martes, 25 de abril de 2017

Guatemala: cuando los revolucionarios le temen a la revolución

No hay revolucionario urbano que cuestione el dogma de la privatización de los bienes y servicios. Mucho menos, que se atreva a dudar y cuestionar sobre el origen y el fracaso del aparente Estado nación que no pudo ser.


GUATEMALA: CUANDO LOS REVOLUCIONARIOS
LE TEMEN A LA REVOLUCIÓN


Ollantay Itzamná

No es sólo el sistema neoliberal hegemónico que esterilizó y esteriliza el espíritu crítico-creativo en la “ciudadanía” guatemalteca, sino fue y es la misma izquierda política y urbana que instaló e instala dispositivos de impotencia y auto derrota en las estructuras culturales y psicológicas de las y los “revolucionarios chapines”.

En las direcciones de las ONG, en los cocteles de recepción de las embajadas de gobiernos progresistas, o en foros internacionales, es casi común oír apoteósicos discursos o testimonios emotivos sobre las luchas revolucionarias en Guatemala. Pero, casi todos versan sobre glorias del pasado que no pudo ser.

En la actualidad, es casi imposible encontrar a algún “revolucionario” guatemalteco urbano que por lo menos discursivamente se atreva a desafiar, con mediana rigurosidad teórica, las inefables verdades de fe implantadas en el país por la hegemonía neoliberal. Mucho menos plantear la necesidad de la fundación de un Estado Plurinacional, o que apueste por un proceso de Asamblea Constituyente Plurinacional.

No hay revolucionario urbano que cuestione el dogma de la privatización de los bienes y servicios. Mucho menos, que se atreva a dudar y cuestionar sobre el origen y el fracaso del aparente Estado nación que no pudo ser.

El revolucionario urbano se asume como guatemalteco (entona el Himno Nacional y besa la bandera bicolor del patrón), sin siquiera preguntarse si en los hechos existe verdaderamente la nación o la identidad guatemalteca como tal.

Para la gran mayoría de estos “revolucionarios” urbanos, provenientes, en alguna medida del Conflicto Armado Interno (CAI, 1960-1996), el máximo sueño revolucionario en su horizonte es la construcción del Estado de Bienestar, mediante reformas. Es decir, el keynesianismo “revolucionario”.

Existe en el espíritu revolucionario urbano una sensación compartida de desgano cultural y derrota mental. “No tenemos correlación de fuerzas a favor”. “Nos van a volver a derrotar”. “Esos temas ya hemos debatido en el pasado, y no hemos podido…”, “Esas demandas nos harían ver como radicales”, etc. son muletillas reiterados para explicar o justificar su apatía a las propuestas de cambios estructurales que plantean movimientos indocampesinos desde el interior del país.

Este desgano, en buena medida, es fruto de la secuencia de las derrotas pactadas, tanto militar, político y cultural, que sufrió y sufre la izquierda tradicional en Guatemala.

Las comandancias y altos mandos de las ex guerrillas lograron instalar los contenidos de los Acuerdos de Paz como el máximo objetivo político deseable en el imaginario colectivo de la subvalternidad disciplinada. Un eficiente discurso ideológico performativo.

Más sin embargo, los incumplidos y olvidados Acuerdos de Paz no tienen nada de revolucionario, sino sólo promesas de parches en los vacíos del Estado nación que se cae a pedazos.

Reformas fiscales, gobernabilidad, y folclórico multiculturalismo (de los 90), son algunos de los máximos sueños plasmados en dichos Acuerdos. Esto explica el por qué los marxistas de las montañas se convirtieron en los actuales keinesianos urbanos.

La necesidad de la fundación de un Estado Plurinacional, la urgencia de la restitución/democratización de las tierras, agua y territorios, derechos sociopolíticos de los pueblos, la democracia participativa, la necesidad de la construcción de la comunidad política imaginada desde y con todos los pueblos, etc., no forman parte de dichos nostálgicos Acuerdos.

Pero, fueron estos Acuerdos que configuraron/configuran el horizonte y el corpus ideológico de los revolucionarios urbanos, ahora, discípulos “inconscientes” de Hayek (los movimientos indocampesinos los denominan izquierda neoliberal).

Los Acuerdos de Paz y las ONG instalaron en el espíritu revolucionario chapín la “incidencia política” como sublime y máxima meta política. Mas no la construcción del poder para el autogobierno en los territorios. Mucho menos, la construcción del Estado Plurinacional y el consenso intercivilizatorio de los pueblos y sectores para la convivencia intercultural real.

En este contexto, comunidades en resistencia organizadas en el Comité de Desarrollo Campesino (CODECA) colocan en el debate nacional cuestiones estructurales como la necesidad de la fundación de un Estado Plurinacional, el proceso de una Asamblea Constituyente Plurinacional ascendente, la urgente necesidad de la construcción de una nación de nacionalidades autónomas en Guatemala, etc. Y trabajan como hormigas en y desde el interior y periferias del país. Pero, “intelectuales” y “académicos” de izquierda provenientes del CAI están ausentes casi por completo.


Así, mayas y campesinos, quienes jamás alardearon ser revolucionarios, mucho menos fueron reconocidos como sujetos políticos por las vanguardias y comandancias revolucionarias en Guatemala, ahora, se constituyen en el núcleo sociopolítico que abandera las auténticas propuestas revolucionarias en la Guatemala policromática que se cae a pedazos.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

miércoles, 19 de abril de 2017

Macho Trump al ataque

No transcurrió mucho tiempo, desde que asumió la presidencia, para que Donald Trump finalmente se quitara la máscara y mostrara ante el mundo su verdadero rostro de macho militarista consumado, que ha caracterizado con escasas variantes a la mayoría de los ocupantes de la Casa Blanca y su entorno de belicosos asesores fuertemente ligados al complejo militar industrial que se alimenta del jugoso negocio del caos y de la guerra sin fin.


MACHO TRUMP AL ATAQUE



Unos días antes del sospechoso ataque con gases químicos sobre una población en la provincia siria de Idlib que causo varias víctimas fatales, el gobierno de Donald de Trump había declarado que la permanencia del presidente Assad era un asunto que correspondía al pueblo de Siria, o sea Estados Unidos desistía de su intención de provocar la caída del presidente sirio. Enseguida esa sa posición experimentó un abrupto cambio, Trump tras manifestarse profundamente conmovido por las víctimas del ataque químico, acción que de inmediato se le atribuyo a Al Assad sin pruebas concluyentes, declaró que ese horrendo hecho era una afrenta a la humanidad y que no debía ser tolerado, dijo además que su actitud hacia el presidente sirio había cambiado y que muchas muchas líneas se habían cruzado, mas allá de una línea roja. Si especificar, Trump dejó abierta la posibilidad de una represalia militar a su manera y en el momento que él lo considerara apropiado.

Sin ninguna información previa, Trump dio la orden atacar Siria, desde buques lanza misiles en el Mediterráneo se disparan 59 misiles Tomahawk contra la base de la fuerza aérea siria de Al Shayrat, en la provincia de Homs, que según el mismo Trump, justificando el ataque, era el lugar desde donde habían despegado los aviones sirios que realizaron el ataque mortal con armas químicas sobre la localidad de Khan Sheikhoun en la provincia de Idlib. Las reacciones no se hicieron esperar, desde los terroristas de Al-Qaeda, la prensa proimperialista y hasta los enemigos más acérrimos de Trump en Washington y Europa celebraban efusivamente la muestra del poderío militar estadounidense contra el carnicero Assad y su protector, el matón Putin. Trump, como todo buen imperialista, invocaba la sabiduría de dios al tener que lidiar con un dictador como Al Assad, cuyo arsenal de armas químicas era un asunto de suma importancia para la seguridad de los EE.UU, expresó además que todos los previos intentos de cambiar el comportamiento de Al Assad habían fracasado, pidió a las naciones civilizadas unirse a los EE.UU y buscar detener la carnicería en Siria y acabar con todo tipo de terrorismo.

Hasta aquí, al menos desde la perspectiva de los partidarios del cambio de régimen en Siria, todo había sido un éxito y Trump se mostraba ante el mundo y sus enemigos dentro del establishment estadounidense, a diferencia de su antecesor, como un líder resoluto dispuesto a hacer valer la condición de potencia dominante de los EE.UU en la región, detener a Al Assad, y echar por tierra la versión difundida por sus enemigos, de ser un títere de Putin, que por mucho tiempo lo ha tenido entre las cuerdas. Sin embargo muy pronto empezaron a surgir algunos hechos que le colgaban un manto de duda a la operación militar ordenada por Trump. Parecía que el sorpresivo ataque no había sido tal, Rusia -y por lo tanto Siria- ya habían sido avisados con antelación sobre el ataque lo que significó que tuvieran tiempo de evacuar la base aérea y poner a salvo gran parte de su equipo militar y solo dejar algunos viejos aviones de combate que estaban en reparación.

Al final de cuentas todo lo que se había informado a cerca de la exitosa operación militar que había dañado seriamente  las instalaciones de la base aérea militar de Al Shayrat, que eliminaba la capacidad de vuelos de los aviones sirios y rusos, terminó siendo una operación de escaso impacto, ya que si el principal objetivo del ataque era poner fuera de servicio la base aérea, este no se consiguió al quedar intacta la pista de aterrizaje, que precisamente ha sido utilizada de nuevo por los jets sirios para atacar las posiciones de los terroristas en la localidad Khan Sheikhoun que paradójicamente fue el escenario de los ataques con armas químicas que condujeron a la represalia ordenada por Trump. A lo anterior hay que añadir, según han reportado varios medios, que solo una parte de los 59 misiles disparados (23) lograron hacer impacto, ¿qué sucedió o que destino tuvieron los restantes? Se especula que pudieron ser derribados o desviados de su curso por los sistemas de defensa rusos, sin embargo, es muy posible que hayan sido derribados por los sistemas de defensa sirios, ya que en virtud de la vigencia del Memorándum para la Prevención de los Incidentes Aéreos con EEUU, Rusia se abstendría de interceptar los misiles Tomahawk los cuales no iban dirigidos contra sus instalaciones militares en Siria.

Pero la cuestión más apremiante, es la que gira en torno a los motivos de Trump para atacar Siria de manera repentina. Es improbable que la operación militar haya sido decidida exclusivamente en respuesta al ataque con armas químicas, más bien se trata de algo que se venía cocinando desde hace mucho tiempo atrás y solo se estaba a la espera del momento o el pretexto adecuado para su ejecución, el sospechoso ataque químico  sirvió a ese propósito. De igual manera, es también improbable que el gobierno de Al Assad, en momentos en que está obteniendo importantes victorias militares contra las fuerzas terroristas, haya perdido el buen juicio y decidido usar armas químicas que desde el punto de vista militar y político no le iban a aportar absolutamente nada, y si la condena total de aquellos que piden su cabeza. Por lo tanto y descartando la teoría del ataque sorpresa y la repentización del mismo por parte de Trump, es válido concluir  que esta acción militar tenía el objetivo deliberado de demostrarle a Rusia, el principal soporte de Assad política y militarmente, que los EE.UU están dispuestos a profundizar su intervención en Siria y recuperar su papel de actor dominante en el conflicto el cual ha sido gravemente dañado a causa de la intervención rusa que ha bloqueado su estrategia imperialista de eliminar a Al Assad y destruir a Siria. Es decir, Trump y el Pentágono o a la inversa, quieren a Rusia fuera de Siria, el pastel no puede ser compartido, si acaso algunas migajas para el pobre oso.

Acto seguido, y como otra muestra de que nada surgió de improviso, el presidente Trump le informa al presidente chino, Xi Jinping,  quien se encontraba de visita oficial en la segunda Casa Blanca de Mar a Lago en Florida, que su orden de disparar una andanada de Tomahawks contra Siria se acababa de ejecutar. El mensaje no pudo ser más claro para el mandatario chino, o atendía las exigencias estadounidenses de arreglar el asunto de la errática Corea del Norte, o vería como los misiles de su linda armada llueven sobre su vecino. Es obvio que el presidente Xi Jinping entendió a cabalidad el despliegue de arrogancia imperial del envalentonado Trump que vio como después de su despliegue de virilidad, al mejor estilo del clásico pistolero del viejo oeste, hacia subir los índices de popularidad de su alicaída imagen. Pero aun había más, el jueves 13 de abril el Pentágono hacía estallar la llamada “madre de todas la bombas” en una remota región montañosa en Afganistán, supuestamente para eliminar la grave amenaza que representaban unos 30 terroristas del EIIL que se escondían en la cuevas de ese lugar. Según M. K Bhadrakumar (Indian Punchline) el uso de este artefacto explosivo es análogo a lo que hace un perro (EE.UU) cuando orina para marcar territorio (Afganistán) de manera que los otros perros(Rusia, China e Irán) entiendan el mensaje de la orina y las consecuencias que acarrearía el traspasar ese territorio. El mensaje es claro, Estados Unidos no tiene intenciones en desescalar la guerra en Afganistán, ni mucho menos abandonarlo en el corto plazo dejándolo en manos de Rusia que viene mostrando gran interés en los asuntos de ese país, el Hindu Kush pertenece a los EE.UU y por lo tanto no se debe infringir. Por último y para acabar con toda pretensión de un acercamiento con Rusia, el 11 de abril, pocos días después del ataque en Siria, el presidente Trump firma la documentación para la admisión de la pequeña república balcánica de Montenegro, parte de la extinta Yugoslavia, a las filas de la OTAN a la que Trump, contrario a su opinión anterior, ya no la considera obsoleta, el cerco militar contra Rusia sigue su curso.

No transcurrió mucho tiempo, desde que asumió la presidencia, para que Donald Trump finalmente se quitara la máscara y mostrara ante el mundo su verdadero rostro de macho militarista consumado, que ha caracterizado con escasas variantes a la mayoría de los ocupantes de la Casa Blanca y su entorno de belicosos asesores fuertemente ligados al complejo militar industrial que se alimenta del jugoso negocio del caos y de la guerra sin fin. Como una patente muestra de su profundo amor hacia los militares, Trump los ha premiado con un incremento de 54 mil millones de dólares en el nuevo presupuesto del Pentágono, y lo más significativo, les ha soltado la rienda para que puedan, sin ningún impedimento, planear y ejecutar sus agresiones militares a placer y antojo, sobre todo en estos momentos cuando la hegemonía unipolar estadounidense se encuentra ante grandes desafíos que amenazan seriamente sus permanencia como la única e indiscutible superpotencia.   


Trump llegó a la presidencia prometiendo que sería el presidente de los militares, durante su campaña por la presidencia evocaba repetidamente los nombres de los generales Patton y MacArtur, gastar más dinero en defensa era un punto clave de su plataforma para devolverle la grandeza perdida a los EE.UU,  los 54,000 millones de dólares solicitados para el ya exorbitante presupuesto del Pentágono forman parte de lo que Trump ha denominado, la mayor expansión militar en la historia de los EE.UU. De acuerdo al historiador, Stephen Wertheim, “en lugar de aislarse del mundo, Trump promete explotarlo, lejos de limitar el área de guerra, el amenaza con violencia despiadada contra sus adversarios globales y glorifica la victoria militar”. En Siria, Irak, Afganistán, Yemen, Somalia, Korea del Norte y próximamente en Venezuela, cada vez más se hace evidedente el impulso guerrerista de Trump y sus generales del Pentágono embarcados en lo que podría ser la madre de todas las guerras con el fin de rescatar y mantener vigente el agujereado orden unipolar estadounidense. No se sabe hasta qué punto Rusia y China, los dos principales rivales geopolíticos de los EE.UU, serán capaces de contener la escalada militarista de Trump, o si seguirán con su desconcertante acomodamiento, tratando de apaciguar al enemigo que los tiene en la mira como sus objetivos mas apetecidos. 






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

miércoles, 12 de abril de 2017

Disuasivos ruso-sirios habrían abatido 36 misiles crucero Tomahawk

Sobre esta base, empiezo este análisis con las declaraciones del mayor general ruso, Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa, que el viernes 7 de abril de 2017 dijo, solo 23 misiles crucero Tomahawk impactaron en la base aérea Shairat, de Siria: Esto es muy importante porque es la base central en la que se sostiene este artículo.


DISUASIVOS RUSO-SIRIOS HABRÍAN ABATIDO
36 MISILES CRUCERO TOMAHAWK


Por Enrique Muñoz Gamarra

Siria ha sido bombardeada. Los militaristas estadounidenses siguen ensangrentando a este país. Han utilizado al pie de la letra todo el formato del 3 de septiembre de 2013. En la madrugada del 7 de abril de 2017 dispararon 59 misiles crucero Tomahawk contra la base aérea Shairat, a las afueras de la ciudad de Homs (Siria), desde los destructores estadounidenses Ross y Porter emplazados en el mar mediterráneo y provenientes de la base naval de Rotta en España.

Para esto primero perpetraron el ataque químico el 4 de abril de 2017 en Jan Sheijun en la provincia de Idleb bajo control de los paramilitares fascistas estadounidenses y luego acusaron al ejército sirio de semejante genocidio. Similar a lo que hicieron en Guotta en agosto de 2013, para luego lanzar dos misiles balísticos contra Damasco que fueron interceptados y destruidos por los disuasivos rusos.

Este genocidio fue apoyado por Gran Bretaña, Francia, Turquía (del inefable Erdogan) y Alemania. Desde Oriente Medio por el sionismo israelí y, por supuesto, por los países del Golfo Pérsico encabezados por Arabia Saudita. Más allá por Japón, En América Latina por México, Argentina, Colombia y Chile. En realidad países alcahuetes de todo genocidio desatado por Estados Unidos.

Como sabemos Siria esta agredida desde marzo de 2011 por el criminal ejército estadounidense que desde aquel año ha actuado camuflada como Al Qaeda o Estado Islámico, en realidad, sus secciones paramilitares conformadas por matones de sus fuerzas de operaciones especiales (mercenarios entrenados para asesinar seres humanos) con mandato sobre similares fuerzas de operaciones especiales de más de 60 países y alimentados bajo reclutamiento permanente desde las barras bravas, movimientos juveniles de pandillaje y las sectas religiosas esparcidas en casi todas regiones del planeta, verdaderas canteras del fascismo. Un ejército fascista igual como las camisas negras del fascismo italiano y las camisas pardas de los nazis hitleriamos de la Segunda Guerra Mundial.

Sin olvidar que la propaganda es mucho más agresiva que la propaganda nazi de los años 37 y 45 del siglo XX.

