viernes, 19 de abril de 2019

Bamiyan, Babilonia, Palmira, Notre-Dame

Decenas de iglesias católicas y ortodoxas en Siria fueron incendiadas por la misma secta intolerante que pretendía seguir al Islam patrocinada y armada, entre otros, por los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Occidente no le prestó atención alguna.


BAMIYAN, BABILONIA,  PALMIRA, NOTRE-DAME


Por Pepe Escobar

Los Budas de Bamiyan fueron destruidos por una secta intolerante que pretendía seguir el Islam. El budismo en toda Asia sufrió. Occidente escasamente prestó atención.

Los restos de las ruinas de Babilonia, y el museo adjunto, fueron ocupados, saqueados y destrozados por los marines de los EE.UU durante la operación Shock and Awe en 2003. Occidente no prestó atención.

Grandes extensiones de Palmira, un legendario oasis de la Ruta de la Seda, fueron destruidas por otra secta intolerante que pretendía seguir el Islam con bandas de la "inteligencia" occidental cubriéndoles la espalda. Occidente no prestó atención.

Decenas de iglesias católicas y ortodoxas en Siria fueron incendiadas por la misma secta intolerante que pretendía seguir al Islam patrocinada y armada, entre otros, por los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Occidente no le prestó atención alguna.

Notre-Dame, que en muchos sentidos puede interpretarse como la Matriz de Occidente, es parcialmente consumida por un fuego teóricamente de origen desconocido.

Especialmente el techo; cientos de vigas de roble, algunas que datan del siglo XIII. Metafóricamente, esto podría interpretarse como la quema del techo sobre el colectivo de las cabezas de Occidente.

¿Mal karma? ¿Finalmente?

Ahora volvamos a lo esencial.

Notre-Dame pertenece al Estado francés, que había prestado poca o ninguna atención a una joya gótica que ha abarcado ocho siglos.

Fragmentos de arcadas, quimeras, relieves, gárgolas siempre caían al suelo y eran guardados en un depósito improvisado en la parte posterior de la catedral.

A duras penas el año pasado, Notre-Dame recibió un cheque por 2 millones de euros para restaurar la aguja, que se quemó totalmente ayer.

Según el máximo experto mundial en Notre-Dame, que resulta ser un estadounidense, Andrew Tallon, restaurar toda la catedral habría costado 150 millones de euros.

Para ser exactos, recientemente los custodios de la catedral y el Estado francés estaban en guerra.

El Estado francés estaba obteniendo al menos 4 millones de euros al año, cobrando a los turistas por ingresar a las Torres Gemelas (Campanario) pero pagando solo 2 millones de euros por el mantenimiento de Notre-Dame.

El rector de Notre-Dame se negaba a cobrar por un boleto para ingresar a la catedral, como sucede, por ejemplo, en el Domo de Milán.

Notre-Dame básicamente sobrevive con donaciones, que pagan los salarios de solo 70 empleados que necesitan no solo supervisar a las masas de turistas sino también organizar ocho misas por día.

La propuesta del Estado francés para minimizar la difícil situación, organizar una lotería benéfica. Es decir, privatizar lo que es un compromiso y obligación estatal.

De modo que sí: Sarkozy y Macron, sus administraciones completas, son directa e indirectamente responsables del incendio.

Ahora viene la Notre-Dame de los multimillonarios.

Pinault (Gucci, St. Laurent) prometió 100 millones de euros de su fortuna personal para la restauración. Arnault (Louis Vuitton Moet Hennessy) lo duplicó, prometiendo 200 millones de euros.

Entonces, ¿por qué no privatizar está muy magnifica pieza de bienes raíces, al estilo del capitalismo del desastre? Bienvenidos al condominio de lujo Notre-Dame, al hotel y al centro comercial adjunto.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

miércoles, 17 de abril de 2019

Mario Estrada, otro pillo presidencial guatemalteco que se derrumba

El arresto del candidato presidencial, Mario Estrada, por parte de la DEA nos demuestra que el sistema político guatemalteco está profundamente podrido y que los candidatos presidenciales son de poco fiar. Son pillos ambiciosos, enloquecidos por el amor al dinero y lo que menos les importa es la Patria Guatemala y la sociedad, tan necesitada de redención.


MARIO ESTRADA, OTRO PILLO PRESIDENCIAL
GUATEMALTECO QUE SE DERRUMBA


Por Luciano Castro Barillas

El embajador de los Estados Unidos, señor James Derham, dijo algo aparatoso respecto a este oscuro personaje de la política guatemalteca hace algunos años: “Su partido y él, no son de derecha, ni son de izquierda; su ideología es el narcotráfico”. Hoy 17 de abril de 2018 fue apresado por la DEA en los Estados Unidos junto a su compinche, Juan Pablo González Mayorga, asiduo acompañante de Sandra Torres en las elecciones del 2003, cuyo nombre coincide, aparentemente, como ex integrante del partido Compromiso, Renovación y Orden, CREO.

El señor Estrada es el cacique de Jalapa desde hace varios años. Su nunca desmentida dadivosidad no tiene límites y por ello el estadio de la ciudad de Jalapa lleva su nombre, jaripeos, escuelas e instalaciones diversas. Este personaje tiene orígenes bastante humildes y en su juventud junto a su padre se dedicaron a la agricultura y a la ganadería de subsistencia y era muy bueno para tomar leche. Antes de ir a la escuela, solo él, era capaz de tomarse dos litros de a tesón.

Era inteligente y proviniendo del área rural del municipio de Monjas, se graduó a los 30 años de ingeniero civil. Pero algo malo se le cruzó en su camino: conoció a Alfonso Portillo. Este, con más ascendiente social, deslumbró su mentalidad campesina, pese a ya ser profesional, y aprendió presto del Pollo Ronco todas las mañas habidas y por haber. Fue Alfonso Portillo su “pozo de sabiduría política” y cuando llegó al poder creó una secretaria especial al estilo mexicano, la extinta Sedesol, o sea la Secretaria de Desarrollo Social, cuyo funcionamiento conocía Alfonso Portillo durante sus años de estudiante en Chilpancingo, Guerrero, México.

El joven ingeniero Estrada dejó sin ningún centavo en 7 meses a la instancia creada para ayudar a sus “hermanos pobres” y en la auditoría practicada a esa institución cuando se canceló, hacían falta nada menos que 300 millones de quetzales. Hoy, como a Alfonso Portillo, le llegó el fin de sus fechorías. Agentes encubiertos de la DEA les tendieron una trampa. Les grabaron y fotografiaron cuando acordaban negociar un aporte dinerario del Cartel de Sinaloa para financiar su campaña electoral, con la promesa de que de ganar, tendrían vía libre en el territorio nacional para el trasiego de droga.

Además pedía un favorcito adicional: quería darle chicharrón a dos candidatos presidenciales que le aventajaban en las encuestas de preferencia electoral. Los difuntos tendrían que ser, hipotéticamente, cinco, ignorándose de esos cinco, a quien le caería la chibolita: Sandra Torres, Zury Ríos, Telma Aldana, Alejandro Giammattei y Roberto Arzú. Este final es cómico y dramático, porque nos demuestra que el sistema político guatemalteco está profundamente podrido y que los candidatos presidenciales son de poco fiar. Son pillos ambiciosos, enloquecidos por el amor al dinero y lo que menos les importa es la Patria Guatemala y la sociedad, tan necesitada de redención.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

lunes, 15 de abril de 2019

“Morir matando”, Rafael Correa dixit

Lenin Moreno en tanto fue subordinado de Correa todo daba a entender que era un hombre correcto. En cuanto tuvo el poder se percató de lo que tenía en sus manos y principios, acuerdos, convicciones y moralidad; volaron por los aires. Nada le importó, solo su egoísmo.


“MORIR MATANDO”, RAFAEL CORREA DIXIT


Por Luciano Castro Barillas

Quien renuncia a sus “convicciones” es porque realmente nunca las tuvo. Hay dos casos patéticos y bastante explicables: el de Mario Vargas Llosa y el de Lenin Moreno. El primer enorme desencanto y sorpresa ocurrió con uno de los escritores del boom literario latinoamericano, el escritor peruano Vargas Llosa. Fue un decidido y ferviente, en apariencia, defensor y admirador de la Revolución Cubana. Luego, para sorpresa de no pocos, se constituyó en un deleznable renegado de las ideas libertarias de la juventud de la década de los sesenta del siglo pasado y ahora, en el otoño de su vida, en un delirante y bien informado abanderado del neoliberalismo. No se puede pasar por alto su talento literario. Es realmente grandioso. Lástima grande que sea de la especie de “villanos literarios” que no han sido pocos en el mundo. Su grandeza creadora va de la mano de su mezquindad humana, lamentablemente. No cree que un poeta, por ejemplo, antes que nada, es una categoría moral.

También hay casos menos importantes, aunque no por ello menos escandalosos, de personas que se retractan de lo que han proclamado. De lo que han afirmado creer y que son desmentidos por sus hechos avasalladores y execrables. Es el caso de Lenin “Ruedas” Moreno. Un señor que peina canas, que pasa de los sesenta años, donde ya nada a un hombre como a un roble, hace mover su tronco. No hay rama que oscile ante los vendavales ya con esos años. Permanece impertérrito. Imperturbable. Como la roca inconmovible en medio del océano. Así pensaría uno. Pero no es así. El señor Lenin Moreno sorprendió a todo el mundo cuando a las 72 horas, ya siendo presidente de la Revolución de Ciudadana, un movimiento cívico y político dirigido por Rafael Correa; se decantó por el neoliberalismo sin ningún disimulo ni pena, habiendo sido electo por un partido cuyo programa político progresista, democrático, de consagración a la soberanía nacional, contra el imperialismo y de solidaridad con los pueblos de América del Sur y del Caribe, que había sacado adelante a muchos ecuatorianos de la pobreza.

La salud, la educación, el ingreso, la vivienda y tantas cosas más hacían lucir al Ecuador como una nación que se enrumbaba hacia una vida mejor. Que iba en la búsqueda decidida del desarrollo integral de sus ciudadanos. De pronto, todo, de sopetón se vino abajo y de sobra son sabidas las barrabasadas de este señor cuya limitación física no obsta su fuerte sustrato de maldad y resentimiento. Lo último fue lo de Julián Assange, un pobre hombre perseguido y acorralado por fuerzas imperiales (los Estados Unidos y Gran Bretaña) de gran saña. No le perdonarán nunca poner al descubierto sus hipocresías políticas y su falta del sentido de la amistad, por el hecho de espiar los gringos a sus “aliados” y “amigos” de Occidente. Por desembozar a los banqueros y mostrarlos tal cual son, unos consumados pillos carentes del mínimo componente de humanidad.

Lo peor de las acciones de Lenin Moreno es que no solo pone en riesgo la vida del periodista australiano-ecuatoriano, sino que pone en riesgo la libertad de expresión de todo los periodistas independientes y valientes, que se tendrán que autocensurar por el temor a las represalias de los poderes fácticos. El señor Moreno hizo trizas el sagrado derecho universal del asilo y ahora nadie podrá estar seguro que las embajadas son territorios inviolables. Ese será el legado real del señor Moreno y su pésima contribución al pueblo ecuatoriano, en primer lugar. ¿Resentimiento contra el mundo por no poder caminar? Es muy posible. ¿Intrínseco inclinación por el servilismo? Es bastante seguro. Hay personas que se realizan con ser serviles. En tanto fue subordinado de Correa todo daba a entender que era un hombre correcto. En cuanto tuvo el poder se percató de lo que tenía en sus manos y principios, acuerdos, convicciones y moralidad; volaron por los aires. Nada le importó, solo su egoísmo. ¿Y qué tal si caminara? Dios, pues, sabe, porque tiene a los sapos bajo las piedras, dicen un viejo refrán guatemalteco.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

jueves, 11 de abril de 2019

Una crónica para definir qué son los colectivos en Venezuela

En mi chamba de comunicador de barrio he tenido el privilegio de compartir con esos hombres y mujeres organizados de las comunidades populares, pero no solo eso, sino que también he ido a sus espacios con cientos de visitantes de otros países que han compartido con ellos y que pueden, al leer esto, dar fe de que están nada más lejos estos movimientos de ser "células terroristas bajo las órdenes de un régimen".


UNA CRÓNICA PARA DEFINIR QUÉ SON
LOS COLECTIVOS EN VENEZUELA


Por Gustavo Borges

La fuerza motorizada del chavismo es uno de los objetivos estadounidenses a demonizar (Foto: Henry Tesara / AVN)

La primera vez que vi un colectivo en acción y de lo que es capaz, era yo muy carajito. Tendría como nueve, diez años tal vez. Eso nos lleva a 1969, en los cerros de Los Frailes de Catia, parte alta del barrio Macayapa, al pie del Waraira Repano.

El lugar donde se desarrollaba toda una actividad colectiva era la quebrada El Encanto, que cuando se crecía por las lluvias nos dejaba a unas ciento cincuenta familias aisladas debido al caudal que bajaba de la montaña de San Chorquis, de porai donde llaman el Camino de los Españoles. Eran casi cien hombres y mujeres alrededor de mí, allí en esa parte del cerro, activados, en movimiento, que no dejaban de cargar, subir cosas, pasar herramientas, vaciar tobos de concreto y piedras, mientras otros fijaban firmemente vigas de una orilla a la otra. Una inmensa olla de sancocho humeaba cerca.

Este recuerdo se me vino a la memoria al leer recientemente que altos voceros del gobierno de los Estados Unidos han solicitado que los movimientos populares organizados de Venezuela bajo la figura o voz de "colectivos" sean agregados a su larga lista de "organizaciones terroristas que son un peligro para el mundo". La campaña de satanización vía redes sociales y medios se dispara de inmediato. Se suman a las tareas de fabricar falsos positivos, imágenes trucadas para mal alimentar "circunstancias" que involucren a los colectivos y alienten al Norte, que anda con unas temerarias ganas de invadirnos, a endurecer aún más el bloqueo y asedio contra el pueblo venezolano.

Aquellas personas, de ese colectivo de mi infancia, traído a mi memoria, construían nada más y nada menos que un puente encima de la quebrada El Encanto para el barrio. Aún existe, perdido en esas montañas. Ni el tiempo, los deslaves o el uso han podido contra la infraestructura. Mi viejo, Augusto, lideraba el Colectivo de Macayapa. Luz, tuberías, resguardo y mantenimiento de los manantiales, principales fuentes de agua para la comunidad, apagar los incendios forestales, el deporte, construcción de escaleras, las fiestas anuales del barrio y, claro está, la seguridad del sector estaban a cargo de estos hombres y mujeres de este colectivo por aquellos tiempos en el cerro de Macayapa. Hoy serían incluidos junto a cientos de colectivos en la lista de terroristas de Washington, junto a mi viejo, porque su accionar no ha cambiado.

He perdido la cuenta de cuántos colectivos conozco a todo lo largo y ancho de mi país. Desde un Comité de Tierra Urbano (CTU), en lo alto de los Magallanes de Catia, donde se acaba el asfalto; el aguerrido Consejo Comunal del Caruto, en lo profundo de los llanos de Barinas, conformado solo por mujeres; o el Colectivo de Trabajo La Piedrita, con sus casi treinta y cinco años de organización comunitaria en el 23 de Enero. Imposible dejar de nombrar al el Movimiento Revolucionario Tupamaro, histórico colectivo de la parroquia, del barrio.

El colectivo Alexis Vive tiene una fundación con la que hace trabajo social en los barrios (Foto: Fundación Alexis Vive)

Y de ellos pasamos a las más recientes: las células urbanas y rurales de gran resistencia en sus zonas populares: los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, mejor conocidos como CLAP. Están por todos lados. Es increíble. Su nivel de organización con los de abajo ha convertido esta estructura en un colectivo que se fortalece cada vez más. Lograr desviar la cadena de distribución capitalista para que el alimento llegue directamente a los hogares no es concha de ajo. Y eso es solo uno de sus significantes logros en las comunidades.

En mi chamba de comunicador de barrio he tenido el privilegio de compartir con esos hombres y mujeres organizados de las comunidades populares, pero no solo eso, sino que también he ido a sus espacios con cientos de visitantes de otros países que han compartido con ellos y que pueden, al leer esto, dar fe de que están nada más lejos estos movimientos de ser "células terroristas bajo las órdenes de un régimen". Pero también pueden contarles el gran poder de defensa y movilización que han logrado acumular estos colectivos a través de años de chamba comunitaria.

Hay dos sectores o colectivos ampliamente satanizados desde las redes sociales y repicadas estas falsedades por los medios: son los colectivos motorizados y los colectivos del barrio 23 de Enero. Unos, los primeros, forman parte de un gigantesco gremio laboral del país, en su mayoría abiertamente chavistas y de sectores populares; son del barrio. Son famosas sus incursiones motorizadas que logran convocar a cientos y cientos de ellos cuando hay marchas y concentraciones en apoyo al proceso bolivariano.

Los otros, en el 23 de Enero, como el Frente de Resistencia del Grupo de Trabajo Comunitario Ernesto Che Guevara o la Coordinadora Simón Bolívar o la Comuna El Panal de Alexis Vive, con una marcada y reconocida trayectoria revolucionaria y comunitaria aun antes de la llegada del comandante Hugo Chávez.

Es larga la lista que tendrá que elaborar Marco Rubio, el Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro de su país, para incluir al chavismo dentro de las llamadas por ellos "organizaciones terroristas", porque aquí todas y todos somos un colectivo.





Publicado por La Cuna del Sol
USA.

martes, 9 de abril de 2019

Su atroz codicia, su inclemente saña, culpan fueron del tiempo y no de España…

Esos años brutales de la conquista todos los humanos dignos los rechazamos. Los vemos vituperables, repudiables. Sin embargo, esas crueldades son hechos políticos consumados e irremediables.


SU ATROZ CODICIA, SU INCLEMENTE SAÑA,
CULPAN FUERON DEL TIEMPO Y NO DE ESPAÑA…


Por Luciano Castro Barillas
Narrador y poeta

El dístico que antecede a este ensayo cae como anillo al dedo para don Manuel López Obrador, actual presidente de México. Esa forma de poesía de la antigüedad griega y latina son compendios de sabiduría, apotegmas que dicen en pocas palabras lo que un sociólogo o un historiador las diría en muchas. Los dísticos, esa forma brevísima de poesía, se emparentan con el refranero popular que también rebosa de sabiduría popular. Por eso, precisamente, la poesía es una revelación, tan alta como la música. Sin embargo, hay cosas, asuntos, que ya no son posibles. Prescriben con el tiempo. Ya no hay acción política, ni judicial, ni moral que tenga efecto alguno. Pero hay asuntos prácticos que se pueden hacer si se tiene la percepción de una injusticia, de una deuda no saldada; con sensibilidad propia de las buenas personas.

Eso es precisamente don Manuel López Obrador: un presidente excepcional para el pueblo mexicano, con una única razón: construir una verdadera democracia para México, que implica justicia social, prosperidad económica, quebrantamiento de la impunidad y, sobre todo, desmitificar que ser presidente no es un privilegio, sino una gran responsabilidad. Un ejemplo sencillo pero grandioso al mismo tiempo fue el hecho de derribar el jardín murado para el pueblo que era la mansión ostentosa de Los Pinos y la servidumbre interminable, militares y civiles, que hacían perder el contacto con la realidad a tanto idiota que pasó por allí.

No es, ni será fácil para don Manuel corregir tanto desaguisado. Se necesita una alta compenetración de trabajo responsable para reconstruir los casi 90 años de devastación, de funcionamiento de la perfecta dictadura del Partido Revolucionario Institucional, PRI, y los del PAN que siguieron. Pero don Manuel se ve sorprendido en su buena fe, posiblemente por el influjo de los movimientos indigenistas que él tanto aprecia y respeta. Porque tiene plena consciencia de las atrocidades cometidas por los conquistadores y la Iglesia que avaló el despojo, la violencia y el genocidio. Esos años brutales de la conquista todos los humanos dignos los rechazamos. Los vemos vituperables, repudiables. Sin embargo, esas crueldades son hechos políticos consumados e irremediables. Y quedan más que sanciones morales imprácticas, el digno resarcimiento para los agraviados: devolverles hasta donde se pueda sus tierras despojadas.

México tiene la forma de tenencia de tierra ejidal, no solo la privada o pública, que podría ser muy funcional. Ahora bien, exigir al actual rey de España, Felipe VI y al Papa Francisco una sentida disculpa por los crímenes cometidos a granel por los invasores y sus alcahuetes es un tanto ridículo. Sería como que la Hispania romana, la actual España, solicitaran los españoles al presidente o primer ministro de Italia disculpas por los excesos y extremas crueldades de los conquistadores romanos. O Enmanuel Macron solicitara lo mismo a Italia por el exterminio y masacre de los galos. O Teresa Mey hiciera lo mismo por la muerte de tanto anglo pintado de azul. Eso quedó para la historia y ya no para el dolor humano, aunque claro, los indígenas de América Latina siguen viviendo la explotación, el racismo, la exclusión y la extrema pobreza. Visto así, lo que procede no es tanto una disculpa, sino una reparación digna. Y lo tendrá que empezar AMLO, que tanto podría hacer en este caso.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

lunes, 8 de abril de 2019

Los niños bonitos que sueñan con liderar a Occidente

¿De dónde vienen todos estos pequeños y ridículos héroes de pacotilla? ¿Son todos ellos clones de Marco Rubio? ¿Los clonó la CIA en Langley?


LOS NIÑOS BONITOS QUE SUEÑAN
CON LIDERAR A OCCIDENTE


Por Martin Sieff

Una generación de pretenciosos niños bonitos, ridículos metrosexuales que se desmayarían al ver una gota de su propia sangre, ha surgido a lo largo del mundo occidental, lanzando ridículas y vacías amenazas a Rusia e intentando iniciar guerras en todas partes.

¿De dónde vienen todos estos pequeños y ridículos héroes de pacotilla? ¿Son todos ellos clones de Marco Rubio? ¿Los clonó la CIA en Langley?

En París, el pretencioso presidente Emmanuel Macron gasta a manos llenas millones de euros para rodearse de un esplendor más a la altura de Luis XIV que un líder del siglo XXI elegido democráticamente. Mientras tanto, cientos de miles de personas continúan estremeciendo a la nación en las protestas de los Chalecos Amarillos a causa de las severas medidas de austeridad que Macron continúa imponiendo a los franceses.

En Londres, el secretario de Defensa Gavin Williamson insulta a las principales figuras de Francia y Alemania, de Rusia y China, mientras que el Reino Unido se desintegra a su alrededor.

Juan Guaidó sigue afirmando de manera absurda que él es el Presidente de Venezuela a pesar que los grupos políticos que, él dice representar, obtuvieron solo una quinta parte de los votos en las elecciones más recientes.

En Canadá, el Primer Ministro Justin Trudeau, tuvo que suspender sus sermones al resto del mundo sobre los supuestos valores democráticos que deberían seguir debido a un embarazoso y sórdido escándalo de influencia política que ha provocado dos exasperadas renuncias de su Gabinete.

Y en los Estados Unidos, el senador Rubio, el modelo perfecto de los niños bonitos, mostró su verdadera naturaleza con una fea, incluso obscena, amenaza contra el legítimamente electo presidente venezolano, Nicolás Maduro, a quien le advierte del asesinato por medio de la inserción anal de una botella rota si no dimite y le cede el paso a Guaidó.

Hay un elemento sorprendente de similitud con todas estas figuras. Todos tienen más de cuarenta años, excepto Guaidó, el verdadero niño entre ellos, con solo 35 años. Todos podrían pasar como adolescentes. Todos ellos intentan proyectar un aire de sano y serio idealismo que sus credenciales revelan como completamente fraudulento.

Ninguno de los niños bonitos tiene un historial destacado en asuntos internacionales o en la promoción de un desarrollo constructivo en sus propias naciones. Sin embargo, cada uno de ellos está ansioso por fomentar conflictos civiles en todo el mundo, o imponer políticas que desgarren a sus propios países (Macron, Williamson y Guaidó).

Cada uno de ellos busca proyectar una imagen poco convincente de un liderazgo firme, dinámico y valiente, sin embargo todos ellos patéticamente dependen de las fuerzas armadas de los Estados Unidos o de la voluntad del gobierno de los Estados Unidos para intervenir descaradamente en sus propios asuntos internos para defender sus posiciones y métodos.

A veces es difícil olvidar que Rubio hace solo dos años era un representante novato en el Senado de los Estados Unidos, sin embargo ahora parece que ha estado con nosotros toda una eternidad.

Williamson en el Reino Unido, Macron en Francia y ahora Guaidó en Venezuela todos fueron sacados de la nada, todo sobre la base de nada más profundo que su voluntad de absorber la misma línea  internacionalista, liberal y de libre comercio que se les exigía.

Todos los niños bonitos se asemejan, en las maravillosas palabras que Alice Roosevelt Longworth utilizó en 1948 para repudiar al candidato presidencial estadounidense Tom Dewey, al pequeño objeto sexual encima de un pastel de bodas gigante.

Es esta imagen la que revela, incluso más que la seria pero falsa sinceridad que todos ellos buscan proyectar, como el más inescrupuloso vendedor de automóviles de segunda mano, el vacío interno de todos estos ridículamente llamados "líderes". 

Ellos representan los últimos días del consenso liberal de Occidente, tres cuartos de siglo después de su gran momento de triunfo en 1945: una victoria que en realidad se ganó a través de las vidas, la sangre y el sacrificio de millones de soldados soviéticos.

¿Hay algún significado para el rápido y simultáneo ascenso a la eminencia y fama de los niños bonitos en todo el mundo occidental? Creo que lo hay

Hace un cuarto de milenio, Edward Gibbon, el gran historiador de "La decadencia y la caída del Imperio Romano", observó que cuando las clases gobernantes habían perdido todo vestigio de decencia y confianza en el escrutinio público, recurrieron a la designación de mediocridades como figuras públicas, como las únicas figuras lo suficientemente débiles como para no amenazarlas con algún indicio de independencia.

Rubio y su legión de contemporáneos y no muy convincentes niños bonitos, se ajustan perfectamente a este requisito. Son los sucesores naturales de Romulus Augustulanus, el ridículo último emperador legal de Roma (por menos de un año) en 475-6 DC. Como dijo Gibbon, "los príncipes suspicaces a menudo promueven lo último de la especie humana".






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

sábado, 6 de abril de 2019

La nueva modalidad neoliberal del fraude electoral: la judicialización de la política

Los fraudes descarados de las dictaduras militares fueron tan burdos que las urnas se contaban en el interior de los cuarteles. Ahora los fraudes electorales tienen esa nueva modalidad corrupta que es atrasar o acelerar los procesos a través de los Ministerios Públicos.


LA NUEVA MODALIDAD NEOLIBERAL
DEL FRAUDE ELECTORAL:
LA JUDICIALIZACIÓN DE LA POLÍTICA


Por Luciano Castro Barillas

No solo es el fraude a la hora del conteo de votos, con la caída sospechosa de los sistemas digitales. Están también como hijos de una misma madre los golpes blandos. La imputación de falsos cargos para defenestrar a los presidentes legítimamente electos, porque, cosas de estos tiempos en verdad, la derecha fascista recurre a viejos expedientes, tan usuales en su antiética política: la mentira, la calumnia, la injuria, la difamación; de la mano de los políticos corruptos que durante años, como miembros connotados de las clases dominantes, se resisten a disminuir sus privilegios de siglos. Y estas prácticas corruptas no solo la practican los criollos, los herederos de la riqueza de los conquistadores. No. La practican de manera patética indígenas, que ya no se siente ofendidos por los blancos opresores y masacradores de sus antepasados, si no se sienten uno de ellos.

Un mestizo o blanco que disfruta a sus anchas de la riqueza nacional, aunque su cara sea de una hierática nariz de friso maya. No se  llama ahora Cotón, sino Cotton, como la lideresa de izquierda Nineth Montenegro Cotón, que se modificó su nariz aguileña, aborigen, por una nariz recta, europea, en un caso decepcionante de disfuncionalidad identitaria. Ahora luce claros cabellos y alhajada de dedos y cuellos, que al final sería lo de menos. La otra parlamentaria renegada es la corrupta Delia Back, quien simulaba poseer un apellido alemán o anglosajón y resulta que ella es la señora Delia Bac, cakchiquel indubitable; origen étnico que para ella es motivo de vergüenza. O el capataz de unos españoles de Camarillo, California, de nombre Pedro Pinzón, pero ¡ay de aquél que le dijera su nombre tal cual era! Él era un producto genuino de la enajenación extrema y el racismo y solo podía nombrársele como Peter Pínzon, lo que lo hacía infinitamente feliz.

Así anda loco el mundo de hoy, pues resulta que en un Estado débil, donde no hay hombres de Estado (que eso debieran de ser todos los políticos), verdaderos políticos, sino hombres metidos en la lucha por el poder para beneficio personal, con una característica sui generis: se las saben todas, las mañas propias y las ajenas. Y cuando no hay políticos es que se recurre el barato expediente de recurrir a los jueces para dirimir las grandes controversias propias de los hombres de Estado. Y no estaría mal si fueran asuntos esporádicos, de lejanas salpicaduras. No, es lo cotidiano, como el demente presidente de los Estados Unidos que a cada momento le tienen que enmendar la tarea porque todo lo hace mal.

Así pasa en Guatemala. Los fraudes descarados de las dictaduras militares fueron tan burdos que las urnas se contaban en el interior de los cuarteles. Las urnas las subían a transportes militares y ellos daban los resultados. Lo que contabilizaran las personas responsables de las Mesas Electorales era solo una pantomima. Ahora los fraudes electorales tienen esa nueva modalidad corrupta (no hay que pasar por alto que es tal la corrupción en América Latina que afecta ya el 5% del Producto Interno Bruto, PIB de la región) que es atrasar o acelerar los procesos a través de los Ministerios Públicos. La persecución penal presta y cumplida para los enemigos de la corrupción (tal el caso de la señora Telma Aldana) y retrasos maliciosos a favor de los corruptos como Sandra Torres.

Resulta que ahora la actual fiscal general culpabiliza de ese “retraso” al fiscal Juan Francisco Sandoval, pretendiéndolo hacer su chivo expiatorio. Esta señora, Consuelo Porras, tendrá más adelante que responder ante la ley y ante la historia, por su festinado proceder. Está dando su aporte a la devastación institucional, derribando hasta la última piedra de la vida democrática y la sana convivencia social. Personalmente tengo la confianza que esto no llegará lejos, porque en algún momento la grande insatisfacción social desbordará las parcelas de confort y lo que  con tanta mezquindad resguardan, lo terminarán perdiendo todo.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.