martes, 22 de enero de 2019

El izquierdista de Winaq, Amílcar Pop, afirma que es hombre de principios y que no irá a la reelección en el congreso… pero sí quiere ir al Parlacen (ja, ja, ja)

El camino de los dizque izquierdistas es el mismo de todos los políticos de derecha: sus intereses personales. Algunos hacen la excepción, pero son tan pocos.


EL IZQUIERDISTA DE WINAQ, AMILCAR POP, AFIRMA QUE ES
HOMBRE DE PRINCIPIOS Y QUE NO IRÁ A LA REELECCIÓN
EN EL CONGRESO… PERO SÍ QUIERE IR AL PARLACEN 
(JA, JA, JA)


Por Luciano Castro Barillas

Este don si salió bueno. O es tonto, o se hace el tonto, o cree que los demás son tontos. A lo mejor entiende por principio el simple verbo empezar, comenzar; y no la categoría ética de una idea personal que rige el pensamiento o la conducta. Si utilizó esa parte conjugable de la oración gramatical tal vez le asiste la más peregrina razón porque, en efecto, sería la primera vez que iría al Parlamento Centroamericano, a principiar a ocuparse de crear enjundiosas resoluciones jurídicas no vinculantes que a lo largo de más de 25 años, literalmente, nunca han servido para nada, excepto para acrecentar los gastos del Estado, dinero que podría ser bien utilizado en asuntos más productivos,  como por ejemplo, fortalecer algunas inversiones en educación, salud, agua potable y mejores caminos.

Ese antro inoperante plagado de una especie de senadores de pacotilla, hijos del subdesarrollo, que son los diputados del Parlacen; premia incluso a presidentes y vicepresidentes que han concluido su mandato con una curul no sometida a votación, pese a pésimos desempeños de gestión gubernamental, como siempre ha ocurrido en Guatemala en los últimos decenios. Ahora viene este indígena “progresista” a constituirse en abanderado del etnicismo mayense (los mayas habían desaparecido hacía siglos y solo se encontró la rica influencia de su cultura y civilización), a sentirse demócrata y perpetuarse, a hacer lo mismo que tantos han hecho, como lo es seguir siendo diputado, solo que ahora con un agregado de valor: de vacaciones por cuatro años en el Parlacen a generar incidencia política democrática” en ese nido de atorrantes y consagrados holgazanes que integran esa cámara de la vergüenza de algunos países centroamericanos.

El camino de los dizque izquierdistas es el mismo de todos los políticos de derecha: sus intereses personales. Algunos hacen la excepción, pero son tan pocos. Los apelativos desacreditados de izquierdistas, al final, nada dicen. Pero ahora, en esta coyuntura tienen la oportunidad de oro para llegar al poder alrededor de la gran fuerza gravitacional de una sola persona: la señora Telma Aldana. Ojalá haya madurez y todo esas fuerzas que se dicen progresistas promuevan la unidad, como elemento articulador fundamental para el triunfo de los demócratas que tanto necesita el país. Ojalá el planteamiento del señor Manuel Villacorta, ya proclamado candidato presidencial de Winaq que convoca a la unidad sea atendido. Pero espero que lo dicho por Villacorta no se reduzca a que quiere la unidad pero alrededor de él. Esa será le medida de la verdad y la sinceridad de lo bien que escribe este señor sus artículos periodísticos, de gran consecuencia.

Veremos si se une a doña Telma Aldana y declina su posición personal en aras de la unidad, pues podría ser que sea igual a don Amílcar Pop, el indígena chispudo. Que quiera el señor Villacorta sacar fibra para que la unidad sea por él y para él. Si no tiene capacidad de declinación  de sus aspiraciones personales en aras de la unidad de todas las fuerzas progresistas, se confirmaría entonces que el papel aguanta con todo. Y estaríamos de acuerdo otra vez que es más probable que se congele el infierno a que las diferentes facciones de la izquierda se unan. Apelamos a la madurez.






Publicado por La Cuna del Sol
USA

lunes, 21 de enero de 2019

Ataque explosivo en Bogotá: Un hecho político-militar que marca un cambio de época y reviste relevancia continental en la avanzada imperial sobre Venezuela

La explosión en Bogotá sería una operación de “falsa bandera”, “falso positivo”, un autoatentado del Estado colombiano y el Pentágono para construir finalmente un casus belli, un motivo de guerra, contra el Estado bolivariano. Un movimiento sincronizado con la construcción de un estado paralelo golpista en Venezuela bajo la figura de Juan Guaidó. 


ATAQUE EXPLOSIVO EN BOGOTÁ: UN HECHO POLÍTICO-MILITAR QUE
MARCA UN CAMBIO DE ÉPOCA Y REVISTE RELEVANCIA CONTINENTAL
EN LA AVANZADA IMPERIAL SOBRE VENEZUELA


Por Edwin Manrique-López

1. La decadencia imperial norteamericana parece irreversible, las tres décadas de hegemonía unipolar estadounidense posterior a la disolución de la Unión Soviética parecen llegar a su fin. El surgimiento de un mundo multipolar en el cual el eje Eurasiático encabezado por la alianza Moscú-Pekín plantea amenazas irreductibles al dominio de Washington en los planos monetario, comercial, político-diplomático y militar. La civilización occidental asentada en el capitalismo neoliberal trasnacionalizado se halla en crisis y sus regentes imperiales buscan afanosamente nuevos recursos, nuevas poblaciones y nuevos territorios a explotar para reavivar sus fuerzas. Indudablemente vivimos una época de cambios, unos más rápidos que otros, unos más evidentes que otros, unos más pacíficos que otros. En esta medida, EE.UU. tiene dentro de sus objetivos prioritarios la ocupación militar de Venezuela, la amazonía y el norte de Suramérica, territorio de importancia geoestratégica incomparable y de abundantes recursos hidrológicos, hidrocarburíferos, minerales, genéticos (vegetales y animales) y ecológicos en general. En enero de 2019 Venezuela es un objetivo militar prioritario para el Pentágono.

2. En 2018-2019 el Estado colombiano encabezado por Santos y posteriormente por Duque ejerce como punta de lanza al servicio de EE.UU. contra la Venezuela bolivariana, contribuyendo activamente a su asfixia económica, su bloqueo diplomático, su linchamiento mediático y su amenaza militar. En esta estrategia se suman los principales vecinos de Venezuela, el Brasil del fascista Bolsonaro y la Guyana colonizada por la petrolera EXXON, en un movimiento de gancho que bloquea a Venezuela por todas sus fronteras. En suma, en 2018-2019 se viene configurando el teatro de operaciones para el zarpazo imperial sobre la Venezuela bolivariana que tendría como uno de sus lugares de partida el suelo colombiano.

3. En esta línea, el 10 de enero de 2019 el gobierno colombiano desconoce oficialmente a Nicolás Maduro Moros como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, quien en esta fecha se posesiona para un nuevo periodo de gobierno (2019-2025). En los días siguientes Duque y su gabinete emiten declaraciones en contra del legítimo gobierno venezolano y se ponen del lado de la conspiración golpista impulsada por EE.UU. promoviendo escenarios como el “grupo de Lima”, respaldando al autodenominado “Tribunal Supremo de Justicia en el exilio” que opera desde Bogotá y defendiendo a la golpista Asamblea Nacional Venezolana cuyo presidente Juan Guaidó declara vacante el cargo de Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y se autodeclara “Presidente interino” de la República. Este derrocamiento discursivo del Presidente Maduro y el supuesto reconocimiento de la “comunidad internacional” de Guaidó en la cabeza del ejecutivo venezolano es difundido hasta el cansancio por los voceros diplomáticos y mediáticos del Pentágono y la derecha continental. Es evidente que se halla en curso un nuevo golpe de Estado en Venezuela, pero sería por lo menos la tercera intentona para echar abajo el proyecto bolivariano con este mismo método. Todo apunta a que los enemigos de la revolución bolivariana no desean repetir los errores de sus pasadas aventuras (2002, 2014…), ahora su acción sería fulminante.

4. En 2018 Iván Duque emerge como último recurso político-mediático de las clases dominantes colombianas, siendo una criatura política prefabricada (a imagen y semejanza del innombrable caudillo terrateniente, neopentecostal, narcoparamilitar) destinada por sus artífices a presentarse como la renovación de la política tradicional bipartidista, contrainsurgente, proimperial. Este figurín es llevado a la Casa de Nariño por medio de una campaña relámpago de guerra psicológica montada sobre las matrices psicomediáticas contrainsurgentes tejidas desde hace décadas pero que hoy se articulan alrededor de términos como “castrochavismo” y otros de similares cualidades conceptuales. En esta carrera desesperada Duque incluso supera a un cuadro de las entrañas burguesas preparado para la dirección estatal como es Germán Vargas Lleras, quién desafortunadamente contaba con una carrera política corrupta de larga data que no le permitió imponerse en la opinión pública. De allí que para derrotar el surgimiento de una seria alternativa política de izquierda liderada por Gustavo Petro, la oligarquía colombiana haya acudido al recurso desesperado del artificioso figurón de marras que es más conocido por protagonizar miles de memes en redes sociales que por sus cualidades de estadista.

5. La era Duque, o para una mejor descripción UriDuque, tiene una irremediable mancha de nacimiento, nace ilegítima. Es un gobierno hijo de la mentira y declarado enemigo de la paz. La ilegitimidad del gobierno Duque se hace evidente, más allá de su bajísima popularidad, en múltiples hechos como si de desgranar una mazorca se tratara: su composición criminal y corrupta, puesta en evidencia paulatinamente, desde sus ministros, pasando por su Fiscal de bolsillo, sus principales apoyos parlamentarios, hasta su cúpula militar. Pero la ilegitimidad del gobierno UriDuque no sólo se expresa en sus componentes, sino también en sus proyectos políticos: “volver trizas el acuerdo de paz”, la complicidad con el genocidio de líderes sociales y los excombatientes farianos, la reforma tributaria regresiva, el ataque a la educación superior pública, la política laboral contra la clase trabajadora, su alineamiento supino bajo las órdenes del Pentágono, etc.

6. La movilización popular en contra del modelo político, económico, educativo, tributario, etc., del gobierno UriDuque se halla en auge. El 2018 se cierra y el 2019 se abre con la histórica movilización de los estudiantes universitarios en resistencia a la tendencia desfinanciadora y privatizadora de la educación superior agenciada por el gobierno colombiano. Paralelamente se desarrollan importantes manifestaciones en contra de la corrupción estatal cuyo epítome es Néstor Humberto “Odebrecht-AVAL” Martínez, Fiscal de bolsillo del magnate Luis Carlos Sarmiento Ángulo (dueño del conglomerado financiero AVAL). 2019 se anuncia como el año en que la impopularidad de Duque romperá todo parámetro de las últimas décadas y será confrontado de manera muy consistente por el movimiento popular en campos y ciudades.

7. En los últimos días los voceros – oficiales y no oficiales – del gobierno UriDuque repiten una y otra vez sus ultimatums a la insurgencia del Ejército de Liberación Nacional – ELN convocando a esta guerrilla a someterse incondicionalmente a la pantomima democrática bajo el manido discurso de las “líneas rojas” o los “inamovibles”. Este discurso ficcional de las élites llama a que la insurgencia cese toda actividad propia de su naturaleza de organización insurgente para “demostrar su voluntad de paz” y abrir escenarios de diálogo, fijándole para ello un límite de un mes a partir de ayer 16 de enero. Este discurso parte del desconocimiento de la naturaleza política del conflicto armado y de las causas del mismo, volviendo a la fantasía bushista-uribista de “terrorismo” como estrategia para deshumanizar a los enemigos del Estado. Resulta central tener en cuenta que uno de los escenarios primordiales de acción político-militar del ELN es la extensa frontera colombo-venezolana (Guajira, Cesar, Norte de Santander, Boyacá, Vichada y Arauca).

8. En este contexto, hoy 17 de enero de 2019 hacia las 9:30am explota un carro bomba en el interior de las instalaciones de la Escuela de Cadetes General Santander de la Policía Nacional al sur de Bogotá. Las víctimas del ataque son como mínimo 10 muertos y 67 heridos.

9. De acuerdo a la versión sostenida por el impresentable Fiscal Néstor Humberto “Odebrecht-AVAL” Martínez, menos de 4 horas después de la explosión, el autor material del atentado sería José Aldemar Rojas Rodríguez (supuestamente vinculado en el pasado a la insurgencia) quien habría efectuado el ataque a través de su inmolación, como un ataque suicida ya que habría fallecido en el hecho. En esta misma versión el vehículo usado en el ataque habría sido una camioneta Nissan Patrol procedente del departamento de Arauca (fronterizo con Venezuela y teatro de operaciones del conflicto armado entre el Estado y la insurgencia del Ejército de Liberación Nacional – ELN).

10. El establecimiento político nacional capitaliza políticamente y de forma inmediata el atentado explosivo. Una vez más se repite la dosis de populismo político, judicial y mediático. Se convoca a los colombianos de nuevo a la ficción de la unidad nacional, a unirnos contra el terrorismo, a rodear al gobierno, a rodear al estamento militar-policial. Desde el lugar del atentado, Duque, el Fiscal NHM y la cúpula militar-policial entregan mensajes de fuerza, de justicia, de imperio de la ley con los cuales pretenden recuperar su inexistente legitimidad y refuerzan su mensaje contrainsurgente, antiterrorista y represivo.

11. Una vez se reconocen los análisis anteriores, vale la pena hacer dos preguntas: ¿a quién beneficia este ataque explosivo y las interpretaciones político-mediáticas dominantes? y ¿en qué camino nos ponen las interpretaciones político-mediáticas dominantes sobre el ataque explosivo? Intentemos algunas deducciones razonables:

– No resulta razonable la posibilidad de que alguna facción de la insurgencia capitalice políticamente este hecho, al contrario cerraría sus canales de comunicación con la sociedad civil.

– En cambio, este hecho da una gran bocanada de oxígeno al proyecto militarista de la ultraderecha colombiana y la autorizaría a abortar todos los escenarios de superación del conflicto armado sepultando de una vez por todas el Acuerdo firmado con las FARC-EP y cerrando toda posibilidad de diálogo con el ELN. Paralelamente se impone de nuevo la vocación contrainsurgente del Estado colombiano, que nunca ha desaparecido, profundizando el tratamiento de guerra hecho a la protesta social cuya legitimidad incontestable en la opinión pública se había logrado con el ambiente de pacificación de los últimos años.

– La construcción muy bien definida del enemigo en la insurgencia del ELN (organización supuestamente protegida por militares venezolanos en la frontera, de acuerdo a matrices de opinión mediáticas) cuyo escenario de operación principal es la frontera con Venezuela permite avizorar una avanzada militar sin precedentes sobre esos territorios. Operación que probablemente encubrirá los movimientos militares y paramilitares dirigidos por el Pentágono para desplegar finalmente la invasión de Venezuela. En este sentido, la explosión en Bogotá sería una operación de “falsa bandera”, “falso positivo”, un autoatentado del Estado colombiano y el Pentágono para construir finalmente un casus belli, un motivo de guerra, contra el Estado bolivariano. Un movimiento sincronizado con la construcción de un estado paralelo golpista en Venezuela bajo la figura de Juan Guaidó. Si este fuere el curso de los hechos, nos hallaremos ante una época enteramente nueva marcada por la guerra a gran escala y un hecho de relevancia continental e incluso planetaria.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

sábado, 19 de enero de 2019

Los mafiosos del pacto de corruptos ahora atacan con nuevos bríos: promueven una amnistía para los genocidas

La aprobación de una ley que promueva la impunidad contra gente juzgada por crímenes de lesa humanidad significa el paso final. La conducta atroz de los corruptos. La inexistencia de una “democracia formal”, vaciada de contenidos reales de vida.


LOS MAFIOSOS DEL PACTO DE CORRUPTOS
AHORA ATACAN CON NUEVOS BRÍOS:
PROMUEVEN UNA AMNISTÍA PARA LOS GENOCIDAS


Por María de los Ángeles Roca
La Cuna del Sol

Vivir fuera de Guatemala nos da un respiro. Nos da tiempo para gozar de una palabra que se llama tranquilidad. Aquí, en la tierra del Tío Sam, hay grandes problemas, pero no tienen punto alguno de comparación con lo que acontece en Guatemala, “La tierra del Quetzal y de la marimba”, que ahora podría parodiarse como “La Tierra de los Corruptos y la Dictadura Civil”. Por todos los flancos atacan esta estirpe de dioses por un día la institucionalidad y la justicia que tanto ha costado procurarla contra militares y ricos intocables. Y por si ellos no lo saben, su victoria pírrica fraguada entre los más infames corruptos de Guatemala y su cohorte de incondicionales, no les alcanzará ni para doblar la esquina. Ese aparente “triunfo” político es flor de un día.

Aunque hay injusticias que perduraron por siempre porque sus pueblos se resignaron a vivir de esa manera, sin libertades civiles. Ahí están los ejemplos de Francisco Franco en España, de Anastasio Somoza, Tacho y Tachito por otros cuarenta años en Nicaragua; Porfirio Díaz en México reelecto siete veces como presidente y 30 años en el poder y Manuel Estrada Cabrera de Guatemala, abogado, enterado del derecho, que no lo hizo un hombre cuyos principios fuera fuente de derecho e ilustrara sus pasos. Todo lo contrario, la educación superior hizo de él, el ser más malvado, codicioso y ladrón que se tiene noticia, vengándose quizá, por su profundo resentimiento social por ser fruto de un furtivo matochazo de su desventurada madre, que la vida le dio esa auténtica porquería tal si fuera una maldición. Molestaba, enfadaba tanto a la pobre madre que muchas veces la señora, quien le preparaba los alimentos en su finca de La Palma, le lanzó por la cara los platos de carne guisada. Eran seres únicos esta pareja, madre e hijo. Escribo este antecedente histórico porque fue necesaria la cooperación del gobierno de México para ayudar a los guatemaltecos sumidos en el miedo, el silencio y la delación.

Así le pasa a los pueblos que callan, que permiten que los tiranos hagan lo que quieran, pues los tiranos trabajan principalmente con el silencio de sus ciudadanos. Pero no basta con decir. Se necesita hacer y eso es lo que tímidamente hace el pueblo de Guatemala: ir de picnic a la plaza de la Constitución todos los sábados a desfogar sus frustraciones sonando bombos, cantando, bailando o ejecutando performances en el caso de los artistas. No, así no se derrumban los tiranos. Se necesita movilización y atrevimiento. Se necesita ser visto con respeto. Pero el pueblo de Guatemala tiene en las elecciones de julio la gran oportunidad, el gran momento para hacer contundente sus posturas pacíficas: votar por doña Telma Aldana, la única candidata respetable. Los demás son personas desacreditadas que ya no tienen nada que ofrecer. ¿Qué puede prometer la derecha a los ciudadanos?


Son 64 años de gobiernos de la derecha y el país no está mejor, sino peor. Ha crecido, porque hay autopistas, grandes inversiones inmobiliarias con las torres y torres de apartamentos; pero no hay desarrollo, no hay ese impulso civilizador integral para una vida de todos los ciudadanos. Claro, tal vez hay desarrollo, pero para las elites, no para los sectores marginados de siempre. La aprobación de una ley que promueva la impunidad contra gente juzgada por crímenes de lesa humanidad significa el paso final. La conducta atroz de los corruptos. La inexistencia de una “democracia formal”, vaciada de contenidos reales de vida.





Publicado por La Cuna del Sol
USA.

viernes, 18 de enero de 2019

Los lacayos de Washington al ataque, destruir a Venezuela

Hasta qué punto está echada la suerte de Venezuela, de la Revolución Bolivariana, del legado de Hugo Chavez, solo lo sabremos en los próximos días o meses, que seguramente serán muy turbulentos. Por el momento todo indica que algo tenebroso se cierne sobre la patria de Bolívar y Chávez, y solamente la organización y capacidad de resistencia del pueblo revolucionario venezolano podrá evitar el triste destino, que como a Libia, le depara a Venezuela.  


LOS LACAYOS DE WASHINGTON AL ATAQUE,
DESTRUIR A VENEZUELA



A la República Bolivariana de Venezuela no para de lloverle sobremojado, su mayor delito ha sido querer trazar un rumbo político y económico diferente del que ha sido lo normal en el patio trasero yanqui: de total obediencia y sumisión a los designios imperialistas del Tío Sam, tal como sucede con los países del llamado Grupo de Lima, o mejor dicho, el Grupo de lacayos de Lima que ahora en total cumplimiento con las ordenes emanadas de sus amos en Washington, pretenden defenestrar de legitimidad al legítimo, elegido en las urnas, gobierno del presidente Nicolás Maduro. Las justificaciones son harto conocidas, es la misma cantaleta que se repite cada vez que Estados Unidos quiere deshacerse de gobiernos democráticos, que desafortunadamente, resultan no ser compatibles con los grandiosos valores de la “excepcional democracia Americana”. 

Esa es la complicada situación de Venezuela y de su revolución socialista, un régimen forajido, según la terminología imperialista, que viola los derechos humanos y mata de hambre a sus ciudadanos; un régimen dictatorial que representa una amenaza para sus vecinos y la seguridad de los EE.UU, razón por la cual debe ser impedida su consolidación. Aquí es necesario tener muy en claro que la amenaza que representa Venezuela no es de orden militar, es lo que representa su sistema político, o su revolución, como alternativa a los regímenes oligárquicos latinoamericanos serviles a los intereses del imperialismo. Ciertamente, Venezuela no es un paraíso, pero tampoco es el infierno socialista, como repiten hasta el cansancio sus detractores en los diferentes medios de comunicación imperialistas. A nadie se le puede ocultar la magnitud de los problemas que aquejan a Venezuela, muchos de ellos producto de los errores y los malos manejos de su clase dirigencial, sin embargo, y aquí también hay que ser muy claros, la grave crisis en la que está sumergido el país es mayormente el resultado de la feroz embestida desatada por Estados Unidos que, a través de lo que los teóricos del imperialismo norteamericano denominan como “political warfare” o “guerra política”, ha puesto a la República Bolivariana al borde del colapso político y económico, y que solo la voluntad y resistencia de los venezolanos simpatizantes y creyentes en la Revolución Bolivariana han podido evitar hasta aquí.

Durante todo este tiempo Estados Unidos, en alianza con las fuerzas reaccionarias venezolanas, así como de regímenes regionales, como el caso colombiano y la participación vergonzosa del secretario de la OEA, el uruguayo Luis Alamagro, ha puesto en marcha una gigantesca operación de acciones propagandísticas y psicológicas bien coordinadas, todas dentro del esquema de la guerra política, las cuales combinadas con el uso de la violencia, presión económica, diplomática y subversión, tienen como objetivo el crear las condiciones que propicien el cambio de régimen y la posterior apropiación de los recursos venezolanos, principalmente sus grandes reservas de petróleo, codiciadas por los grandes conglomerados petrolíferos estadounidenses y de vital importancia estratégica para los planes hegemónicos imperialistas. Esta es la razón por la que Venezuela no es un punto marginal en la actual crisis que vive el imperialismo norteamericano, en franca confrontación con sus principales rivales geopolíticos, China y Rusia.

Conforme avanza y se recrudece la confrontación entre las grandes potencias capitalistas, Estados Unidos va perdiendo su posición hegemónica, o está siendo derrotado, en todos aquellos teatros donde el enfrentamiento es más intenso, y la oposición y fortaleza de sus rivales es muy significativa. Y aunque el anunciado retiro de sus tropas de Siria no sea más que un repliegue militar (en Irak y otras naciones del Golfo ) con la mira puesta en Irán, la realidad es que su derrota en esas zonas de guerra es algo que no se puede ocultar. Lo mismo podría argumentarse en relación a su presencia en el Mar del Sur de China, que como su nombre lo indica, es la esfera natural de influencia china y nadie podrá modificar ese hecho; como también en Ucrania, donde Rusia está en control de la situación no importa cuanto ladre y amenace la OTAN y la UE.

Ante su derrota en esas zonas estratégicas y la manifiesta superioridad económica y militar de China y Rusia, el imperialismo yanqui ve como la extensión global de su imperio se va reduciendo a lo que ha sido su tradicional patio trasero al sur de sus fronteras, y donde por cierto, también allí está siendo desafiado por China y Rusia, como quedó demostrado recientemente tras el vuelo desde Rusia a territorio venezolano de dos bombarderos estratégicos rusos que provocó la alarma y la ira de Washington que impotente observaba como era desafiado en su propio patio trasero, pero más importante aún, lo ponía frente a la insoslayable realidad de la vulnerabilidad de un imperio que poco a poco va siendo cosa del pasado. Sin embargo, esto no es, ni será suficiente para persuadir al demencial establishment imperialista, representado por personajes tenebrosos como el propio Donald Trump, John Bolton, Mike Pompeo, Mike Pence, Marco Rubio y otros tantos, a que desista de sus macabros planes por desestabilizar, ocupar y destruir a Venezuela.

Efectivamente, tras la juramentación de Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela por segundo mandato consecutivo, la campaña de desestabilización del país sudamericano se ha acelerado dramáticamente, a tal grado que los títeres manejados por la demencial banda de Washington, es decir, el Grupo de Lacayos de Lima y la oposición interna de los gusanos venezolanos, se han negado a reconocer la legitimidad de Maduro como presidente, declarándolo un usurpador del cargo, y nombrando a un miembro de la oposición, el enajenado ultraderechista, y lamebotas de primera clase, Juan Guaidó, como el presidente de Venezuela. Esto, de ninguna manera constituye una acción caprichosa destinada a crear simples titulares de prensa, todo lo contrario, es parte de toda una bien planificada estrategia, que según sus autores en los oscuros cuarteles del imperio, ha de conducir al cambio de régimen, la “liberación” de Venezuela de la dictadura y el establecimiento de una “auténtica democracia”.

Hasta qué punto está echada la suerte de Venezuela, de la Revolución Bolivariana, del legado de Hugo Chavez, solo lo sabremos en los próximos días o meses, que seguramente serán muy turbulentos. Por el momento todo indica que algo tenebroso se cierne sobre la patria de Bolívar y Chávez, y solamente la organización y capacidad de resistencia del pueblo revolucionario venezolano podrá evitar el triste destino, que como a Libia, le depara a Venezuela.   





Publicado por La Cuna del Sol
USA.

miércoles, 16 de enero de 2019

Cuatro viejos bien roñosos atacan la Corte de Constitucionalidad

Se fueron con todo. Metieron toda la carne en el asador de la perversión y, con callos, cojeras, mandíbulas caídas y maltrechos corazones, atacaron a la Corte de Constitucionalidad de Guatemala, que es uno de los últimos bastiones de independencia judicial que van quedando en este país.


CUATRO VIEJOS BIEN ROÑOSOS
ATACAN LA CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD


Por Luciano Castro Barillas

Las personas de avanzada edad, desde siempre, los hemos identificado como personas venerables, sabias y guías para las nuevas generaciones. La prudencia de los ancianos siempre ha sido lámpara a los pies y luz en el camino, según dan cuenta los Salmos del profeta Salomón. Los ancianos indígenas, por ejemplo, son los Abuelos sabios que dan profunda orientación moral a la juventud guatemalteca, mayoritariamente indígena, para vivir armoniosamente en una comunidad de respeto entre hombres, mujeres y niños. Pero aquí en Guatemala sucede todo lo contrario. En este país eterno de las paradojas, en la coyuntura política actual, aparecen ancianos que asustan, auténticos esperpentos.