La vieja burguesía financiera estadounidense actuó así, no porque su nuevo alfil en la Casa Blanca, Donald Trumnp, sea un individuo “Impredecible”, un “loquito” o porque Melania Trump lo haya inducido al ataque misilistico. O por otras razones melifluas que no merecen ni siquiera señalarlas. Todo esto sin tener en consideración que aquello era porque estaba incurso en ese formato que lo había impuesto la vieja burguesía financiera estadounidense a fin de hacerla viable su nueva geoestrategia en vigor desde enero de 2017. Y actuó así, porque en realidad existían y existen en estos momentos condiciones excepcionales en la geopolítica mundial. Una brecha que aún queda desde el año 2010 cuando se estableció la paridad estratégica que no entienden Rusia y China. Esto es mortal para ambas superpotencias capitalistas.

¿Cuáles son esas condiciones excepcionales o brecha? Lo central de todo lo anterior es que Rusia y China no mantienen debida firmeza en sus confrontaciones con Estados Unidos. Por una u otra razón se sienten disminuidas. Entonces se vieron atadas e incapacitadas de asumir posicionamientos firmes en los principales hechos internacionales (ejemplo tienen miedo de intervenir en Yemen, en la misma Libia, etc., porque allí están, según sus pobres concepciones, los estadounidenses. Miedo, miedo es lo que tienen. ¿No se dan cuenta que Estados Unidos se mete en cualquier lugar sin contemplaciones de ninguna clase?). Consecuentemente estaban atadas. Prácticamente anuladas. El primero por ese acuerdo de memorando que ahora se hizo público tras este ataque misilístico. Y el segundo porque está a la defensiva desde 2013 cuando se impuso la llamada Ruta de la Seda, cuidando su nuevo status de primera potencia capitalista (¿?). Por supuesto en este caso Estados Unidos lo ha sabido aprovechar. Eso no lo podemos negar. Una situación realmente lamentable al que en apuntes anteriores llamé “Gran Acuerdo”. Esta es la razón principal y fundamental por la que Estados Unidos ha estado envalentonándose a lo largo de estos últimos tiempos y, no lo hablamos recién ahora, lo hemos venido haciendo desde hace varios meses. Algunos incluso se enojaron por esto.

Y más aún, se entiende que en adelante Rusia debe reaccionar por lo menos permitiendo a Siria el uso de toda la armamentística que existe en su territorio. Y no nos vengan ahora con el cuento que los S-300 y demás armamentísticas eran solo para cubrir .las bases rusas  (base naval de Tartus y la base de aviación Hmeymim). Hay documentos muy importantes que afirman lo contrario (lo voy a mostrar más abajo).

Lógicamente si esto no ocurre, el Pentágono puede seguir golpeando. Tal vez nuevos bombardeos e incluso una operación terrestre como lo hizo últimamente sobre Palmira con sus bandas paramilitares fascistas desde Irak en diciembre de 2016. Y todo ello, como dije más arriba, sin perspectivas mayores para los Estados Unidos. La ley de la paridad estratégica (armamento nuclear) es una ley objetiva que corresponde a la coyuntura histórica iniciada en 2008. Al margen de las políticas que desarrollan Rusia y China aquella ley tiene que cumplirse. La carrera armamentística y las provocaciones del ejército estadounidense son acicates en este sentido.

Por supuesto Rusia, Siria, Irán y el Hezbolla efectúan enormes sacrificios por superar esta situación. Aquí no menciono a China, pues este país está de lleno en una alianza estratégica muy fuerte con los Estados Unidos. No podemos negar esto. Y me alegra que exista el criterio de una gran alianza entre los tres países arriba citados.

Estoy de acuerdo completamente con lo siguiente: “Los aliados de Siria monitorean los pasos y movimientos de EE.UU. así como sus intentos de controlar territorios soberanos de Siria, “ha sobrepasado las líneas rojas, y a partir de ahora, vamos a responder fuertemente a cualquier agresión y cualquier acción que las sobrepase por parte de quien sea. EE.UU. conoce bien nuestra capacidad de responder”. “Condenamos cualquier ataque contra civiles,  sean los que fueran, y lo que ocurrió en Khan Sheikhun también es condenado, a pesar de nuestra convicción de que ha sido una acción planeada y orquestada por algunos países y organizaciones, con el fin de tomarla de pretexto para atacar a Siria”, se lee en la declaración” (1).

1.- Sin embargo Rusia esta vez habría hecho uso parcial de la armamentística que tiene a disposición en territorio sirio. Aun no hay mucha claridad pero son muy importantes las siguientes notas que indican la catástrofe militar estadounidense:

Para mí, en primer lugar, es muy importante la decodificación exhaustiva de la información. Estoy muy claro que existen informaciones privilegiadas. La guerra informativa es muy grave. De hecho esto traspasa largamente a lo que hizo la Gestapo en los años treinta y cuarenta del siglo pasado (siglo XX). Los fascistas hitlerianos han quedado como niños ante este fascismo estadounidense.

En la actualidad existe una fuerte fricción inter-imperialista, pero también no debemos olvidar que existen colusiones o acuerdos. Hay que tomar nota de todo ello

Sobre esta base, empiezo este análisis con las declaraciones del mayor general ruso, Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa, que el viernes 7 de abril de 2017 dijo, solo 23 misiles crucero Tomahawk impactaron en la base aérea Shairat, de Siria: Esto es muy importante porque es la base central en la que se sostiene este artículo.

Veamos:

“La eficiencia de combate del ataque estadounidense fue muy baja, señalando que sólo 23 de los 59 misiles crucero Tomahawk alcanzaron la base aérea de Shayrat en la provincia de Homs” (2).

En esta misma línea informativa, el presidente estadounidense, Donald Trump, en una rueda de prensa en su residencia de Palm Beach, Mar-a-Lago, en Florida, el 8 de abril de 2017, explica por qué decidió dejar intacta la pista de aterrizaje de la base siria de Al-Shairat tras el ataque estadounidense. Esto en realidad es una maniobra de intoxicación informativa.

Veamos:

“La razón por la que generalmente no se atacan las pistas de aterrizaje es que su reparación es fácil y poco costosa (se rellenan y cubren rápidamente)”, tuiteó el sábado el dignatario estadounidense”. (3).

Por su parte, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, ratificó el pasado viernes (7 de abril de 2017) que la pista de aterrizaje no era el objetivo del ataque porque los misiles “no podrían causar un serio daño” a la estructura:

Veamos:

“Son muy gruesas y debido a la forma en la que están construidas, podrían haber sido reparadas en cuestión de horas”. Aunque Tillerson aseguró que el objetivo del ataque era dejar inoperativa la base aérea atacando su infraestructura principal, como los edificios, los aviones, los hangares y los sitios de almacenamiento de combustibles, Talal Barazi, el gobernador de la provincia siria de Homs —donde se encuentra la base—, anunció un día después de la “agresión” que la base aérea había reiniciado sus operaciones: “Los aviones han despegado y han aterrizado”, detalló” (4).

2.- Sobre esta base, lo sucedido el 7 de abril de 2017:

En primer lugar Estados Unidos ha tratado de enlodar a Rusia y China.

¿Cómo así?

Primero llevando al presidente chino, Xi Jinping, nada menos al líder de la primera potencia capitalista del mundo, a un encuentro con el presidente estadounidense, Donald Trump, en su residencia de Palm Beach, Mar-a-Lago, en Florida (Estados Unidos), efectuada entre el 6 y 7 de abril de 2017 y desde allí unas horas antes de recibir en una cena al presidente chino, Xi Jinping, emitir la orden del bombardeo misilistico contra Siria.

Y en segundo lugar, teniendo bajo su control a Rusia con el memorando de seguridad aérea sobre territorio sirio firmado, según las prensas rusas, entre ambos países en octubre de 2016 y que entre estos días finalmente se hizo público. En realidad un acuerdo. Sobre esto la agencia israelí sionista Debka informó un día antes (6 de abril de 2017) que el presidente estadounidense, Donald Trump y el presidente ruso, Vladimir Putin habrían tenido conversación telefónica para acordar los límites del bombardeo misilistico contra Siria.

La versión que luego circuló al responderse la interrogante de ¿Por qué habían retirado lo principal de los equipos de guerra entre ellos personal militar y civil rusos que trabajaban en la base aérea Shairat?, hubo un tira y jale entre las prensas estadounidenses (New York Times) y las prensas rusas (Sputnik), unos decían que Rusia había sido advertida y otros que no, respectivamente. En realidad contradictoria. Los desacuerdos eran fuertes. Pero algo escondían. Escondían la existencia de acuerdos. Indudablemente esto convenía a ambas superpotencias. Esto ahora está fuera de toda duda. Y es similar a lo que ocurrió el 3 de septiembre de 2013. Como se sabe en esa ocasión “Washington pidió a Tel Aviv que asumiera el disparo de los misiles con el fin de salvar su cara ante la comunidad internacional, especialmente dado que estos dos misiles eran el inicio de la operación militar contra Siria” (5). El que escribe este apunte hizo menciones de la existencia de un gran acuerdo entre octubre de 2016.

Insisto, aquellos acuerdos entre Rusia y Estados Unidos se hicieron públicos cuando algunas autoridades rusas respondiendo a que explicasen por qué Rusia no había utilizado sus potentes disuasivos, han dicho que fue a razón de la existencia de un documento denominado memorando ruso-estadounidense sobre la seguridad aérea en Siria, firmada, según las prensas rusas, en octubre de 2015. De acuerdo a ellas, se habrían organizado con regularidad videoconferencias para expertos militares de ambos países sobre el cumplimiento del Memorando en cuestión, la primera se habría celebrado el 28 de enero de 2016. Este memorando ahora, según estas prensas, está suspendido por parte de Rusia, pero ha tenido un gran mérito en que a puesto al descubierto aquellos acuerdos entre Rusia y estados Unidos.

Ahora, el ataque:

Luego vino el ataque misilistico. Ya estaban en sus lugares de operaciones los destructores estadounidenses, Ross y Porter, en el Mediterráneo. Son 59 misiles de crucero Tomahawk que fueron disparados. Solo dan en su objetivo 23 misiles. Y el resto, exactamente 36. ¿Dónde han impactado? Estoy al día en la información. No hay ninguna prensa, ni estadounidense ni rusa, que dé cuenta de aquello. Es un misterio.

Mi tesis ante esto es, si no han impactado en ningún lugar, entonces han sido abatidos en el espacio. ¿Qué quiere decir esto? Simple y llanamente que los disuasivos rusos y sirios estaban activos. No hay otra explicación.

Por otra parte hay una interrogante que aún queda flotando: ¿Por qué 23 misiles han llegado a sus objetivos? Y además aclarar, ¿Por qué la mayor parte de la armamentística establecida en esta base (base aérea Shairat) fue movida a otro lugar antes del ataque? He ahí el quid del asunto. ¿Es que hubo conversatorio entre los principales mandos de Estados Unidos y Rusia? De hecho que sí. Los hechos últimos así lo certifican. No hay duda de ello. Aun siendo sionista la agencia israelí Debka algo de verdad debe existir en su información del 6 de abril de 2017 del conversatorio por vía telefónica entre los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Donald Trump y Vladimir Putin  respectivamente, para acordar los límites del bombardeo misilistico contra Siria.

Finalmente, el solo hecho de la destrucción de 36 misiles crucero Tomahawk disparadas a la base aérea siria bombardeada, es una catástrofe militar para los Estados Unidos, como fue el 3 de septiembre de 2013 en Siria y el 4 de marzo de 2014 en Crimea y Sebastopol. Un asunto que enardece fuertemente a la vieja burguesía financiera estadounidense.

Pero, por otra parte muchos se preguntaran ¿Y por qué Rusia y Estados Unidos han silenciado el abatimiento de los 36 misiles crucero Tomahawk? Primero, es vital para Estados Unidos se escondan los verdaderos hechos de aquel 7 de abril de 2017 y consecuentemente siga valida su supuesta superioridad en armamento convencional. Y en general esconder su desastre militar. Segundo, para Rusia esconder sus acuerdos con Estados Unidos. En realidad una situación muy grave para su política exterior que hasta ahora ha venido sosteniendo, pero, letal para la personalidad de Vladimir Putin. Así ambas superpotencias atentan contra la ley de la paridad estratégica. Y por consiguiente lo que debe hacer Rusia es desclasificar al momento y hacer de conocimiento público todos los documentos referidos a estos últimos hechos.

3.- Ahora las comparaciones: El libreto del 3 de septiembre de 2013:

Como recordamos en 2013 hubo un intento muy serio de dejar en cenizas a Damasco. En agosto de 2013 hubo igual como ahora (4 de abril de 2017) un ataque químico. Los estadounidenses no encontraban otra excusa que justifique los bombardeos sobre territorio sirio.

Aquí quiero trascribir unos párrafos valiosos del artículo que escribí el 27 de septiembre de 2013, titulado: “Cronología fatal: desmoronamiento de occidente tras derribo de sus dos misiles balísticos y consolidación del sistema multipolar”:

Primero, el ataque químico perpetrado por el criminal ejército estadounidense en agosto de 2013, igual como sucedió el 4 de abril de 2017 en Jan Sheijun en la provincia de Idleb bajo control de los paramilitares fascistas estadounidenses.

Veamos:

“Las prensas occidentales y los apologistas, encubiertos o no, del imperialismo estadounidense, siguen masturbándose con eso de “¿Quién es el causante del ataque químico?” ¿Quién es el responsable del ataque químico?” Los más descarados culpan a Siria antiimperialista. A este respecto envíe el siguiente comentario a Librered.net en el artículo que destacaron: “Los misiles lanzados desde el Mediterráneo contra Siria salieron de territorio español”, publicado el 21 de septiembre de 2013. Mis comentarios a este respecto fueron los siguientes: “EXCELENTE LA INFORMACION DEL DR. MANIBAL SARKIS. Cierto, los imperialistas han desarrollado últimamente una de las guerras informativas nunca vistas en la historia universal. A esto quisiera agregar una información que se maneja incluso desde 09 de septiembre de 2013 en que se hizo público el siguiente artículo: “¿Estados Unidos en bancarrota, estará en condiciones de soportar una Tercera Guerra Mundial, tras ataque a Siria?” donde la información justamente del excelente analista internacional, Tamer Sarkis Fernández, fue decisiva, que me dio luces para decir lo siguiente: “La confrontación se hizo muy tirante, que conmueve hasta la medula el mundo, luego de conocerse el 21 de agosto de 2013 de una información manipulada por las prensas occidentales en el que se daba cuenta del genocidio de más de un millar de personas, en su mayoría niños, efectuado supuestamente por el gobierno antiimperialista sirio. En realidad eran cuerpos de personas exterminadas, vilmente asesinadas, por las huestes fascistas del Comité Nacional Clandestino de la CIA y el Comando Conjunto de Fuerzas Especiales (JSOC) estadounidense, en el norte de este país, aldea tras aldea, para luego ser presentados en Ghuotta y mostrados a la prensa internacional como “prueba” para criminalizar al presidente sirio, Bashar al-Assad. Realmente macabro y fascista, sólo comparable a los crematorios de Auschwitz que dirigían los SS alemanes en la Segunda Guerra Mundial, que la humanidad debe sancionarlos. El apunte que manejo es el siguiente: “El ataque con armas químicas responde a una operación conjunta USA-Ejercito Libre con el conocimiento previo de Obama y de Kerry. En dicha operación, dos comandos entraron desde Jordania mientras, en las últimas semanas, las matanzas terroristas al norte aldea tras aldea Alawi (entrando desde Turquía) , lograron “cosechar” los cuerpos que luego transportaron a Ghoutta y, una vez allí, escenificaron su particular “denuncia ante el mundo” (6). Este es lo central del supuesto ataque químico que luego el presidente ruso, Vladimir Putin, esclareció correctamente y que lo vamos ver más abajo.

Cierto, algunos días después de estos hechos (19 de septiembre de 2013), el presidente ruso, Vladimir Putin, fue sarcástico en sus expresiones respecto a la torpeza de occidente en el asunto del ataque químico. Y se expresó de la siguiente forma: “Moscú tiene motivos para pensar que el uso de armas químicas en Siria ha sido una “provocación ingeniosa” pero “primitiva, por su realización técnica. Emplearon un proyectil antiguo de producción soviética, retirado de los arsenales del Ejército sirio desde hace mucho tiempo”, explicó el mandatario” (7).

Segundo, el asunto del derribo de los dos misiles balísticos estadounidense y que en ese tiempo el régimen de Obama no quería que la opinión pública internacional supiese. Finalmente negociando con Rusia quedaron en echarle la responsabilidad a Israel, su perro faldero como siempre: “Washington pidió a Tel Aviv que asumiera el disparo de los misiles con el fin de salvar su cara ante la comunidad internacional, especialmente dado que estos dos misiles eran el inicio de la operación militar contra Siria” (8).

Es probable que esto mismo haya ocurrido el 7 de abril de 2017. ¿Por qué ninguna prensa da cuenta del lugar de impacto de los 36 misiles de crucero Tomahawk ¿Dónde han impactado? Repito estoy al día en la información. No hay ninguna prensa, ni estadounidense ni rusa, que dé cuenta de aquello. Es un misterio.

Pero veamos el apunte central:

“El 16 de septiembre de 2013 el apunte de Al Manar: “¿Qué ocurrió con el lanzamiento de los dos misiles en el Mediterráneo?”. El enlace es el siguiente: http://m.almanar.com.lb/spanish/adetails.php?fromval=2&cid=67&frid=23&seccatid=67&eid=41017 )

Las notas más importantes de este apunte están en las siguientes líneas: “Una fuente diplomática dijo al diario As Safir que “la guerra de EEUU contra Siria comenzó y terminó en el momento en que dos misiles balísticos fueron disparados, dejando tras de sí una información confusa, ya que Israel negó haberlos lanzado mientras que Rusia confirmó el lanzamiento. Poco después, una declaración israelí afirmó que ellos fueron disparados en el curso de unas maniobras conjuntas con EEUU y que habían caído en el mar, añadiendo que los lanzamientos no estaban relacionados con la crisis en Siria. El diario libanés señaló, sin embargo, que fueron “las fuerzas estadounidenses las que dispararon los dos misiles desde una base de la OTAN en España” y que ellos fueron instantáneamente detectados por los radares rusos y confrontados por los sistemas de defensa antimisil rusos, de tal modo que uno explotó en el aire y el otro cayó desviado hacia el mar. Esta confrontación directa entre Moscú y Washington incrementó la confusión dentro de la Administración Obama y su certeza de que el lado ruso estaba dispuesto a ir hasta el final en su apoyo a Siria y que EEUU no tenía otra salida del impasse creado que a través de una iniciativa rusa que permitiera salvar la cara de la Administración Obama,” añadió”.

Continua: “Desde este punto de vista, la fuente diplomática clarificó que “con el fin de evitar una mayor confusión estadounidense y después de que Israel negara saber nada sobre el disparo de los misiles en su primera declaración, lo cual era verdad, Washington pidió a Tel Aviv que asumiera el disparo de los misiles con el fin de salvar su cara ante la comunidad internacional, especialmente dado que estos dos misiles eran el inicio de la operación militar contra Siria, después de lo cual se suponía que Obama iba a acudir a la Cumbre del G-20 en Rusia para negociar el destino del presidente sirio, Bashar al Assad. Sin embargo, él fue allí a buscar una salida del punto muerto en el que se encontraba”. La fuente indicó además que “después de la confrontación de los misiles entre EEUU y Rusia, Moscú buscó incrementar su presencia naval en el Mediterráneo. Finalmente, la fuente señaló que “uno de los primeros resultados de la confrontación militar ruso-estadounidense fue que la Cámara de los Comunes británica rechazó participar en la guerra contra Siria.  Esto fue seguido por la toma de posición de otros gobiernos europeos, como el de Angela Merkel en Alemania, en contra de un conflicto en el país árabe”.

Reforzando lo anterior, el 25 de septiembre de 2013 llego a mis manos el documento: “Diplomáticos rusos y periódico libanés aseguran que EE.UU. lanzó dos misiles contra Siria desde la base española de Rota y que fueron neutralizados por Rusia” enviado por mi amigo Rafael Cuesta desde “las radios libres y comunitarias” “Más Voces” (http://www.masvoces.org/) donde se reafirmaba lo anterior. El enlace es el siguiente:

http://www.masvoces.org/Diplomaticos-rusos-y-periodico ).

Aquí los puntos más importantes de este documento:

“El diario libanés As Safir publicó, citando fuentes diplomáticas rusas que, el día 3 de septiembre, Estados Unidos lanzó desde la base naval americana de Rota, en suelo español, dos misiles balísticos contra Siria. Los radares de alerta temprana del sistema antimisiles del ejército ruso los detectó y neutralizó. Poco después, para calmar los ánimos, Estados Unidos hizo que Israel se atribuyera la autoría del lanzamiento argumentando que habían sido meramente unas maniobras conjuntas con la armada de los Estados Unidos.

Sin embargo, el diario libanés dice que los informes diplomáticos rusos indican, bien al contrario, que no fueron unas simples maniobras, sino mucho más. La información es sencillamente gravísima. Los misiles balísticos habían sido lanzados desde la base Naval de Rota en territorio español, dentro de las aguas territoriales españolas. Desde ese momento, el Estado español fue objetivo de primer orden en la respuesta militar de Rusia. El Gobierno español, al permitir el lanzamiento, había entrado una operación directa de guerra contra Siria, y por lo tanto, contra Rusia (si este país apoyaba a aquel), mientras el Gobierno no informaba de nada y, en esos días, los políticos discutían sobre las goteras del Congreso causadas por la lluvia”.

Continua: “Las fuentes rusas confirman que los dos misiles fueron detectados y neutralizados por las fuerzas antimisiles de ese país. Los servicios de inteligencia rusos se comunicaron con los norteamericanos con el argumento siguiente: “atacar Damasco es atacar Moscú”, la determinación rusa de utilizar todos los medios para defender Damasco, provocó la confusión en el gobierno norteamericano y propició la búsqueda de soluciones diplomáticas. EEUU reaccionó y consiguió que Israel asumiera el lanzamiento de los misiles. Reconocer los lanzamientos, el origen y la trayectoria de impacto implicaba iniciar una escalada militar de muy difícil control. Podría haber sido interpretado como una acción agresiva contra Moscú que implicaría una respuesta inmediata. La Casa Blanca no tuvo más remedio que admitir el protagonismo del presidente Putin y su ministro de Asuntos Exteriores en la crisis Siria. El reforzamiento de la presencia de la Marina rusa en el Mediterráneo Oriental y la propuesta de acuerdo que ahora se persigue, fueron también las condiciones impuestas por Rusia. Se abría una ventana política para la negociación”

4.- En este contexto es necesario hacer algunas precisiones sobre la estrategia militar rusa en territorio sirio:

En primer lugar es bueno aclarar que existe armamento defensivo y ofensivo de primer nivel en Siria. No se diga que no existan. Sería una gruesa mentira. Hay suficiente armamento. Lo demuestra este derribo parcial de los misiles de crucero Tomahawk del 7 de abril de 2017 contra la base aérea de Shayrat en la provincia de Homs” en territorio sirio.

En general hemos estado exigiendo que Rusia permitiese el uso de aquellos armamentos a Siria. Hemos dicho en varias ocasiones que Siria estaba autoliquidándose al no usar toda su armamentística. En verdad aquello indignaba, pues, tenía suficiente armamentística como para pulverizar a los paramilitares fascistas que asolaban su sagrado territorio.

Y la preocupación no era una quimera, toda vez que aviones de combate estadounidenses, israelíes, ingleses, franceses, turcos y en general de la llamada “Coalición Internacional” invaden impunemente el espacio aéreo sirio, sin ningún respeto al derecho internacional. Cuando incluso los paramilitares fascistas derriban helicópteros de la fuerza aérea siria utilizando misiles avanzados proveídos por el pentágono, y no están dirigidos solo contra aparatos sirios sino también contra los aviones y helicópteros rusos. Esto ocurre cuando existe en varias regiones del planeta un fuerte proceso de instalación de sistemas avanzados de radares y de misiles de mediano y largo alcance con capacidad de transporte de ojivas nucleares. Y finalmente cuando se ha anunciado el estacionamiento de bombarderos estratégicos B52 en las bases europeas de la OTAN, el despliegue del THAAD de Estados Unidos en Corea del Sur y el ejercicio militar Anaconda-16, que dio lugar al más importante despliegue de fuerzas extrajeras en Polonia desde la Segunda Guerra mundial, es decir, un fuerte proceso de posicionamiento de escudo antimisiles y, de facto, de zonas de exclusión aérea en varias regiones del planeta bajo dirección y ejecución del ejército estadounidense y la OTAN. Sorprendente, porque incluso hasta Yemen está utilizando misiles de largo alcance contra Arabia Saudita.

En efecto existe armamento de primer nivel, defensivo y ofensivo (S-300, los sistema Pantsir S-1, etc.), en Siria desde el inicio de la agresión estadounidense, cuando Rusia y China estuvieron en una importante reacción político-militar. ¿De lo contrario cómo habría resistido hasta septiembre de 2015 cuando Rusia recién se implicó directamente en el conflicto sirio? Estados Unidos si hubiera constatado la no existencia de armamento estratégico no hubiera dudado ni un minuto en ocuparla como lo hizo con Libia que estaba desarmada, sin embargo con Siria no fue así, pues, estaba armada. Esto demuestra lo falso que son las afirmaciones que ahora hace Rusia respecto a que la armamentística de primer nivel fundamentalmente los S-300 son solo para proteger las bases militares de Rusia.

Veamos esto.

Primero, los sistemas de defensa aérea Pántsir, incluso los S-300 fueron transferidos al ejército sirio aún en 2011, cuando Rusia y China estaban en una reacción político militar muy importante:

Aquí un apunte:

“En el 2008, Moscú firmó un contrato con Damasco para el suministro de los complejos Pántsir. Los detalles del acuerdo no se revelaron, pero se estima que se trataba de la entrega de entre 36 y 50 unidades y de al menos 700 misiles para estos sistemas por un valor total de 730 millones de dólares. Sin embargo, por motivos financieros la entrega de estos complejos se efectuó parcialmente en el 2013. Ahora se ha decidido transferir al país árabe el restante lote de Pántsir sin requerir el pago inmediato por la entrega. Según expertos citados por el periódico, esta decisión de Moscú responde a la tensa situación en torno a Siria y la amenaza de EE.UU. de atacar al Ejército sirio Además, junto con los Pántsir se enviarán puestos de mando y estaciones de radar adicionales que permitirán la interactuación de varios complejos como uno solo, aumentando así la eficacia en caso de ataques masivos.

El Pántsir-S1 es la combinación de un potente radar de detección y guiado, misiles tierra-aire y cañones antiaéreos calibre 30 mm y una gran cadencia de fuego, por lo cual es capaz de neutralizar hasta cuatro blancos simultáneamente a corta y mediana distancia” (9).

Segundo, esto ha sido confirmado en noticias recientes que han estado circulando desde el 7 de abril de 2017 como las declaraciones del ministerio de defensa ruso en el sentido de la existencia de misiles anti-aéreos de primer nivel, pero que están destinados para la protección de lugares de sus emplazamientos.

Veamos:

“El Ministerio ruso de Defensa resaltó la alta eficacia de los misiles antiaéreos desplegadas en Siria para proteger sus lugares de emplazamiento. Los sistemas antiaéreos S-400, S-300 y Pantsir-S1 garantizan una protección fiable a las instalaciones rusas en Siria”, dijo el portavoz del organismo, el general mayor Ígor Konashénkov. Precisó que las baterías antiaéreas protegen al grupo aéreo desplegado en la base de Hmeymim y el centro logístico naval de Tartus. “Los sistemas antiaéreos rusos en Siria están en alerta las 24 horas”, apostilló” (10).

5.- Pero ahora la gran preocupación de Estados Unidos es cómo aplastar a la gran RPDC:

Las provocaciones contra la RPDC son muy graves. El 04 de abril de 2016 un portavoz de la Comisión de Defensa Nacional (NDC, por sus siglas en inglés), máxima instancia político-administrativa en la RPDC, indicaba lo siguiente: “El bloqueo de Leningrado (la actual San Petersburgo, Rusia), que sembró el terror en los corazones de la gente… y la crisis del Caribe en la era de la Guerra Fría apenas pueden aguantar la comparación con la situación (que vive actualmente la península coreana)”. Observar esto es muy importante.

Cierto, la RPDC es la mayor desesperación de los militaristas estadounidenses. La guerra informativa contra este país (RPDC) es monumental desde finales del año pasado (2016). Los aullidos vienen desde todos los ángulos. En realidad hay un complot internacional contra la RPDC.

Como sabemos la RPDC es un país socialista que ha sobrevivido a todo tipo de sabotaje imperialista y restauración capitalista, desarrollando en primer lugar el armamento nuclear y sus portadores a su máximo nivel. Su existencia en la historia humana de estos últimos tiempos, en particular, en esta coyuntura de máxima dictadura imperialista mundial, es única. En el actual conflicto de reparto de mercados y zonas de influencia, es una desesperación para los países imperialistas. Al parecer en los nuevos afanes criminales del Pentágono el primer escollo a vencer fuera la RPDC para luego saldar cuentas con China y Rusia, por lo que los estaría presionando fuertemente para ahogar a la RPDC a cualquier costo.

Sin embargo el Pentágono sabe los riesgos al que enfrentara en caso de producirse aquel ataque. En principio un choque con la RPDC no será como lo hacen, por ejemplo, con Rusia o con China, con los que pueden entrar en componendas y colusiones, con la RPDC no habrá eso.

Se entiende que el concepto de guerra en la RPDC es más completo que en los países imperialistas. Allí el pueblo es consciente de la guerra y la paz. La máxima dirección comunista del Partido del Trabajo de Corea (PTC) y la República Popular Democrática de Corea (RPDC), bajo liderazgo de Kim Jong-un, tiene un claro concepto del imperialismo. Por consiguiente el pueblo norcoreano sabe que la guerra con el imperialismo estadounidense, será a muerte y de forma terminal. Porque la historia y el proletariado norcoreano lo exigirán así. Por lo menos ya le ha anticipado que el ataque nuclear preventivo no es su monopolio. Por lo demás, la RPDC tiene suficiente armamento estratégico como para extirpar de raíz a los imperialistas estadounidenses.

6.- Por  otra parte Estados Unidos está a la deriva, su nueva geoestrategia con entrada en vigor desde enero de 2017, carece de fundamento filosófico, no tiene una epistemología que de vida a toda esa estructura fascista que esta esparcida en casi todas las regiones del planeta:

No debemos olvidar que la vieja burguesía financiera estadounidense está a la deriva después de la implosión de su geoesrartegia que hasta hace poco lo sostenía.

En efecto, toda la estructura económica (la Gran crisis económica) y la superestructura (el sistema internacional) están en su contra. Esto es definitivo. Por lo menos se sabe que la coyuntura histórica ahora en su tercera fase, una fase que es decisiva en el desenlace de los acontecimientos que vienen sacudiendo el planeta desde 2008, no es cualquiera, está sustentada por gravitantes hechos, como por ejemplo, la paridad estratégica, el sistema multipolar en vigor desde fines del año 2010, el desplazamiento de Estados Unidos en la nueva estructura económica del sistema capitalista después del 2008, además, de la existencia desde enero/febrero de 2016 del límite al que se había llegado en el uso del armamento convencional precisamente en el genocidio sirio. etc. Esto no es chiste.

Entre los años 2015 y 2016, esto se convirtió aún en muy grave. La hecatombe fue monumental. No era para menos, se trataba de la implosión de la arquitectura del dominio imperialista occidental, como una continuación de la perdida de la hegemonía mundial estadounidense en 2010. Todo aquel poderío estaba en los suelos. La bancarrota económica estadounidense se había puesto al desnudo. Por supuesto esto no era cualquier cosa. Era un asunto de enorme valor geoestratégico mundial. Un hecho histórico que solo se presentaba cada cincuenta o cien años. Pero algunos ni siquiera lo habían advirtido.

Y con esto le implosionaba toda su geoestratégia incluido su mayor epistemología denominada globalización que fue el sustento de toda geoestrategia estadounidense desde los años setenta del siglo pasado que afectaba su proyecto fascista que desde antes avanzaba con enorme retraso y en pleno proceso desde el 11 de septiembre del 2001 pasando por 2010 cuando dio inicio a la “Primavera Árabe”. No debemos olvidar que sus aparatos paramilitares, sus células durmientes, están en casi todas las regiones del planeta. Por lo que en este momento carece de una epistemología coherente que de vida a toda esta estructura fascista esparcida en casi todas las regiones del planeta. No ha tenido otra opción que refugiarse en la vieja sofisma del proteccionismo y la desactivación por decreto ley de su política denominada globalización que nada tiene que ver con la constante mundialización del sistema capitalista hecho visible a finales del siglo XIX cuando este pasó a su segunda y última fase.

Aquello en lo inmediato debe traducirse en su desplazamiento definitivo de la hegemonía mundial, pues, se trata nada menos del centro supremo donde la crisis económica y la desestabilización mundial se incuban y fermentan exponencialmente. Cierto, desde aquí el bombeo de billetes sin valor que ahogan el sistema financiero internacional es monstruoso, es el paraíso fiscal más grande que se haya establecido en la historia capitalista en esta última fase del sistema capitalista, etc.

Esto ocurrió en medio de fenomenales cambios. Aunque Estados Unidos se niegue a reconocerlos, todos sus afanes hegemónicos han estallado, lo que debe obligarlo a reconfigurar sus posicionamientos geoestratégicos.

En este marco sobrevino el gran acuerdo de estas tres potencias militares (Estados Unidos, Rusia y China) entre octubre y noviembre de 2016. Entonces estaban entre el gran acuerdo o la guerra nuclear. Eligieron el gran acuerdo. Y la coyuntura histórica iniciada en 2008 pasó a una nueva fase ya incluso con una nueva estructura económica del capitalismo mundial con China como primera potencia capitalista. Para los apologistas del sistema, como soportes de los nuevos planes del Pentágono, se habría abierto la época del proteccionismo. Sin entender que este proteccionismo ha sido compañera permanente de la política económica neoliberal de los Estados Unidos después del 2008 contra los productos provenientes de Asia, sobre todo, de China.

En tanto la carrera armamentística seguía batiéndose implacablemente. Cierto al empuje de esta misma tendencia, aunque otros lo nieguen.

Entonces, agobiado por sus fracasos y por esta caótica situación, la vieja burguesía financiera estadounidense, decidió el retorno a casa de sus alicaídas empresas y monopolios quebrados que deambulan por el mundo, sin tener en cuenta los nuevos entresijos económicos mundiales que han emergido, sobre todo, la nueva estructura económica del sistema capitalista mundial irrumpida tras la gran crisis económica del 2008.

Para ello tuvo que armar todo un enorme show (campaña electoral en Estados Unidos, 8 de noviembre de 2016, con Trump como personaje central del nuevo libreto que maneja aquella vieja burguesía para presentar su nueva orientación geoestratégica que el 20 de enero de 2017 se hizo público, expuesto por Trump en su discurso de ascensión de mando, con el reconocimiento de la bancarrota económica de Estados Unidos y su nuevo timo de marchar hacia la política proteccionista con el retorno a casa de sus empresas y monopolios

Pero la coyuntura en que se produce este nuevo posicionamiento geoestratégico no es nada favorable a este país (Estados Unidos). Como sabemos está en un proceso muy fuerte de derrotas y fracasos. Por lo menos es histórica su pérdida de la hegemonía mundial y la implosión de la arquitectura del dominio imperialista occidental

Y de lo que se trata ahora, para la vieja burguesía financiera estadounidense, es crear una nueva epistemología para echar a andar su nueva geoestrategia que ya está en vigor desde enero de 2017 y así determine su futuro. Por supuesto esto no es fácil, bien sabemos que la globalización fue una de las principales puntales en las que se sostenía la superestructura política e ideológica capitalista desde los años setenta del siglo pasado (siglo XX).

Entonces el pentágono está ante una de sus disyuntivas muy difíciles de resolver. El asunto es colosal. La debacle de la cultura occidental esta al descubierto

En este contexto se ubican los hechos ocurridos el 7 de abril del 2017. Hay que tomar nota de esto.


NOTAS:

1.- “Aliados de Siria enfrentarán a EE.UU. “si traspasa línea roja”. Nota publicada el 9 de abril de 2107, en: Clarín de Chile http://www.elclarin.cl/web/noticias/internacional/22057-noticias-mundo-aliados-de-siria-enfrentaran-a-ee-uu-si-traspasa-linea-roja.html

2.- “LO ULTIMO: Putin analiza ataque a Siria”. Nota publicada el 7 de abril de 2017, en: http://www.animalpolitico.com/el-pulso/lo-ultimo-putin-analiza-ataque-a-siria/

3.- “Trump explica por qué no destruyó pista de aterrizaje de base siria”. Nota publicada el 8 de abril de 2017, en: HispanTV).

