jueves, 27 de noviembre de 2014

Celebrando el genocidio de los nativos americanos

Sólo para arruinar el apetito de algunas personas, antes de que ataquen ese pavo dorado: tengan en cuenta que hoy estamos celebrando un genocidio.



CELEBRANDO EL GENOCIDIO DE LOS NATIVOS
AMERICANOS EN EL DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS


Por Gilbert Mercier

La triste realidad acerca de los Estados Unidos de América es que en cuestión de unos pocos cientos de años se las ha arreglado para  editar su propia historia en una fantasía mitológica. Los conceptos de libertad, la libertad y la libre empresa en la “tierra de la libertad, el hogar de los valientes” son un mero giro publicitario. Los EE.UU se fundó y se convirtió en próspero en base a dos pecados originales: primero, el asesinato en masa de los nativos americanos y el robo de sus tierras por los colonos europeos,  y luego, la esclavitud. Esta triste realidad está muy lejos de la versión del cuento de hadas, de una nación que ve a sí misma en su conciencia colectiva como un agente universal virtuoso para el bien y el progreso. La versión más reciente de esta mitología fue expresada por Ronald Reagan cuando dijo que “Estados Unidos es una ciudad que resplandece en una colina cuyo faro guías a las personas amantes de la libertad en todas partes”.

Al reescribir su propia historia acerca del Día Acción de Gracias, la Norte América blanca relata un cuento de hadas al estilo Disney, sobre los peregrinos ingleses y su lucha por sobrevivir en un entorno nuevo y áspero. Los peregrinos recibieron ayuda de una tribu nativa americana muy amigable y generosa, los indios Wampanoag, en 1621. Por desgracia para los nativos americanos, la gratitud de los colonos europeos fue de corta duración. En 1637, el gobernador de Massachusetts John Winthrop ordenó la masacre de miles de indios Pequot hombres, mujeres y niños. Este evento marcó el inicio del genocidio de los nativos americanos que tomaría un poco más de 200 años en completarse, y por supuesto, para lograr su objetivo final, que era tomar la tierra de los nativos y saquear sistemáticamente sus recursos. El genocidio iniciado en 1637 marca el inicio de la conquista de todo el territorio hasta que la mayoría de los nativos americanos fueron exterminados, unos pocos fueron asimilados en la sociedad blanca, y el resto fueron puestos en reservas, a languidecer y morir.

Cuando Cristóbal Colón “descubrió” América en 1492, en su búsqueda de oro y plata, la población indígena, que él erróneamente llamó indios, contaba con unas 15 millones de personas que vivían al norte del México actual. Era, de acuerdo a todas las consideraciones, una civilización próspera. Trescientos cincuenta años después, la población nativa americana al norte de México sería reducida a menos de un millón. Este genocidio fue cometido sobre los nativos por medio del asesinato masivo sistemático y también por las enfermedades, especialmente la viruela, propagada por los colonos europeos.

Colón y la propensión proto-capitalista de sus sucesores por la codicia, era ajeno a los nativos americanos. Ellos consideraban la tierra como propiedad colectiva tribal, no como una propiedad que podría ser de los individuos. “Colón y sus sucesores no llegaron a parajes silvestres vacíos, sino a un mundo que, en algunos lugares, estaba tan densamente poblado como Europa, y donde la cultura era compleja, donde las relaciones humanas eran más igualitarias que en Europa, y en el que las relaciones entre los hombres, las mujeres, los niños y la naturaleza estaban tan bien elaboradas como quizás en ningún otro lugar en el mundo”. Escribió Howard Zinn en su magistral, A People’s History of the United States.

En muchos sentidos, la celebración del Día Acción de Gracias en los EE.UU “es análogo a apartar un día en Alemania para celebrar el Holocausto. El Día de Acción de Gracias, es el Holocausto Americano. Los crímenes originales del genocidio y la esclavitud no se limitan a la historia temprana de los Estados Unidos, son una extensión de la política de los EE.UU de hoy en día. El asalto sistemático a otras naciones y culturas aún continúa con varios pretextos o mentiras descaradas. Las guerras imperiales de los Estados Unidos se están llevando a cabo hoy con más frecuencia que nunca. Estas guerras han dejado millones de muertos en todo el mundo en el curso de la historia estadounidense, y todavía están siendo peleadas por las mismas razones detrás del genocidio indígena y la esclavitud: es decir, para ampliar la riqueza de la élite de los Estados Unidos.

Los defensores del Día de Acción de Gracias dirán que cualquiera que sea el turbio significado original de la celebración, se ha convertido en una rara oportunidad para pasar el tiempo con la familia y mostrar su agradecimiento por lo que uno tiene. Sin embargo, para la mayoría de los estadounidenses de hoy, es difícil estar agradecido. De hecho, a menos que usted pertenezca al 2 por ciento que representa la clase dominante estadounidense, usted no debería estar del todo agradecido. ¿Cómo se puede estar agradecido por lo que tiene, si su casa ha sido embargada, no tienen un trabajo y no puede alimentar a su familia? ¿Cómo puede estar agradecido si usted es un veterano sin hogar? ¿Cómo se puede estar agradecido cuando se es pobre o enfermo en una sociedad sin justicia social? En este Día de Acción de Gracias, las celebridades con abundante dinero y los políticos harán una parodia de lo que debería ser la verdadera caridad alimentando a innumerables pobres y sin hogar. Esto aliviará su conciencia, al menos por un tiempo. La caridad, sin embargo, no debe ser un sustituto de la justicia social. Sólo para arruinar el apetito de algunas personas, antes de que ataquen ese pavo dorado: tengan en cuenta que hoy estamos celebrando un genocidio.






Publicado por LaQnadlSol
USA.

No hay comentarios.: