIÓN DE LA GRAN RPDC (REPÚBLICA POPULAR DEMOCRÁTICA DE COREA):

Ante todo es bueno recordar que los fenomenales cambios ocurridos a partir del 2008 dieron origen a cuatro trascendentales hechos que luego determinaron el carácter de la nueva situación mundial:

Primero, China es la primera potencia capitalista del mudo.

Segundo, Rusia es la primera potencia en armamento estratégico.

Tercero, Estados Unidos es la primera potencia en cantidad de armamento convencional.

Y cuarto, la RPDC, país socialista, es una potencia nuclear.

Veamos a este respecto el siguiente apunte reciente:

"Los principales arsenales corresponden a Rusia, con 7.290 unidades, y a EEUU, con 7.000. De esta manera, Moscú y Washington cuentan con casi el 93% del total de cabezas nucleares" (4).

Entonces, en el escenario internacional actual, a pesar de la inmensa provocación estadounidense en la península coreana apuntalada, en lo fundamental, contra la gran RPDC que por lo demás incluye la presencia de colosales fuerzas de guerra (navíos de guerra, porta-aviones, submarinos, aviones de combate, etc.) cargados con misiles y explosivos nucleares, la respuesta de este país (RPDC) ha sido en todo momento muy firme, que hasta mientras escribo este apunte, seguía haciendo trastabillar, como nadie lo había hecho antes, la agresividad imperialista estadounidense.

En efecto hay una luz que empieza a brillar en el mundo. Esto es histórico que asombra y causa admiración en el mundo. Por el contrario para los imperialistas estadounidenses es una derrota de enormes consecuencias.

En esto no debemos olvidar que si bien Estados Unidos es el número uno en cantidad de armamento convencional, ahora las guerras imperialistas (ojo con esto, hablo de las guerras imperialistas) no la deciden estas armas, sino, las arma estratégicas (armamento nuclear y misiles balísticos).

Por lo tanto a estas alturas la superioridad estratégica militar estadounidense de antes del 2008 ya no existe. Los disuasivos de la gran RPDC pueden golpear territorio estadounidense y la de sus aliados en cualquier punto del planeta. No hay ningún blindaje que no pueda traspasarla. La paridad estratégica es una ley de la presente coyuntura, de gran valor geoestratégico. La unipolaridad sucumbió aun en 2010. Hay que ser claros en esto.


NOTAS:

1.- "Serguéi Lavrov: "Ya no hay reglas que valgan". Nota publicada el 25 de abril de 2017, en: Sputnik.

2.- "Rusia restablece memorando con EEUU sobre los vuelos en Siria. MOSCÚ". Nota publicada el 25 de abril de 2017, en: Sputni https://mundo.sputniknews.com/prensa/201704251068642823-moscu-washington-siria/

3.- "Estado Mayor: Rusia controla la totalidad del espacio aéreo sirio". Nota publicada el 26 de abril de 29017, en: Sputnik https://mundo.sputniknews.com/orientemedio/201704261068687347-moscu-oriente-proximo-seguridad/

4.- "Repaso nuclear: quién, qué y cuántas bombas tiene.". Nota publicada el 19 de abril de 2017, en: Sputnik.


(*) Enrique Muñoz Gamarra: Sociólogo peruano, especialista en geopolítica y análisis internacional. Autor del libro: "Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos". Su Página web es: www.enriquemunozgamarra.org






Publicado por La Cuna del Sol
USA.