sábado, 21 de septiembre de 2019

El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, TIAR, un esperpento más en la agresión contra Venezuela

El TIAR fue una institución que nació muerta pese a que el Consejo Permanente de la OEA era el responsable de evaluar cada situación particular e invocar y movilizar a las tropas del continente americano contra un hipotético país agresor extra continental. Ahora los enemigos de Venezuela cobijados bajo el alero apestoso de la OEA han invocado al TIAR porque al parecer se sienten violentados por Venezuela. Es decir, el agresor es Venezuela por la cooperación que tiene el régimen venezolano con los rusos.


EL TRATADO INTERAMERICANO DE ASISTENCIA RECÍPROCA,
TIAR, UN ESPERPENTO MÁS EN LA AGRESIÓN
CONTRA VENEZUELA


Por Luciano Castro Barillas

Ahora resulta que los Estados Unidos y su fantoche negro desteñido, Juan Guaidó, andan bien alebrestados, casi locos, invocando a un viejo e inoperante tratado de las Américas inspirado y suscrito en Río de Janeiro el 2 de septiembre de 1947, por el gran represor del movimiento comunista de Brasil en 1935, el militar Eurico Gaspar Dutra, gran admirador del Eje Nazi y quien de manera traicionera ayudó a la caída de la dictadura del otro militar brasileño arbitrario,  más conocido que Dutra pero igual de malvado, Getulio Vargas. Este tratado es uno de los resultados de la Guerra Fría y fue el primero de su tipo suscrito en el mundo, antes que la OTAN que fue suscrito en 1949 y luego del Pacto de Varsovia suscrito en mayo de 1955.

América Latina estaba plagada de dictadores, quienes obsesionados con la guerra y temiendo el surgimiento de una Tercera Guerra Mundial decidieron unirse para defenderse. No obstante que los grandes inspiradores fueron los americanos de Estados Unidos, fueron los países latinoamericanos en donde esa idea de unirse para la defensa fructificó por primera vez, vaya casualidad, en la lucha antirrevolucionaria contra Cuba, con el asunto del bloqueo.

El TIAR fue una institución que nació muerta pese a que el Consejo Permanente de la OEA era el responsable de evaluar cada situación particular e invocar y movilizar a las tropas del continente americano contra un hipotético país agresor extra continental. Ahora los enemigos de Venezuela cobijados bajo el alero apestoso de la OEA han invocado al TIAR porque al parecer se sienten violentados por Venezuela. Es decir, el agresor es Venezuela por la cooperación que tiene el régimen venezolano con los rusos. ¿Habíase visto semejante desfachatez? Resulta que ahora los oligarcas colombianos amos del paramilitarismo en América Latina temen a Venezuela.

Lo que sucede es que la correlación de fuerzas políticas y militares se han modificado y ya acabaron de entender las hordas reaccionarias que agredir a Venezuela es confrontarse con Rusia y con Irán cuyos lazos de amistad y cooperación son igualmente de estrechos. Irán, la nueva potencia militar de Oriente Medio, sin que lo digan porque no puede ser de otra manera, dieron una muestra de lo que es comer chicharrón con pelos pues en un solo ataque -uno solo- desbarató el 50% la producción petrolera de la dinastía corrupta saudí que no pudo hacer nada para detener los drones altamente especializados y letales y a los misiles cruceros que impactaron certeramente en la infraestructura petrolera. No los vieron llegar, no los detectaron los radares, no los pudieron interceptar las baterías de misiles Patriot de Estados Unidos. Imagínese usted que el ataque hubiera sido realizado por Rusia con sus nuevas armas hipersónicas.

Los norteamericanos deben aceptar algo y por cierto con madurez para evitar su destrucción: no ganarán nunca una guerra convencional ni muchos menos nuclear. Serán gravísimos los daños para China, Corea del Norte y Rusia a la hora de un ataque nuclear, pero ante un ataque coordinado de estas potencias, me temo, de los Estados Unidos solo quedará un desierto con arenas radioactivas que será el primer país en la historia en desaparecer de la tierra. Ojalá prive la sensatez para el bien de la humanidad y para que los infames, indignos e impresentables del foro de la OEA se aboquen a tareas más constructivas y no tan locas como invocar al TIAR. Sí se trata de locos clínicos, estos son los más emblemáticos y por cierto, muy peligrosos. Esa institucionalidad del TIAR es obsoleta. Es un tratado fósil, solo digno de estudio de la paleontología política.






Publicado por La Cuna del Sol

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Philip Goldberg: la "navaja multiuso" de EE.UU para la guerra llega a Colombia

Tratando de cerrar el capítulo y retirarse ordenadamente del "Efecto Guaidó", la élite que actúa detrás de Washington y Bogotá intenta imponer el negocio de la guerra a través de uno de sus operadores más experimentados. Tiene un amplio repertorio en la injerencia y la conspiración contra gobiernos no alineados.


PHILIP GOLDBERG: LA "NAVAJA MULTIUSO" DE EEUU
PARA LA GUERRA LLEGA A COLOMBIA



Ha llegado a Colombia, varios meses luego de su nombramiento, el operador de guerra Philip Goldberg para asumir su cargo como nuevo embajador de los Estados Unidos en el país vecino. El pasado primero de agosto, el Senado de Estados Unidos confirmó al funcionario, quien había sido nominado por el presidente Donald Trump en mayo para reemplazar a Kevin Whitaker.

Whitaker ocupó el cargo desde mayo de 2014 y se esperaba que dejara el cargo en febrero de 2017, pero se vio obligado a permanecer en medio de las disputas entre la Casa Blanca y el Congreso de Estados Unidos alrededor de su sucesor.

La nominación de Goldberg llegó en un momento crítico para las relaciones entre ambos países, pues, a pesar de que la élite uribista es funcional al gobierno estadounidense en sus planes contra Venezuela, Trump arremetió contra Colombia recientemente por el incremento de cultivos ilícitos en el país, afirmando que "más drogas están saliendo de Colombia ahora que antes de que él (Iván Duque) fuera presidente, por lo que no ha hecho nada por nosotros".

No era la primera vez que Trump buscaba el recambio de la embajada en Colombia ya que en 2018 había nominado a Joseph McManus para el cargo, pero su nominación fue rechazada por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos porque McManus había trabajado para Hillary Clinton cuando la demócrata era secretaria de Estado de la Administración Obama.

COORDINADOR DEL PLAN COLOMBIA: LA VIOLENCIA COMO MECANISMO DE CONTROL POLÍTICO

Goldberg, también ganador de un premio presidencial de Rango Distinguido, dos premios presidenciales de Rango Meritorio y la Medalla de Plata del Sello Nacional de Inteligencia, fue coordinador del Plan Colombia en la Embajada de Estados Unidos en Bogotá.

Lideró en el terreno aquella estrategia antinarcóticos que Estados Unidos financió desde 2001 hasta 2015, con casi 10 mil millones de dólares en ayuda, de los cuales el 71% se destinó a las fuerzas de seguridad colombianas y a la compra de armamento y equipamiento militar en Estados Unidos.

Esto intensificó una ola de violencia paramilitar que afectó directamente a más de 6 millones de personas, de hecho, se dice que Goldberg habría sido el elegido de Trump para el cargo por su "experiencia" en la región. Grupos paramilitares como Los Rastrojos representan la vigencia de su legado.

En esta oportunidad le tocará confrontar a la resistencia del Congreso colombiano y los tribunales contra los planes impuestos por Estados Unidos para reanudar la fumigación aérea contra los cultivos de coca. Esta estrategia fue un elemento clave del Plan Colombia, pero actualmente está prohibida debido a la creciente evidencia de que es ineficaz y constituye un grave peligro para la salud pública y el ambiente.

A su llegada Goldberg también intentaría implementar mecanismos (convencionales o no) para desmovilizar a sectores políticos que quieren poner fin a la "guerra contra las drogas" respaldada por Estados Unidos, ya que se comprometió a buscar la aprobación de legislación para buscar una solución a largo plazo contra el tráfico de drogas del país.

Más "retos": gestionar las investigaciones pendientes contra agentes de la DEA presuntamente corruptos que trataron de vincular a Jesús Santrich, excomandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con el narcotráfico, aparentemente sin ninguna prueba.

Adam Isacson, director de supervisión de la defensa de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), opinó: "Probablemente se centrará más en la asistencia militar y la erradicación de cultivos que en la implementación de los acuerdos de paz y la protección de los derechos humanos. Pero esa es la postura actual de Estados Unidos, de todos modos".

BALCANIZADOR Y PROMOTOR DEL FASCISMO EN BOLIVIA

Goldberg trabajó desde Kosovo en la separación de los Estados de Serbia y Montenegro, que se produjo en junio de 2006, como el último paso en la desintegración de Yugoslavia. Este proceso, que da origen al término "balcanización", se desarrolló durante una sangrienta década de guerra civil creada para dividir mediante procesos de "descentralización" y "autonomía" lo que finalmente se impuso con la intervención militar norteamericana y la presencia de tropas de la OTAN y la ONU que ocuparon los Balcanes.

En la guerra civil yugoslava predominó la "limpieza étnica", que consiste en la expulsión o aniquilación de los grupos étnicos tradicionales que conformaban el territorio de Yugoslavia. El más cruel de estos exterminios raciales ocurrió entre los serbios y los croatas.

Entre 1994 y 1996 fue Asistente Especial del Embajador Richard Holbrooke, uno de los estrategas detrás de la desintegración yugoslava. También promovió la separación de Serbia y Montenegro, desde Kosovo promovió el conflicto entre las fuerzas serbias y albanesas. Tal experiencia fue útil para los planes imperiales en Bolivia, un país que vivía una crisis política donde regiones se encontraban enfrentadas al gobierno central por una conspiración secesionista de las élites terratenientes compuestas, entre otros, por empresarios croatas que crearon un movimiento federalista llamado "Camba Nation".

En la serie documental Invasión USA (2014), el ministro de la presidencia de Bolivia, Alfredo Rada, relató que Goldberg "conocía perfectamente lo que son las luchas interétnicas y los conflictos nacionales al interior de un mismo Estado".


Luego de que Evo Morales venciera el 10 de agosto de 2008 en un referendo revocatorio para sacarlo del poder con un 67% de los votos, el sector derrotado protestó en las calles contra la legitimidad del mandatario, a quien no aceptaban en el cargo. Se trataba de movimientos secesionistas de los departamentos Beni, Santa Cruz y Tarija.

El gobierno boliviano acusó a Goldberg de fomentar las protestas sociales tras reunirse con la oposición para que realizaran manifestaciones antigubernamentales; el fin era activar un golpe suave, como se pretende en la actualidad.

Los prefectos de la oposición, encabezados por Rubén Costas, de Santa Cruz, y animados por los votos logrados en la misma votación revocatoria, anunciaron su intención de implementar "estatutos" aprobados en votaciones de facto en los denominados "referendos autonómicos", realizados en mayo y junio de 2008. Mediante estos "estatutos" los prefectos de la oposición reclamaban un mandato para instalar sus propias policías y servicios de recaudación de impuestos.

Goldberg fue acusado de fomentar la disidencia y de conspirar contra el gobierno mientras se desempeñaba como embajador de Estados Unidos en Bolivia.

Por su parte, el gobierno estadounidense rechazó fervientemente las acusaciones pero no pudo evitar su expulsión del país andino el 10 de septiembre de 2008, cuando ya la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) había canalizado más de 4 millones de dólares para apoyar a los opositores de Morales.

Asimismo, como medida recíproca por parte del gobierno estadounidense, el entonces embajador boliviano Gustavo Guzmán, también fue expulsado.

Al tiempo que Goldberg era expulsado, grupos paramilitares vinculados a los prefectos departamentales de oposición, en alianza con comités cívicos, ejecutaron la masacre de unos 30 campesinos en El Porvenir, departamento de Pando, cerca de la frontera nororiental de Bolivia con Brasil.

Más adelante se reveló que, en noviembre de 2007, el Suboficial de Seguridad Regional de la embajada de Estados Unidos en Bolivia, Vincent Cooper, le dijo a voluntarios del Cuerpo de Paz y a un becario Fulbright que "espiaran" a los venezolanos y cubanos en el país, según un reportaje de ABC News.

CONSPIRADOR, INJERENCISTA E "HIJO DE PUTA" EN FILIPINAS

Goldberg tuvo un paso complicado por este país, fundamentalmente por las controversias con el presidente Rodrigo Duterte. Cuando aterrizó en Manila en 2013, durante la administración Obama, un gobierno que no se llevó muy bien con el mandatario filipino, ya Washington cuestionaba que en Filipinas no se respetaban los derechos humanos y señalaba que se producían ejecuciones extrajudiciales.

La evidencia más contundente del complot para expulsar a Duterte fue un comunicado filtrado de la Embajada de los Estados Unidos en Manila en el que Goldberg detallaba el perfil de la actual presidencia y la identidad de personalidades y organizaciones, incluidos partidos políticos, que proporcionarían la estrategia adecuada para asegurar el control del país.

Hasta mediados de 2016, Filipinas era uno de los pocos países que proporcionaba un punto de apoyo tanto contra China como para la "guerra contra el terror" en el Lejano Oriente. Antes del ascenso de Duterte, el país tuvo que soportar bombardeos terroristas con bajas reales por parte de grupos armados con motivaciones religiosas similares a los financiados en Siria o Libia.

Al asumir el poder ese año, Duterte inició una implacable campaña para librar al país de la criminalidad, desde el nivel más bajo de la sociedad filipina hasta el nivel más alto de la élite económica, incluida la propia Iglesia Católica, lo que le valió muchos enemigos.

Llegó a afirmar, en una alocución transmitida en la televisión de ese país y frente a sus militares, que Goldberg era un "hijo de puta" y que no lo soportaba, le acusaba de entrometerse en las elecciones que en ese momento se llevaban a cabo en el país a través de sus declaraciones ante los medios.

El Departamento de Estado señaló que los dichos del presidente de Filipinas eran "inapropiados e inaceptables". Luego de ese episodio, Goldberg terminó su misión en Manila y fue condecorado por el Congreso estadounidense.