4.- “Trump explica por qué no destruyó pista de aterrizaje de base siria”. Nota publicada el 8 de abril de 2017, en: HispanTV.

5.- “03 de septiembre de 2013 inicio de la quiebra de la hegemonía mundial estadounidense” Autor: Enrique Muñoz Gamarra. Artículo publicado el 30 de agosto de 2016 en: www.enriquemunozgamarra.org

6.- “¿Estados Unidos en bancarrota, estará en condiciones de soportar una Tercera Guerra Mundial, tras ataque a Siria?”. Artículo publicado el 09 de septiembre de 2013, en: http://www.enriquemunozgamarra.org

7.- “Putin alerta sobre consecuencias de ataque unilateral a Siria”. Nota publicada el 19 de septiembre de 2013, en: Cubadabate

8.- “03 de septiembre de 2013inicio de la quiebra de la hegemonía mundial estadounidense”. Autor: Enrique Muñoz Gamarra. Artículo  publicado el  30 de agosto de 2016 en: www.enriquemunozgamarra.org

9.- “El sistema antiaéreo ruso Pántsir blindará al Ejército sirio ante un posible ataque de EE.UU”. Nota publicada el 11 octubre de 2016, en: Rusia Today https://actualidad.rt.com/actualidad/220925-sistema-antiaereo-ruso-pantsir-blindar-ejercito-siria


10.- “Los sistemas S-400, S-300 y Pantsir garantizan una protección total de las instalaciones rusas en Siria”. Nota publicada el 7 de abril de 2017, en: Sputnik. https://mundo.sputniknews.com/defensa/201704071068191449-oriente-medio-ffaa-defensa-moscu/






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

domingo, 9 de abril de 2017

Juegos de guerra: ¿un ataque real de Estados Unidos o un montaje en colusión con Rusia?

¿Será verdad que fueron los rusos informados por los Estados Unidos del ataque misilístico y ellos informaron a su vez a los sirios sobre la inminencia del ataque? Es un extremo que quisiéramos declarara personalmente el presidente Putin, de lo contrario su prestigio político estaría realmente en entredicho, porque lo entenderíamos como colaboracionismo ruso con los Estados Unidos y que sería totalmente indigno porque pondría en entredicho los principios de la soberanía propia entre los Estados.


JUEGOS DE GUERRA: ¿UN ATAQUE REAL DE ESTADOS UNIDOS
O UN MONTAJE EN COLUSIÓN CON RUSIA?


Por Luciano Castro Barillas

Tengo la impresión personal y  muchos ciudadanos del mundo que Vladimir Putin es un político serio, de gran serenidad en el análisis, firme, todo un estadista, amante de los animales y la naturaleza, pero sobre todo es un hombre honesto. Eso creo de este ex agente de la KGB (la policía política de la extinta Unión Soviética) que ha llevado a Rusia a la grandeza perdida por los años del inmovilismo comunista y que reposicionó a esta gran nación en el lugar que le corresponde en el concierto de los pueblos del mundo. Digo esto porque se mueven dos fuertes corrientes de opinión respecto del ataque que fuera objeto un viejo aeropuerto de una base militar siria donde se reparaban viejos aviones de fabricación rusa y otros que se guardaban allí, ya en desuso; que hizo del ataque militar con misiles crucero Tomahawk (59) en total un gasto suntuario que ronda la bicoca de ¡80 millones de dólares! Para abatir unos aviones que ya eran auténtica chatarra. Y peor aún, como táctica militar, resulta sospechoso que se le avise al enemigo una hora antes que va a caer una lluvia de fuego para que se pongan a buen resguardo personal y de equipo.

También es objeto de alta suspicacia el hecho que disponiendo Rusia en la base militar de Latakia de un sofisticado sistema de antimisiles S400, lo más avanzado en bloqueo coheteril, no se haya disparado ni siquiera uno para interceptar a los cohetes que venían de la fragata norteamericana recalada en el mar Mediterráneo. Lo propio pudieron también hacer las fuerzas armadas sirias, porque disponen de un sistema parecido e igual de efectivo que son los cohetes S300. Pero eso no ocurrió.

¿Será verdad que fueron los rusos informados por los Estados Unidos del ataque misilístico y ellos informaron a su vez a los sirios sobre la inminencia del ataque? Es un extremo que quisiéramos declarara personalmente el presidente Putin, de lo contrario su prestigio político estaría realmente en entredicho, porque lo entenderíamos como colaboracionismo ruso con los Estados Unidos y que sería totalmente indigno porque pondría en entredicho los principios de la soberanía propia entre los Estados. De complacencia con un loco tiranuelo como Trump que le encantan, según se ve, los juegos de guerra. Jugar los juegos de niño rico que nunca ha conocido la urgencia, la pesadumbre y el dolor.

Sería totalmente inadmisible e inexcusable que en aras de oxigenar a Trump por la gran presión de los lobbys ultraderechistas internos se le permita el caprichito de echar mucho músculo lanzando 59 misiles. Ese ñeque militar y político era lo que esperaban los sectores chovinistas de los Estados Unidos que les fascina, les enloquece literalmente, los vuelve delirantes; cuando la otrora gran potencia venida  a menos, hace esos desplantes de fortalezas perdidas atacando por poco, un basurero de chatarra. Menudo y flaco lucimiento de poder. Yo creo que podría ser un montaje, porque si el señor Trump hubiera querido pleito de verdad, guerra, hubiera atacado la base militar rusa de Latakia y entonces hubiéramos creído sin rechistar que la acción militar era totalmente real.

O también podría ser la extrema paciencia de un gran estadista que pese al fuego atronador de por medio, subo mantener la calma, la extrema paciencia y tolerancia, porque una acción aventurera y precipitada de este tipo contra las fuerzas rusas significaba una clara declaración de guerra de gravísimas consecuencias. Nadie que esté cuerdo quiere una guerra. Entonces tiene el señor Putin el beneficio de la duda con la medida que asumió el mando militar y político ruso en menos de veinticuatro horas: dejar sin lugar el memorándum de prevención sobre incidentes aéreos acordados entre Rusia, Estados Unidos y países europeos participantes con sus respectivas fuerzas aéreas, en los vuelos sobre el territorio sirio.


Es, a partir de ahora, el cielo sirio, un lugar peligroso para cualquier avión bobalicón que ande despistado por esa fracción de espacio porque corre el riesgo de ser derribado. O también atacada cualquier fragata estadounidense que esté en esas disparaderas a las tontas y locas. Veremos que acontece en los días que vienen, aunque yo, personalmente creo que no pasará nada. Trump tiene una enorme semejanza con el líder norcoreano con eso de las amenazas. Nunca creí en las amenazas nucleares de Kim Jong Il y el temido disparo atómico, a no ser el que podría salirle en medio de las nalgas por el gusto excesivo que tiene por las  papas fritas.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

sábado, 8 de abril de 2017

La hipocresía pestilente del ataque de Trump a Siria

La crisis en Oriente Medio es un resultado directo del callejón sin salida del capitalismo mundial. Un sistema anárquico en profunda crisis, que en su "periferia" se hunde en la barbarie. La intervención de Estados Unidos en Siria sólo empeorará las cosas. Lo que se necesita no es ampliar la guerra en Oriente Medio, sino traerla de vuelta a casa, en la forma de lucha de clases contra las clases dominantes. Una clase dirigente que no juega ningún papel productivo, sino que extiende el terror y la destrucción por todas partes.


LA HIPOCRESÍA PESTILENTE DEL
ATAQUE DE TRUMP A SIRIA


Por Hamid Alizadeh  08 April 2017

Ayer, la marina de Estados Unidos puso en marcha una serie de ataques con misiles contra la base aérea de Al Shayrat en la gobernación central de Homs en Siria. Se afirma que siete personas han muerto y que varios aviones de combate han sido dañados.

Sin ningún tipo de indagación y sin ni siquiera molestarse en ir a buscar el respaldo de una institución internacional, en una reversión completa de su posición anterior de no intervenir en Siria, Trump ha puesto en marcha un ataque unilateral contra las fuerzas del gobierno sirio.

La justificación declarada para este ataque ha sido el uso de armas químicas en la ciudad de Jan Shayjún en el noroeste de Siria, una ciudad que estaba en el objetivo de la Fuerza Aérea de Siria. Por supuesto, hay muy poca evidencia de lo que ha sucedido realmente y de quién lo ha hecho. La mayoría de los "expertos" citados en los medios de comunicación occidentales han sido las organizaciones de ayuda como Médicos sin Fronteras, o los Cascos Blancos, una organización ampliamente desacreditada con vínculos con Al Qaeda y con los más variados movimientos islamistas de Siria. De hecho, Jan Shayjún y la gobernación de Idlib a la que pertenece, están controlados por el ala siria de Al Qaeda, llamada Hayat Al-Tahrir Sham (HTS).Toda la información que sale de la región está estrechamente controlada por los islamistas y no hay manera de confirmar nada.

Por supuesto, el régimen de Assad es completamente capaz de llevar a cabo un ataque de ese tipo. Pero en la actual situación no tiene nada que ganar con el uso de armas químicas. Lleva ventaja en la guerra civil, gracias al apoyo de Rusia. Está avanzando sobre el terreno y quedan apenas unos días del inicio de las “conversaciones de paz”, que solidificarán su posición. Representantes de la administración Trump han señalado reiteradamente que ven a Assad como la única fuerza capaz de derrotar a los islamistas y estabilizar Siria. Otro sector de la clase dominante de Estados Unidos, sin embargo, está muy preocupado por esta situación en la que los EEUU están concediendo espacio a Assad y los rusos. Este ala, apoyada por Arabia Saudita, ve la victoria de Assad, Rusia e Irán como una amenaza directa a sus posiciones en la región.

Sus fuerzas títeres, el HTS y sus aliados, han estado en una posición débil desde la recaptura de Alepo en diciembre de 2016. Esto fue claramente revelado hace sólo unas semanas, cuando los grupos respaldados por los saudíes y la CIA en Idlib tuvieron que retirarse rápidamente después de haberse embarcado en una ofensiva a gran escala hacia la ciudad de Hama. Una ofensiva que fue la primera gran ruptura del alto el fuego acordado a nivel nacional por las partes principales implicadas en la guerra, en diciembre pasado. El presente curso de los acontecimientos está beneficiando a los islamistas y sus patrocinadores mucho más que a cualquier otro sector en la guerra. Resumiendo, no hay ninguna prueba definitiva de que el régimen de Assad llevara a cabo este ataque químico. Pero, como siempre, la falta de pruebas nunca ha impedido al imperialismo estadounidense dejar de bombardear.

Las armas químicas son una forma particularmente cruel de guerra. Sin embargo, el uso cínico de este ataque químico por razones de propaganda por los imperialistas ha sido nauseabundo, por decir poco. Como si la barbarie, el asesinato y el saqueo de toda la región no fuera de alguna manera tan malo, hasta que alguien utiliza armas químicas. Como si la guerra sin fin, la muerte de cientos de miles de niños y la destrucción de la base misma de la vida civilizada fuera de alguna manera moralmente aceptable, siempre y cuando esta matanza se realice sólo con espadas, fusiles, bombas, ataques aéreos y sanciones.

Hace tan sólo unas semanas, Occidente respaldó la operación en Mosul que tuvo que ser paralizada después de que más de 200 civiles que estaban escondidos en un sótano murieran en un ataque aéreo estadounidense. La verdadera razón de la pausa no fue tanto porque la gente estaba muriendo, sino porque el pueblo de Mosul, que ha vivido bajo el dominio ISIS los últimos años, es cada vez más hostil hacia las fuerzas iraquíes y de la coalición. Por supuesto, cuando los rusos y los sirios bombardeaban Alepo se derramaban interminables lágrimas de cocodrilo y había condenas sin fin. Pero nadie está hablando de Mosul hoy.

Yemen es otro asunto convenientemente ignorado. 13 millones de hombres, mujeres y niños están siendo deliberadamente condenados a morir de hambre por la podrida monarquía saudí. Las escuelas y los hospitales son bombardeados a diario con bombas de racimo que están al margen de la ley, y que son vendidas a los saudíes por las empresas británicas y estadounidenses. ¿Cuál es el papel del imperialismo británico y estadounidense allí? Apoyo activo logístico, de inteligencia y naval para la guerra y el bloqueo.

Ninguna potencia ha matado a más gente en Oriente Medio que el imperialismo estadounidense. La ocupación de Irak también se basó en las afirmaciones de "fuentes expertas" y en acusaciones de uso de armas químicas y de otras de destrucción masiva que resultaron ser falsas. Según la organización ganadora del premio Nobel Médicos por la Responsabilidad Social, esa intervención condujo directamente a un millón de muertos. Antes de eso, la propia ONU estableció el número de muertes de civiles iraquíes afectados por las sanciones impuestas por EEUU en 1,7 millones. Eso es casi 3 millones de iraquíes muertos por los EEUU desde 1990. ¿Y qué hay del uranio empobrecido utilizado en las dos guerras de Irak? ¿O con las bombas de fósforo blanco lanzadas sobre Faluya por las tropas de Estados Unidos en 2004, y que hasta hoy han dejado una ciudad con altos índices de defectos de nacimiento? En 1996, cuando se le preguntó acerca del medio millón de personas muertas por las sanciones de Estados Unidos en Irak, la entonces Secretaria de Estado Madeleine Albright dijo que “creemos que el precio vale la pena.”

Al embarcarse en su bárbara guerra en Irak, el imperialismo estadounidense ha desestabilizado toda la región. En Siria, los EEUU y sus aliados regionales Turquía, Jordania y Arabia Saudita, intervinieron para secuestrar el movimiento revolucionario inicial y empujarlo hacia un conflicto sectario reaccionario. El apoyo directo e indirecto a Al Qaeda y a otras organizaciones yihadistas reaccionarias ha creado un monstruo de Frankenstein, que perseguirá como una plaga a toda la región, así como a Occidente, durante muchas décadas venideras.

Está claro que para Donald Trump y la clase dominante de Estados Unidos, el destino de los sirios o de cualquier otro pueblo no es importante. Ni tampoco les importa quién ha matado a quién y si se han utilizado armas químicas o no. El repentino cambio en la política de Trump hacia Assad es un giro de 180 grados desde su posición de hace tan sólo unas semanas, cuando afirmaba que la única manera de salir de la crisis en Siria era con un esfuerzo conjunto con Rusia y Assad. Está claro que Trump está bajo presión de sectores de la clase dominante de Estados Unidos que quieren detener su acercamiento con Putin. No es que Trump tenga reparos morales en estar de acuerdo con esto. En este contexto, el ataque químico era una excusa “conveniente” para amoldar a la opinión pública en la preparación de un ataque.

Fue un movimiento cínico y calculado con el único propósito de defender los estrechos intereses de la clase dominante de Estados Unidos y de sus aliados, y para enviar una señal, en particular, a Rusia, de que el imperialismo de Estados Unidos sigue presente "en el juego" de Siria, para dividir la alianza ruso-iraní-Assad y prepararse para negociar el futuro de Assad. Es decir, no es más que una continuación de la guerra civil reaccionaria imperialista en la que el pueblo sirio no conseguirá nada sino más miseria.

Desafortunadamente, una gran parte de la izquierda en Occidente se ha subido al carro y está haciéndose eco de la línea del imperialismo occidental y de los medios de comunicación. Por supuesto no hay nada progresista en el régimen de Assad ni en los juegos sucios de Rusia en Siria. Pero al tratar de oponerse a estas fuerzas, algunos se están poniendo en el mismo campo que la fuerza más reaccionaria en el planeta, la del imperialismo estadounidense. Al colocar apresuradamente su peso detrás del bombardeo de Estados Unidos, parecen olvidar lo que la intervención occidental, sin excepción, ha llevado a la historia de Oriente Medio: más inestabilidad y barbarie. Sin embargo, estos "izquierdistas" no critican a los EEUU por intervenir, ¡sino por no haber intervenido lo suficiente!

La realidad es que, en ausencia de un auténtico movimiento revolucionario basado en la clase obrera, un derrocamiento militar del régimen de Assad apoyado por Occidente significará la invasión de Siria por el ISIS y de los grupos de Al Qaeda apoyados por Occidente, grupos que no tienen desacuerdos importantes de principios con el ISIS. El bárbaro desastre causado por la intervención occidental en Libia debe ser una lección sobre la naturaleza reaccionaria de este tipo de intervenciones. El pueblo sirio es muy consciente de ello y, en todo caso, este ataque va a ayudar a Assad a agruparlo tras de sí.

La única solución real es una posición de clase independiente clara. Para los trabajadores y la juventud en Occidente, que genuinamente quieren acabar con la miseria y la barbarie en Oriente Medio, hay que decir claramente: ¡el enemigo está en casa! Las misma gente que ataca a las clases trabajadoras en Occidente, que impone la violencia de la austeridad, el desempleo y la caída de los niveles de vida en casa, ha estado matando y asesinando a las masas trabajadoras de Oriente Medio durante décadas, si no más.

Los poderes más reaccionarios en Oriente Medio son los del imperialismo occidental y sus aliados, que quieren dominar, poner grilletes y explotar a los pueblos de esa región, y que están dependiendo de las capas y grupos ​​más atrasados y reaccionarios para hacerlo. Sin el apoyo del imperialismo occidental, todos los grupos yihadistas y casi todas las dictaduras reaccionarias de la región se derrumbarían. Al mismo tiempo, no podemos dar ningún tipo de apoyo a los rivales de nuestros propios imperialistas, a Putin, Assad o los mulás de Irán, que están todos más que dispuestos a hacer un trato con aquéllos, siempre y cuando sus propios intereses están protegidos.


La crisis en Oriente Medio es un resultado directo del callejón sin salida del capitalismo mundial. Un sistema anárquico en profunda crisis, que en su "periferia" se hunde en la barbarie. La intervención de Estados Unidos en Siria sólo empeorará las cosas. Lo que se necesita no es ampliar la guerra en Oriente Medio, sino traerla de vuelta a casa, en la forma de lucha de clases contra las clases dominantes. Una clase dirigente que no juega ningún papel productivo, sino que extiende el terror y la destrucción por todas partes.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.