Los auto nombrados Dignatarios de la Nación (ex diputados de la Asamblea Constituyente de 1985 que crearon la actual constitución y que por cierto los actuales seres alfombras votaron en contra de artículos que favorecieran al pueblo), estos cuatro viejos bien roñosos, se prestaron por no poco dinero para atacar también lo poco que va quedando de nuestra endeble democracia. Se fueron con todo. Metieron toda la carne en el asador de la perversión y, con callos, cojeras, mandíbulas caídas y maltrechos corazones, atacaron a la Corte de Constitucionalidad de Guatemala, que es uno de los últimos bastiones de independencia judicial que van quedando en este país capturado por los oligarcas, que siguen poniendo piedras, obstáculos en el camino a la rueda de la historia que, aunque avanza lentamente, avanza. Solo es un retraso, nada definitivo y ellos lo saben.

Todos los desaciertos y atropellos en que están incurriendo, más temprano que tarde, les explotará en la cara y tienen, por anticipado, un destino de impenitentes condenados de la tierra. Sus descendientes son una estirpe maldita que no encontraran ni abrigo ni lugar donde guarecerse, como corresponde a los hombres malditos y cobardes. No por gusto andan de arriba para abajo estos viejos roñosos en los pasillos del Congreso de la República. Allí tenían su guarida, entre los ladrones. Allí, en su ancianidad perversa, dejan de sentirse tan maltrechos, porque son unos viejos roñosos con una jerarquía tan esplendorosa de BASURA.

Todos los ciudadanos guatemaltecos estamos ahítos de indignación, de dolor, de pena, al ver todo lo que hacen con la Patria. Y ahora hasta esto. Estos viejos de callos sabrosos al caminar, hollan con sus pies palmeados la sacrosanta tierra de Guatemala. Ah, los tales Dignatarios de la Nación, los exconstituyentes llegaron a viejos siendo marrulleros y tramposos. Amando el pisto más que los principios. Contribuyendo a la inmoralidad pública. Siendo un mal ejemplo para la juventud, pero sobre todo, sentir por ellos algo, que no debe sentirse por ningún ser humano: ¡A viejos despreciables! A emperadores de los callos, ojalá sean acosados con uno de estos duros tejidos en cada uno  de los dedos de los pies, cuando el diablo en el infierno dance en cada uno de sus callos.





Publicado por La Cuna del Sol
USA.

lunes, 14 de enero de 2019

Comunicado del Comité de Desarrollo Campesino, CODECA

Ante la grave situación política que vive Guatemala como resultado de los desmanes y el criminal accionar del gobierno de Jimmy Morales y su banda de delincuentes disfrazados de políticos, el Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), emite el siguiente comunicado:


COMUNICADO
DEL COMITÉ DE DESARROLLO CAMPESINO, CODECA

1º. CODECA, como pueblos de Guatemala en resistencia, nos movilizamos para manifestar nuestro repudio total a la sistemática violación y rompimiento del orden constitucional que están haciendo los delincuentes y criminales que están enquistados en los tres poderes del Estado y el CACIF que actualmente gobiernan este país.

2º. Repudiamos y condenamos el ataque frontal contra las instituciones anticorrupción como la CICIG por parte de Jimmy Morales para protegerse y evitar ser investigado.

3º. Repudiamos y condenamos las acciones criminales tomadas por magistrados de la Corte Suprema de Justicia y diputados del congreso de la república en contra de los magistrados de la Corte de Constitucionalidad.

4º. Como pueblos ancestrales apoyamos a las instituciones y funcionarios públicos como la Procuraduría de Derechos Humanos, los magistrados de la Corte de Constitucionalidad y algunos funcionarios del Ministerio Público que están cumpliendo con su papel en la defensa de la institucionalidad, los derechos humanos y la vida.

5º. Exigimos a la comunidad internacional que ha creado a la CICIG que también la acompañen en estos momentos y que se manifiesten de manera contundente y pública sobre la situación actual.

6º. Repudiamos la sistemática violación de los derechos humanos, la persecución, criminalización y asesinato de defensores y defensoras de derechos humanos por parte de los sectores económicos como el CACIF y grupos criminales que han cooptado las instituciones estatales y el gobierno central. Exigimos justicia.

7º. Hacemos un llamado a lo religiosos, a los diferentes sectores y al pueblo en general que se organicen, que luchemos y manifestemos juntos y juntas para rescatar la dignidad de este país.

8º. Es evidente, es urgente y sumamente necesario avanzar por el camino de un proceso de Asamblea Constituyente popular y Plurinacional, para construir juntos y juntas un estado socialmente integrado y así avanzar hacia el buen vivir de los pueblos.







Publicado por La Cuna del Sol
USA.

domingo, 13 de enero de 2019

De los ‘chalecos amarillos’ a los ‘brazaletes blancos’: cómo domesticar una movilización espontánea

El presente artículo ilustra de alguna manera la debilidad fundamental que yace en las llamadas protestas pacíficas, donde el tono festivo, carnavalesco, como en Guatemala, sustituye el carácter serio, confrontativo y combativo que debe caracterizar las movilizaciones populares que desde el momento que deciden salir a las calles -el campo de batalla de las clases populares- entran en clara confrontación con las fuerzas del Estado opresor, corrupto y criminal que defiende y protege los intereses de la clase (mafia) dominante. No se puede pretender que a base de protestas domesticadas: con cánticos, bailes, tambores, vuvuzelas y hasta conciertos musicales, o desfilando por los andenes, hacer tambalear las estructuras del poder dominante que tiene a su disposición todo el poder político, económico y militar. No se puede pretender cambiar el comportamiento criminal de la clase que gobierna, con medidas inocuas, que no le hacen daño, que no le golpean donde le duele, y que tiene monopolizado el derecho a la violencia. La violencia no tendría que ser una acción deseada, pero no por eso deja de ser necesaria, especialmente cuando el enemigo de clase va a la carga armado hasta los dientes.


DE LOS ‘CHALECOS AMARILLOS’ A LOS 
‘BRAZALETES BLANCOS’: CÓMO DOMESTICAR 
UNA MOVILIZACIÓN ESPONTÁNEA



Las nueve semanas de protesta de los “chalecos amarillos” están siendo el mejor laboratorio moderno de lo que Lenin explicó ya hace cien años en su “¿Qué hacer?”, a saber, el componente espontáneo de una lucha, sus limitaciones y sus lecciones. Es uno de esos casos en los que la vanguardia tiene que aprender de las masas.

El gobierno lo está intentando todo para frenar las movilizaciones pero, sobre todo, para “encauzarlas”, convertirlas en cortejos inofensivos. Ayer se demostró que hasta ahora ha fracasado, lo cual demuestra la profundidad del descontento y el hastío popular.

Nada menos que a la agencia de noticias AFP se le ocurrió ayer (*) algo que tiene poco que ver con su cometido profesional, que creíamos que era el de informar. Lo que propone no es que el gobierno cambie su política económica; quienes deben cambiar son siempre los explotados y humillados que, como van a seguir por siempre en su misma condición, explotados y humillados, también van a seguir protestando.

A los “chalecos amarillos” hay que domesticarlos lo mismo que a los sindicatos. Primero hay que domesticar a la dirección para que a su vez convoque protestas a su imagen y semejanza, es decir, domesticadas.

La AFP dice que los “chalecos amarillos” son poco “profesionales”, personas que no tienen la costumbre de manifestarse habitualmente, al estilo festivalero y jocoso de las protestas domesticadas, donde la gente en lugar de luchar lo que hace es divertirse, disfrazarse de payasos y bailar acompañados de una charanga.

A eso le llaman hoy “manifestaciones”, en las que no pueden faltar nunca, dice la agencia, los “brazaletes blancos”, o sea, el servicio de orden, de tal manera que la policía no tenga que sacar la porra para desempeñar la tarea represiva que le es propia. Los convocantes deben ser policías de sí mismos para que nadie “se pase”. Que vayan por donde tengan que ir y que griten lo que tengan que gritar.

El servicio de orden de una manifestación domesticada es como el perro pastor que guía el rebaño de ovejas, lo vigila y finalmente lo conduce al redil.

Por eso ayer en París se vieron escenas que hasta ahora no se habían visto: una joven se sube a la marquesina de una parada de autobuses y la emprende a patadas para derribarla, mientras un señor vestido con su “chaleco amarillo” le increpa: no lo hagas porque los antidisturbios lo pueden utilizar como excusa para cargar.

Es una opinión muy corriente entre los domesticados para echar las responsabilidades siempre sobre los manifestantes. La policía no necesita ninguna excusa, ni para cargar, ni para disparar, ni para aporrear. Las cargas no tienen ningún otro motivo que la orden que da un jefe que ni siquiera está presente sobre el terreno, o bien responden a un plan preconcebido, discutido y aprobado el día anterior a la manifestación.

En Marsella, durante una manifestación de los “chalecos amarillos”, un antidisturbios lanzó un bote de humo contra la ventana de una vivienda y mató a la anciana que se disponía a cerrarla, al acanzarla en la cabeza. ¿Qué tumulto quería disolver?, ¿qué excusa cabe?, ¿le juzgarán al policía por asesinato?

La cadena LCI ha entregado cascos industriales a los periodistas que cubren las manifestaciones, gafas aislantes y máscaras antigás. En las calles de Francia las manifestaciones son lo más parecido a una guerra sin cuartel de las que estallan en cualquier país africano. Hoy los periodistas tienen dos cosas muy claras: que en París se juegan el físico y que los causantes de ello no son los “chalecos amarillos” sino la policía.

En las manifestaciones la violencia tiene una solución muy sencilla: basta con que la policía no acuda.

(*)http://journalmetro.com/monde/2044678/mobilisation-des-gilets-jaunes-en-hausse-en-france-premiers-heurts/






Publicado por La Cuna del Sol
USA.