SHOW SÓNICO EN CUBA

En 2018, ya con Donald Trump como presidente, Goldberg llegó a La Habana en febrero, luego de que el magnate presidente anunciara que revisaría y congelaría el acercamiento entre los dos países que había llevado a cabo Obama.

Estuvo poco menos de seis meses en la isla y fue uno de los denunciantes de los llamados "ataques sónicos" que personal de la oficina de intereses de Estados Unidos habría sufrido en Cuba en 2016, y que sirvieron de excusa para que la administración Trump tomara medidas unilaterales que afectan los nexos entre los dos países, en especial el cierre casi total de su Embajada y de los servicios consulares.

PRIORIDAD: PROMOVER UNA GUERRA CONTRA VENEZUELA

La versatilidad de Goldberg servirá para atizar el proceso de guerra que activa Estados Unidos contra Venezuela a través de Colombia, más ahora que activaron el TIAR, se espera tenga como principal objetivo aumentar la tensión en la frontera mediante falsos positivos, provocaciones o impulso hacia actores criminales. ¿Es la frontera colombo-venezolana nuevo objetivo a balcanizar? No tengan duda. Goldberg sabe de eso.

La versatilidad de Goldberg podría agilizar el empuje de una eventual agresión desde la OEA, con el TIAR ya activado, o a través de la OTAN ya que la figura de "socio global" de Colombia le permite solicitar a los socios permanentes determinados apoyo en caso de producirse una situación de conflicto bélico.

Tratando de cerrar el capítulo y retirarse ordenadamente del "Efecto Guaidó", la élite que actúa detrás de Washington y Bogotá intenta imponer el negocio de la guerra a través de uno de sus operadores más experimentados. Tiene un amplio repertorio en la injerencia y la conspiración contra gobiernos no alineados.






Publicado por La Cuna del Sol

lunes, 16 de septiembre de 2019

El sistema educativo de Guatemala, es el más atrasado de América Latina

Guatemala sigue dedicando el 2.5% del Producto Interno Bruto a educación, no obstante que el país registra uno de los mejores crecimientos macroeconómicos de la región, lo cual no es realmente una contradicción, sino una constatación de su sistema social injusto.


EL SISTEMA EDUCATIVO DE GUATEMALA,
ES EL MÁS ATRASADO DE AMÉRICA LATINA


Por Luciano Castro Barillas

La situación social y económica de Guatemala, además de su sistema político, es espeluznante. Está que da miedo. Guatemala sigue dedicando el 2.5% del Producto Interno Bruto a educación, no obstante que el país registra uno de los mejores crecimientos macroeconómicos de la región, lo cual no es realmente una contradicción, sino una constatación de su sistema social injusto.

El analfabetismo real ha subido y el analfabetismo funcional de igual manera. Los analfabetos funcionales son aquellos que sabiendo leer, sencillamente, no leen. Van ese rango el 98% de los maestros. Un educador no puede transferir valores educativos y culturales que no posee. No se puede dar lo que no se tiene. Así fueron formados o deformados sus abuelos, sus padres, ellos; y así transmiten su experiencia desastrosa a los niños y jóvenes fiados a su responsabilidad.

Dentro de ese conglomerado nacional de personas que no ven en un libro, en la lectura, una prioridad, el departamento de Jutiapa ocupa un lugar destacado. Es el departamento que ocupó el deshonroso ÚLTIMO LUGAR en capacidad lectora de los estudiantes. Aquí, en esta comunidad todavía marcadamente por la cultura agropecuaria, pues no es una ciudad en el estricto sentido de la palabra, sigue siendo de mucha mayor importancia y trascendencia ver un desfile de caballos o una exposición de ganado que un evento cultural. En Jutiapa solo existe una biblioteca, no hay una sala de teatro, no existe una sala de cine, no hay una pinacoteca no hay un museo, etc. Y la lista es larga.

Sus autoridades, sus maestros sobre todo, confunden, no tienen claro los conceptos de cultura y espectáculos. Creen que ambos son la misma cosa. No comprenden lo que es la cultura formativa y la cultura comercial (concursos de belleza, concursos de cantantes de música comercial, etc.). Existe una Casa de la Cultura que funciona realmente como comisión de espectáculos de la Municipalidad de Jutiapa y así es en casi los 320 municipios de todo el país. Por ello lo acontecido ayer en el desfile de independencia en el municipio de Santa Lucía Cotzumalguapa, del departamento de Escuintla, cuando unos alumnos portaban una manta vinílica con el rostro de la pintora mexicana Frida Kahlo movió a risa a nivel nacional. No por la pintora genial, sino porque los maestros confundieron el rostro de la pintora con la cara de la prócer Dolores Bedoya de Molina.

Pero las cosas no acabaron allí, en otro establecimiento, en la capital, otra manta vinílica causó un furor de hilaridad cuando el rostro de la actriz oaxaqueña Yalitza Aparicio nominada al Osca por su participación en la película “Roma” se confundió con el de la dirigente social Rigoberta Menchú. Y va más. El lema tan promocionado por el Ministerio de Educación desde hace algunos años y cotorreado por los Directores Educativos Departamentales sobre la excelencia educativa en su  currículo, resultó en otro chasco aparatoso,  pues otra manta hacía ver a los espectadores que, en efecto, la educación va mejorando, cuando proclamaban: “VAMOS POR LA EXELENCIA EDUCATIVA”. Eso dice todo. Es el no va más de la estupidez. Y la pérdida de la fe en el futuro de este país.






Publicado por La Cuna del Sol

domingo, 15 de septiembre de 2019

Todos somos rehenes del 9/11

Año tras año, el 9/11 es esencialmente una ceremonia ritual del “tienes derecho a aceptar solo la versión oficial”, aunque la evidencia generalizada sugiere que el gobierno de EE.UU sabía que el 9/11 sucedería y no hizo nada por evitarlo.


TODOS SOMOS REHENES DEL 9/11


Por Pepe Escobar

Pakistaníes levantan sus armas en la ciudad fronteriza de Bajour mientras gritan consignas antiestadounidenses antes de partir hacia Afganistán en octubre de 2001. Miles de personas de esta zona tribal se unen a los talibanes en su "guerra santa" contra Estados Unidos. Foto: AFP / Tariq Mahmood.

Después de años de informar sobre la Gran Guerra contra el Terrorismo, muchas preguntas relacionadas con los ataques en Estados Unidos siguen sin esclarecerse.

Afganistán fue bombardeado e invadido a causa del 9/11. Estuve allí desde el principio, incluso antes del 11 de septiembre. El 20 de agosto de 2001, entrevisté al comandante Ahmad Shah Massoud, el "León de Panjshir", quien me habló a cerca de una "alianza impía" de los talibanes, al-Qaeda y el ISI (inteligencia paquistaní).

De regreso en Peshawar, me enteré de que algo muy importante estaba por suceder: mi artículo fue publicado por Asia Times el 30 de agosto. El comandante Massoud fue asesinado el 9 de septiembre: recibí un breve correo electrónico de una fuente de Panjshir, que solamente decía: "le han disparado al comandante”. Dos días después, ocurrió el 9/11.

Y, sin embargo, el día anterior, nada menos que Osama bin Laden, en persona, estaba en un hospital paquistaní en Rawalpindi, recibiendo tratamiento, como informó la CBS. A las 11 am del 9/11 y sin  ninguna investigación, Bin Laden era proclamado el autor. No debería haber sido del todo difícil localizarlo en Pakistán y "llevarlo ante la justicia".

En diciembre de 2001, me encontraba en Tora Bora siguiéndole la pista a Bin Laden, bajo bombarderos B-52 y al lado de los muyahidines pashtunes. Posteriormente, en 2011, reexaminaría el día en que Bin Laden desapareció para siempre.

Un año después del 9/11, me encontraba de regreso Afganistán para una investigación a fondo sobre el asesinato de Massoud. Para entonces, era posible establecer una conexión saudita: la carta de presentación de los asesinos de Massoud, que se hicieron pasar por periodistas, fue facilitada por el comandante Sayyaf, un agente saudí.

Durante tres años mi vida giró en torno a la Guerra Global contra el Terrorismo; la mayor parte del tiempo viví literalmente viajando, en Afganistán, Pakistán, Irán, Irak, el Golfo Pérsico y Bruselas. Al comienzo de "Shock and Awe" en Iraq, en marzo de 2003, Asia Times publicó mi investigación detallada sobre como los neoconservadores fraguaron la guerra contra Iraq.

En 2004, en un recorrido por los Estados Unidos, examine de nuevo el viaje de los talibanes a Texas y cómo una de las principales prioridades, desde los años de Clinton hasta los neoconservadores, era lo que yo había bautizado como "Pipelineistan" -en este caso, cómo construir el gasoducto Turkmenistán-Afganistán-Pakistán-India (TAPI), sorteando a Irán y Rusia, y extendiendo el control estadounidense sobre Asia Central y Meridional.

Posteriormente, ahondé sobre aquellas preguntas complicadas que la Comisión del 9/11 nunca abordó, y cómo la campaña de reelección de Bush de 2004 estuvo totalmente condicionada y subordinada al 9/11.

Michael Ruppert, un delator de la CIA, que puede o no haberse suicidado en 2014, fue uno de los principales analistas del 9/11. Intercambiamos mucha información, y siempre enfatizamos los mismos puntos: Afganistán tenía que ver con heroína (existente) y oleoductos (inexistentes).

En 2011, el fallecido Bob Parry se encargaría de desacreditar muchas de las mentiras sobre Afganistán. Y en 2017, me encargué de pormenorizar sobre una de las principales razones por las que Estados Unidos nunca abandonará Afganistán: la línea de la ruta de la heroína.

Actualmente, el presidente Trump parece haber vislumbrado un posible acuerdo afgano -que los talibanes, que controlan dos tercios del país, están resueltos a rechazar, ya que permite la retirada de solo 5,000 de los 13,000 soldados estadounidenses. Además, el "Estado Profundo" estadounidense está absolutamente en contra de cualquier acuerdo, así como la India y el precario gobierno de Kabul.

Pero Pakistán y China están a favor, sobre todo porque Pekín planea incorporar a Kabul en el Corredor Económico China-Pakistán y que Afganistán sea admitido como miembro de la Organización de Cooperación de Shanghái, de esta manera conectando el Hindu Kush y el Paso Khyber al proceso de integración en curso de Eurasia. .

Suplicando por un nuevo Pearl Harbor

Dieciocho años después del hecho que cambió la reglas del juego, todos continuamos siendo rehenes del 9/11. Los neoconservadores estadounidenses, agrupados en el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano, habían estado rezando por un "Pearl Harbor" para reorientar la política exterior estadounidense desde 1997. Sus suplicas fueron respondidas más allá de lo que alguna vez se imaginaron.

Con anterioridad en The Grand Chessboard, también publicado en 1997, el ex asesor de seguridad nacional y cofundador de la Comisión Trilateral, Zbigniew Brzezinski, nominalmente no un neoconservador, había señalado que el público estadounidense "apoyó la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial en gran parte debido al efecto de la conmoción del ataque japonés a Pearl Harbor”.

Por lo tanto, añadió Brzezinski, Estados Unidos "puede que tenga más dificultades para lograr un consenso sobre temas de política exterior, excepto en el caso de una amenaza externa directa realmente significativa y ampliamente percibida".

Considerado como un ataque al suelo patrio, el 9/11 generó la Guerra Mundial contra el Terrorismo, lanzada a las 11 de la noche del mismo día, inicialmente bautizada como "The Long War" por el Pentágono, luego suavizada como Operaciones de Contingencia en Ultramar por la administración de Obama. Esto costó billones de dólares, mató a más de medio millón de personas y mutó en guerras ilegales contra siete naciones musulmanas, todas justificadas por "razones humanitarias" y supuestamente respaldadas por la "comunidad internacional".

Año tras año, el 9/11 es esencialmente una ceremonia ritual del “tienes derecho a aceptar solo la versión oficial”, aunque la evidencia generalizada sugiere que el gobierno de EE.UU sabía que el 9/11 sucedería y no hizo nada por evitarlo.

Tres días después del 9/11, el Frankfurter Allgemeine Zeitung informó que en junio de 2001, la inteligencia alemana advirtió a la CIA que terroristas del Medio Oriente "planeaban secuestrar aviones comerciales para usarlos como armas para atacar símbolos importantes de la cultura estadounidense e israelí".

En agosto de 2001, el presidente Putin ordenó a la inteligencia rusa que le dijera al gobierno de los Estados Unidos "de la manera más enérgica posible" sobre ataques inminentes en aeropuertos y edificios gubernamentales, reveló MSNBC en una entrevista con Putin que se transmitió el 15 de septiembre de ese año.

Ninguna agencia del gobierno de EE.UU ha publicado información alguna sobre quién utilizó el conocimiento previo del 9/11 en los mercados financieros. El Congreso de los Estados Unidos ni siquiera planteó el tema. En Alemania, el periodista de investigación financiera, Lars Schall, ha estado trabajando durante años en un estudio extenso que detalla en gran medida el uso de información privilegiada antes del 9/11.

Mientras NORAD duerme

Desacreditar la inmutable versión oficial del 9/11 sigue siendo el último tabú. Cientos de arquitectos e ingenieros involucrados en una refutación técnica meticulosa de todos los aspectos de la historia oficial del 9/11 son desestimados como "teóricos de la conspiración".

En contraposición, el escepticismo arraigado en la tradición griega y latina ha producido posiblemente el mejor documental del 9/11: Zero, una producción italiana. Como también lo es, probablemente el libro más estimulante sobre el 9/11: El mito del 11 de septiembre, de Roberto Quaglia, que ofrece una historia delicadamente matizada del 9/11 como un mito estructurado como una película. El libro se convirtió en un gran éxito en Europa del Este.

Interrogantes cruciales sugieren que es bastante creíble la existencia de sospechosos a ser investigados con respecto al 9/11, más que los 19 árabes con navajas multiusos. Hace diez años, en Asia Times, formulé 50 preguntas, algunas de ellas muy detalladas, sobre el 9/11. Después de las peticiones y sugerencias de los lectores, agregué 20 más. Ninguna de estas preguntas fueron abordadas de manera convincente, mucho menos respondidas, por la versión oficial.

A la opinión pública mundial se le ha hecho creer que en la mañana del 9/11 cuatro aviones, presumiblemente secuestrados por 19 árabes con navajas multiusos, viajaron sin ser molestados, durante dos horas, a través del espacio aéreo más controlado del planeta, supervisado por la maquinaria militar más devastadora de la historia.

El vuelo 11 de American Airlines se desvió de su trayectoria a las 8:13 a.m. y se estrelló contra la primera torre del World Trade Center a las 8:57 a.m. Solo hasta las 8.46 a.m., el NORAD, el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte, ordenó que dos interceptores F-15 despegaran de la base militar Otis.

Por una extraña coincidencia, en la mañana del 9/11 el Pentágono realizaba un simulacro de guerra, por lo que los radares de los controladores aéreos pueden que hayan registrado solo "señales fantasma" de aviones inexistentes simulando un ataque aéreo. Bueno, fue mucho más complicado que eso, como lo demostraron pilotos profesionales.

“Angel era el siguiente”

A la opinión pública mundial también se le ha hecho creer que un Boeing 757, con una envergadura de 38 metros, logró penetrar en el Pentágono a través de un agujero de seis metros de ancho y a la altura del primer piso. Un Boeing 757 con el tren de aterrizaje tiene 13 metros de altura. Los aviones de pasajeros  electrónicamente rehúsan chocar, por lo que es toda una hazaña lograr que un avión vuele entre cinco a 10 metros por encima del suelo, con el tren de aterrizaje desplegado, a una velocidad de 800 kilómetros por hora.

De acuerdo al relato oficial, el Boeing 757 literalmente se pulverizó. Sin embargo, incluso después de la pulverización, logró perforar seis paredes de tres anillos del Pentágono, dejando un agujero de dos metros de ancho en la última pared pero dañando levemente el segundo y el tercer anillo. La versión oficial es que el agujero fue causado por la nariz del avión –todavía bastante difícil incluso después de la pulverización. Sin embargo, el resto del avión -una masa de 100 toneladas viajando a 800 kilómetros por hora- se detuvo milagrosamente en el primer anillo.

Todo eso sucedió bajo el mando de un tal Hani Hanjour, quien tres semanas antes había sido juzgado por sus instructores de vuelo como incapaz de pilotear un Cessna. Hanjour, sin embargo, logró ejecutar un descenso en espiral ultrarrápido a 270 grados, nivelándose a un máximo de 10 metros sobre el suelo, calibrando minuciosamente la trayectoria y manteniendo una velocidad de crucero de aproximadamente 800 kilómetros por hora.

A las 9.37 a.m., Hanjour impactó precisamente la oficina de analistas de presupuesto del Pentágono, donde todos estaban ocupados trabajando en la misteriosa desaparición de no menos de $ 2.3 billones que el secretario de Defensa Donald "Known Unknows" Rumsfeld, en conferencia de prensa el día anterior, dijo que no podía ser rastreado. Así que no solo los Boeings se pulverizaron dentro del Pentágono.

A la opinión pública mundial también se le ha hecho creer que el 9/11 la física newtoniana fue suspendida como un bono especial para el WTC 1 y WTC 2 (sin mencionar el WTC 7, que ni siquiera fue impactado por avión alguno). La torre del WTC (de 411 metros de altura) que se desplomó más lentamente tardó 10 segundos en caer, desde el punto de inmovilidad. Lo que quiere decir que cayó a una velocidad de 148 kilómetros por hora. Teniendo en cuenta el tiempo de aceleración inicial, fue una caída libre, sin que el corazón de la estructura de la torre, compuesto por 47 enormes vigas verticales de acero sirviera de obstáculo.

A la opinión pública mundial también se le ha hecho creer que el vuelo 93 de United Airlines de 150 toneladas de peso, con 45 personas a bordo, 200 asientos, equipaje, una envergadura de 38 metros, se estrelló en un campo en Pennsylvania y también literalmente se pulverizó, desapareciendo completamente dentro de un agujero de seis metros por tres metros de ancho y solo dos metros de profundidad.

Repentinamente, Air Force One, era "el único avión en el cielo". El coronel Mark Tillman, que estaba a bordo, recordó: "Recibimos este informe de que hay una llamada que dice que ‘Angel’ era el siguiente. Nadie sabe realmente de dónde vino el comentario: fue mal traducido o embrollado en la Casa Blanca, la Sala de Crisis, los operadores de radio. ‘Ángel’ era nuestro nombre en clave. El hecho que supieran sobre "Ángel", en verdad, tenías que ser parte del círculo íntimo".

Esto significa que 19 árabes con navajas multiusos, y sobre todo quienes estaban a cargo de ellos, seguramente deben haber sido parte "del círculo íntimo". Desde luego, esto nunca fue investigado a fondo.

Ya en 1997, Brzezinski había advertido, "es imperativo que ningún rival eurasiático emerja capaz de dominar Eurasia y, por lo tanto, también desafiar a Estados Unidos".

Al final, para la gran frustración de los neoconservadores estadounidenses, toda la vocinglería del 9/11 y de la Guerra Global contra el Terrorismo/Operaciones de Contingencia en Ultramar, en menos de dos décadas, terminaron transformándose no solo en un adversario sino en una asociación estratégica entre Rusia y China. Este es el verdadero "enemigo", no Al Qaeda, un débil producto de la imaginación de la CIA, rehabilitado y suavizado como "rebeldes moderados" en Siria.






Publicado por La Cuna del Sol

miércoles, 11 de septiembre de 2019

Por favor, no maten a César Montes

César ha sido todo un valiente y todo un hombre consecuente. César no es rico, pero actualmente ya es un anciano octogenario no muy bien de sus facultades mentales. Vive de sus glorias pasadas, de sus nunca desmentidos heroísmos. Pero corre un peligro mortal ante los otros loquitos: los militares chochos contrainsurgentes de Guatemala que padecen de locura criminal y que de veras quieren matarlo.


POR FAVOR, NO MATEN
A CÉSAR MONTES


Por Luciano Castro Barillas

Tuve la oportunidad de conocerlo en Managua, en 1989, cuando trabajaba en una oficinita del Ministerio de Relaciones Exteriores. Era una oficina con poco movimiento, desprolija, por lo que no sé si realmente trabaja allí o fingía trabajar. La naturaleza lo había dotado de una complexión bastante frágil y estatura pequeña, quizá de 1.50 metros. No acertaba yo a comprender como un hombre tan pequeño tuviera tanto coraje, valentía y trayectoria, cuya mención durante el movimiento revolucionario de la Sierra de las Minas en la década de los años 60 le hiciera tan temible e innombrable. Me imaginé inmediatamente que así pudo ser Augusto César Sandino, el General de Hombres Libres.

César si se hubiera dedicado al boxeo le debieron haber clasificado en el peso mosca. Su bravura no iba en proporción a su tamaño. Parecía un perro chihuahua con el empuje de un pitbull. Pero César sufrió mucho con su pequeña estatura, aunque daba la impresión que no, porque se sobreponía y solía hablar con gran seriedad, caminar a grandes zancadas insolentes con sus piernas cortas y cargando siempre un pistolón con  poco disimulo, que un poco vencido por la gravedad, casi lo arrastraba o lo llevaba por un lado. Con un rictus severo en sus labios y con una voz potente, como Gallito de Lata, cimbraba el ambiente con la fuerza de sus convicciones. Con su actitud de perdonavidas, con sus relatos de combates -ciertos o imaginados- donde resultaba victorioso y tal vez con razón, porque nadie había podido matarlo, pese a tantos enemigos. Siempre resultó muy seductor escuchar a aquella especie de Comandante Guerrillero de Bolsillo.

No pudo triunfar, ciertamente, la guerrilla que él comandó, pero tampoco a él lo mataron. Fundó el Ejército Guerrillero de los Pobres, EGP, junto con otros revolucionarios como Camilo Sánchez y Rolando Morán, quien se encargó de promover a los cuatro vientos después de su expulsión de la Dirección Nacional que César Montes era un pervertido, que se cogía a las compañeras aprovechándose de su jerarquía militar y en fin, dijeron tanto denuestos de él, todos los ahora muertos; que lo hicieron ver como un sujeto antirrevolucionario con serias desviaciones sexuales. La verdad era otra. En el frente de la montaña, Rolando Morán, le había birlado a su esposa y temiendo una venganza del agraviado tuvo que salir expulsado del monte, llevar consigo la carga del desprestigio y ser anatemizado por toda la militancia revolucionaria, no solo del EGP, sino de todo el movimiento revolucionario.

Se tuvo que ir a El Salvador y se incorporó a la guerra en el Frente de Guazapa que fue extraordinariamente comandado por él, gracias a su genio militar: la fuerza armada jamás pudo tomar ese reducto del FMLN, cercano a San Salvador, porque el Cerro de Guazapa fue transformado en un auténtico queso brugge con socavones estilo vietnamita por todos lados. César ha sido todo un valiente y todo un hombre consecuente. Nunca dio el piojito al enemigo como lo hace ahora Timoshenko en Colombia. César no es rico, pero actualmente ya es un anciano octogenario no muy bien de sus facultades mentales. Vive de sus glorias pasadas, de sus nunca desmentidos heroísmos. Ahora, en este momento está feliz en su locura senil inocua, con todos los reflectores sobre él, porque cierto es también su inequívoco culto a la personalidad. Pero corre un peligro mortal ante los otros loquitos: los militares chochos contrainsurgentes que padecen de locura criminal y que de veras quieren matarlo.

Dejen que a César se lo coman los mosquitos o lo hagan salir huyendo. No podrá sobrevivir por su edad, pues no encontrará quienes indefinidamente lo apoyen. Se quedará sin agua y como un viejo pez, ya con pocas escamas, tendrá que salir a flote. César ya no es un peligro para nadie. Ayúdenlo llevándolo a un hospital donde muera de viejo, creyéndose Napoleón, porque de ese complejo padece. Ya basta de ofenderlo por su tamaño. Sufrió de niño, de adolescente, de hombre y como amante. Todas las mujeres que lo lastimaron, sí reconocieron algo: que la tenía pequeñita, pero cada huevo, eso sí, era de oro.






Publicado por La Cuna del Sol

martes, 10 de septiembre de 2019

Brexit, Unión Europea y democracia

La política de Boris Johnson se sitúa, para Thierry Meyssan, en perfecta continuidad ‎con la historia británica. Si en vez de utilizar como referencia las declaraciones ‎de campaña del primer ministro británico analizamos más bien sus escritos, veremos ‎que la política de Boris Johnson está determinada, más que por un deseo de ‎independencia económica, sobre todo por el temor ante la instauración de un Estado ‎supranacional continental.‎


BREXIT, UNIÓN EUROPEA Y DEMOCRACIA


Por Thierry Meyssan

En el momento de la disolución de la URSS, Francia y Alemania trataron de preservar sus lugares ‎en el mundo resolviendo el problema de su estatura ante el gigante estadounidense. Decidieron ‎entonces reunificar las dos Alemanias y fundirse juntas [Francia y la nueva gran Alemania] en un ‎Estado supranacional: la Unión Europea. Con la experiencia que ya tenían de cooperación entre los ‎Estados, creyeron que sería posible construir ese gran Estado supranacional a pesar del dictado ‎del entonces secretario de Estado James Barker, que imponía una ampliación forzosa de la UE hacia ‎el este. ‎

Durante los debates sobre el Tratado de Maastricht, los gaullistas franceses opusieron el ‎‎«supranacionalismo europeo» al «soberanismo». Para ellos, el marco nacional era la ‎democracia y la escala europea significaba burocracia. Para vencer la resistencia de los gaullistas, ‎el presidente francés Francois Mitterrand y el canciller alemán Helmut Kohl comenzaron por crear ‎la confusión entre el soberanismo democrático (sólo el pueblo es soberano) y el soberanismo ‎nacionalista (la nación es el único marco conocido para ejercer un poder democrático). Luego ‎asimilaron toda forma de «soberanismo» al «chauvinismo» (el hecho de considerar que sólo ‎lo nacional es bueno y de despreciar todo lo que venga del extranjero). ‎

Se adoptó el Tratado de Maastricht y ese documento transformó un sistema de cooperación ‎entre Estados en un Estado supranacional (la Unión Europea), a pesar de que ni siquiera existía ‎algo que pudiese llamarse «nación europea». ‎

Se reescribió la Historia, tanto para hacer creer que el nacionalismo es la guerra como para borrar ‎las huellas de las políticas chauvinistas antirrusas. Francia y Alemania crearon un canal de ‎televisión binacional llamado Arte, cuyos programas debían presentar el nazismo y el sovietismo ‎como dos regímenes totalitarios resultantes de un mismo nacionalismo. Se creó ‎deliberadamente la confusión entre el nacionalismo alemán y el racialismo nazi –a pesar de que el ‎racialismo nazi es incompatible con la idea nacional germánica, que no se basa en la raza sino en ‎la lengua. Y se borraron también las huellas de los esfuerzos que hizo la URSS por sellar una ‎alianza antinazi. Se modificó asi el significado del Pacto de Munich y del Acuerdo Molotov-‎Ribbentrop [1].‎

Treinta años más tarde, las instituciones “europeas” concebidas entre 6 países y desarrolladas ‎entre 12 están resultando imposibles de sostener a la escala de 28 países, cosa que ‎Estados Unidos ya había anticipado. La Unión Europea se ha convertido en un gigante ‎económico… pero sigue sin existir la “nación europea” y los Estados miembros de la UE han ‎perdido su soberanía nacional pero siguen sin tener una ambición política común. ‎

Para tener una idea del error cometido pregunte usted a un soldado del embrión de “ejército ‎europeo” si está dispuesto a «morir por Bruselas» y vea su cara de asombro. Los soldados ‎están dispuestos a dar la vida por su país… pero no por la Unión Europea. ‎

El mito que afirma que «la Unión Europea es la paz» aportó a la UE el premio Nobel de la Paz ‎en 2012, pero:

- Gibraltar sigue siendo una colonia británica en suelo español [2];‎

- Irlanda del Norte es también una colonia británica en suelo irlandés;

- y, sobre todo, el norte de Chipre sigue bajo la ocupación militar del ejército turco ‎ [3].‎

Francia y Alemania creyeron que, con el paso del tiempo, las particularidades británicas ‎determinadas por la historia se disolverían en el Estado supranacional. Olvidaron que el ‎Reino Unido no es una República igualitaria sino una monarquía parlamentaria clasista. ‎

Debido a los restos de su imperio colonial en Europa occidental, el Reino Unido nunca pudo ‎integrar el proyecto franco-alemán de Estado supranacional. Rechazó además varios elementos ‎importantes del Tratado de Maastricht, como su moneda supranacional, el euro. La lógica ‎interna del Reino Unido empujaba irresistiblemente ese país a fortalecer su alianza con ‎Estados Unidos, cuya cultura comparten parte de sus élites. Es por eso que la administracion ‎Bush se planteó, en el año 2000, la inclusión del Reino Unido en el Tratado de Libre Comercio del ‎América del Norte (TLCAN) y la posibilidad de organizar su salida de la Unión Europea [4].‎

El hecho es que el parlamento británico nunca optó por uno de los dos lados del Atlántico. Hubo ‎que esperar al referéndum de 2016 para que el pueblo británico escogiera, optando por el Brexit. ‎Pero la eventual salida británica de la Unión Europea volvió a abrir una herida que se había ‎olvidado. La creación de una frontera aduanal entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte ‎pone en peligro el acuerdo de paz, conocido como ‎«Acuerdo del Viernes Santo»‎, entre la ‎República de Irlanda y el Reino Unido, acuerdo que no fue concebido para resolver un problema ‎sino sólo para congelarlo.‎

El sistema político británico se basa en la bipolaridad. Esto se ve físicamente en el salón donde ‎se reúne la Cámara de los Comunes, donde los diputados no se sientan en un hemiciclo sino ‎frente a frente. El hecho es que el Brexit plantea simultáneamente dos cuestiones ‎existenciales: ser o no ser miembro de la Unión Europea y mantener o no la colonización de Irlanda ‎del Norte. Durante los 3 últimos años, todos hemos podido comprobar que la Cámara ha sido ‎incapaz de llegar a una decisión de la mayoría sobre alguna de las 4 opciones posibles. Esta ‎situación ha afectado gravemente la economía británica. Según un informe confidencial de ‎‎Coalition, las comisiones bancarias se ganan cada vez menos en la City londinense y cada vez ‎más en Wall Street. ‎

El sistema político británico es pragmático. Nunca fue pensado como sistema político y nunca ha ‎llegado a tener reglas escritas [5]. Es resultado de miles de años de enfrentamientos y de correlaciones de fuerza. ‎Según el estado actual de la tradicional constitucional, el monarca sólo hace uso del poder si está ‎en juego la supervivencia de la nación [6]. Es por eso que la reina decidió ‎suspender (eufemísticamente «prorrogar») el parlamento para dar a su primer ministro la ‎posibilidad de desbloquear la situación. Normalmente, la reina sólo puede suspender ‎el parlamento por razones técnicas (como una elección, por ejemplo) pero no para poner la ‎democracia entre paréntesis. ‎

Resulta extremadamente interesante observar la emotiva reacción que la decisión de la reina ‎provocó en el Reino Unido. Todos los que se opusieron al Brexit se dan cuenta ahora de que ‎han pasado 3 años en discusiones estériles y que han alcanzado los límites de la democracia. ‎Algunos, incluso en la Europa continental, descubren con asombro que la democracia implica la ‎igualdad entre todos los ciudadanos y que, por consiguiente, es incompatible con un sistema que ‎sigue siendo una monarquía clasista. ‎

El error de apreciación sobre el cual se asienta todo esto nos remite además a la creación de las ‎instituciones europeas basadas en el modelo concebido precisamente por Winston Churchill. ‎Para Churchill no se trataba de unir democracias ni de crear un Estado supranacional ‎democrático sino de evitar el surgimiento de una potencia hegemónica en el continente europeo. ‎O sea, impedir que Alemania lograra levantarse nuevamente y, al mismo tiempo, poner a Europa ‎en condiciones de enfrentarse a la Unión Soviética [7]. Al contrario de lo que proclaman los eslóganes que tan hábilmente utilizó, ‎el objetivo de Churchill no era oponerse al modelo comunista sino continuar la política que ya ‎había aplicado durante la Segunda Guerra Mundial: debilitar a las dos principales potencias ‎continentales –Alemania y la URSS– a las que dejó luchar solas una contra otra desde junio ‎de 1941 hasta septiembre de 1943, sin implicar en la lucha ni un solo ejército británico. ‎

Así que no es sorprendente que el presidente francés Francois Mitterrand, quien había participado ‎con Winston Churchill en el Congreso Fundador realizado en La Haya en 1948, nunca se ‎preocupara por el déficit de democracia del Estado supranacional que él mismo concibió con el ‎canciller alemán Helmut Kohl a raíz de la disolución de la URSS.
 ‎

Boris Johnson es un típico producto del Eton College, aunque parte de ‎su educación se desarrolló en Estados Unidos –renunció a la ciudadanía estadounidense ‎en 1996 para tratar de entrar a la Cámara de los Comunes. Es un discípulo de dos grandes ‎personalidades del Imperio británico. Primeramente, de Benjamin Disraeli, el primer ministro de la ‎reina Victoria. Johnson hereda de Disraeli su concepción del llamado Conservatism One Nation, ‎según la cual la riqueza confiere a quien la posee una responsabilidad social –la élite (upper ‎class) tiene la obligación de dar trabajo a las clases pobres para que cada cual se mantenga en ‎su lugar. La otra personalidad es Winston Churchill, sobre quien incluso escribió un libro [8]. ‎

Theresa May se planteó sucesivamente 3 modos diferentes de compensar la salida de la Unión ‎Europea: convertir el Reino Unido en el agente cambiario del yuan chino en Occidente, fortalecer ‎la «relación especial» con Washington [9] y redinamizar ‎el Commonwealth (Global Britain). ‎

Boris Johnson se sitúa en la continuidad de esos modelos aunque focalizándose en la «relación ‎especial» con Estados Unidos y echándose en brazos del presidente Trump en el G7, aunque ‎no comparte los puntos de vistas del estadounidense, ni en economía, ni en política internacional. ‎También es lógico que haya mentido descaradamente contra Rusia en el momento del caso ‎Skripal [10] y que no sólo quiera sacar al Reino Unido de la Unión ‎Europea, sin importar el precio a pagar por ello, sino también, y sobre todo, sabotear la ‎aventura supranacional continental. ‎

Si Boris Johnson logra mantenerse como primer ministro, la política internacional de la ‎‎«pérfida Albión» consistirá en servir de consejera a Washington y en provocar conflictos entre la ‎Unión Europea y Rusia.

[1] «Petite leçon d’histoire à Justin Trudeau», por Michael Jabara ‎Carley, Strategic Culture Foundation (Rusia) y Réseau Voltaire, 7 de septiembre de 2019 (Este ‎artículo está actualmente en proceso de traducción al español).

[2] «La Unión Europea ve ahora Gibraltar ‎como una “colonia” del Reino Unido», Red Voltaire, 3 de febrero ‎de 2019.

[3] «Cerca de 200 000 chipriotas no podrán ‎votar en las elecciones europeas», Red Voltaire, 16 de mayo de 2019.

[4] The ‎Impact on the U.S. Economy of Including the United Kingdom in a Free Trade Arrangement With ‎the United States, Canada, and Mexico, United States International Trade Commission, 2000.

[5] El Reino Unido no tiene una Constitución escrita. Nota de la ‎‎Red Voltaire.

[6] «La reina Isabel II suspende el ‎Parlamento británico», Red Voltaire, 29 de agosto de 2019.

[7] «Discours de Fulton sur le “rideau de fer”» y «Discours de Winston Churchill sur les États-Unis d’Europe», por Winston Churchill, Réseau Voltaire, 5 de marzo y 19 de septiembre ‎de 1946.

[8] The ‎Churchill Factor: How One Man Made History, Boris Johnson, Riverhead Books (2014).

[9] “Theresa May addresses US Republican leaders”, por Theresa May, Voltaire Network, 27 de enero de 2017.

[10] «Los expertos militares británicos contradicen a Theresa May», ‎‎Red Voltaire, 3 de abril de 2018; «Caso Skripal, ¿la mentira que colma la copa?», por Michael Jabara Carley, Strategic Culture Foundation (Rusia), ‎‎Red Voltaire, 28 de abril de 2018.






Publicado por La Cuna del Sol

domingo, 8 de septiembre de 2019

Porque odiamos al comunismo y los comunistas

Los comunistas son despiadados, manipuladores, no sienten ni padecen. Ser anticomunista no requiere pensar, sólo practicar lo aprendido machaconamente durante años.


PORQUE ODIAMOS AL COMUNISMO Y LOS COMUNISTAS


Popr Marcos Roitman Rosenmann

Nuestro mundo gira en torno a los valores culturales del capitalismo. Nada es neutral ni equidistante. Se nos inculca la competitividad, tener éxito y acumular riquezas, no importa la manera de lograrlo. La propiedad privada cala hasta los huesos. Deseamos ser Rico McPato, el personaje de Walt Disney nadando en un mar de oro, monedas y brillantes. ¿Ficción? Nuestro mundo es caricatura del cómic. Nos moldean individualistas, avaros, calculadores, mentirosos. Es adoctrinamiento y socialización cultural. Despreciamos al pobre, lo degradamos, lo deshumanizamos. Tienen lo que se merecen. La pobreza siempre ha existido, se afirma. Luchar contra ella es ir contra natura. Por eso reivindicar la democracia es un asunto de pobres. Mejor ser socios de ONG y apoyar causas humanitarias, ser solidarios, practicar la piedad. Las avenidas, edificios, toman el nombre de mecenas, filántropos y héroes. Prohombres que donan millones de dólares para investigaciones científicas, otorgan becas, financian maquinaria para diagnósticos médicos y sus obras de arte se exhiben en museos. La lista es interminable, pero logran su objetivo: el reconocimiento de las mayorías sociales. No nos preguntamos sobre el origen de sus fortunas. Lo remitimos a la suerte. Son personas visionarias, han comenzado de cero y aprovechado sus oportunidades. Todos podemos ser Rockefeller, Amancio Ortega, Slim o Bill Gates. Es cuestión de ser emprendedores, luego vendrá el éxito. ¿Alguien menciona las relaciones sociales de explotación? La respuesta es simple, la explotación no existe. Dicha afirmación se graba a fuego en nuestras mentes. Con trabajar duro, ahorrar y estar en el sitio adecuado en el momento oportuno es suficiente. Cómo no desear coches de lujo, yates, un avión privado, servicio doméstico, casas principescas, en fin, todo lo que ofrece el mundo de las mercancías. Sean cosas o personas. Vivir a cuerpo de rey es lícito, rechazarlo es hipocresía. Tener y no exponerlo es de tontos, hay que ostentar. Pasar a la historia con el nombre escrito en oro no menos que construir un panteón donde nuestros huesos sean venerados y visitados en procesión es comprar la eternidad.

Pensamos que la pobreza y el fracaso es una inadecuación al mercado. Incluso la sociología y la biología se han unido en un matrimonio de conveniencia para crear la sociobiología. Genes egoístas capaces de someter a sus alelos altruistas en un mundo donde el más listo se lleva el gato al agua. Está en los genes y no hay posibilidad de alterar el ADN. El mundo al revés. Se impone la visión hobbesiana predadora, donde el hombre es un lobo para el otro hombre. Pero las manadas de lobos, como especie social cooperan, no se explotan, mantienen una división social del trabajo, de lo contrario se extinguirían. No hay especie social competitiva inter pares. Es la mayor mentira atribuida a Darwin.

Nada está exento de significado político. Arte, literatura, cine, lenguaje, moda, estética, sexo, familia, el hambre, los gustos, las emociones, las maneras de amar y odiar. Pero es la producción del miedo la base para fomentar el anticomunismo. Desde que nacemos se inculca y adoctrina para reconocer al enemigo: el comunismo, que se presenta con diferentes caretas. Demócratas, socialistas, marxistas, en definitiva comunistas. Se cuelan en la escuela, el trabajo, incluso se presentan como amigos. Pero tienen un objetivo: convertirnos en autómatas, quitarnos nuestras propiedades y esclavizarnos. Ideología disolvente de la familia, la propiedad privada y la moral católica. Para los comunistas somos un número, de allí su identificación con el nazismo y la solución final. Todos los miedos se engloban en el comunismo.

Ser anticomunista no es problema, es lo propio de un sistema educativo para aborrecerlo. En los medios de comunicación social, en la literatura, el cine, los dibujos animados podemos preguntarnos: ¿Quiénes salvan la civilización? ¿Qué espías tienen licencia para matar? La raíz del mal, el comunismo camuflado en los deseos de justicia social, igualdad y dignidad. Incluso los extraterrestres, cuando atacan la tierra siempre eligen la Casa Blanca y Estados Unidos como objetivo. El resto del planeta no existe, Su GPS está conectado a Google Maps.

Los comunistas son despiadados, manipuladores, no sienten ni padecen. Ser anticomunista no requiere pensar, sólo practicar lo aprendido machaconamente durante años. Por el contrario, ser demócrata, comunista, socialista o marxista requiere pensar, nadar contracorriente. Es un acto de conciencia y reflexión crítica. Justamente lo que esta sociedad persigue y criminaliza. Vivir en la ignorancia es conseguir el nirvana. Sea positivo. Mañana será millonario. No cuestione el orden natural de las cosas. La tierra es plana y el capitalismo justo y equitativo. No se deje seducir por falsos ídolos. Trump, Bolsonaro, Macri, Piñera, Pinochet, Thatcher, Videla y Somoza, entre otros, son buena gente, tienen en común ser anticomunistas. ¡Entregue su alma y si le piden el voto, también!





Publicado por La Cuna del Sol