miércoles, 23 de noviembre de 2011

HIPOCRESIA Y DOBLE ESTANDAR NUCLEAR


Sin duda el último reporte de la Agencia Internacional de Energía Atómica ha venido a agregarle más leña al fuego que poco a poco está consumiendo la tan cacareada Primavera Árabe y amenaza con tornarse en todo un infernal invierno. Aunque el reporte de la AIEA con todas sus ambiguedades e inconsistencias ha sido ampliamente refutado por toda una serie de expertos conocedores del tema, no ha sido suficiente para calmar los ánimos  guerreristas de las potencias Occidentales y de Israel hacia Irán. Israel una potencia nuclear no declarada se ha embarcado en toda una campaña de propaganda desinformativa y de agresión en contra de Irán, que hasta aquí no posee ninguna arma nuclear. Por todos los medios y con el  beneplácito de Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Alemania; Israel está embarcado en una alocada como malévola carrera tratando de convencer al mundo de que Irán es una amenaza no solo para su existencia sino para la paz internacional al que hay que detener lo más antes posible. En virtud de tal situación La Cuna del Sol se da a la tarea de publicar la transcripción en Español de un artículo (en Ingles) recientemente publicado por el diario Israelí Haaretz.com, escrito por el escritor y periodista Gideon Levy, una de las voces más críticas de las acciones del Estado de Israel en los Territorios Ocupados. En el artículo que publicamos a continuación, Gideon Levy de manera muy elocuente y convincente expone la hipocresíay el doble estándar de los poderes de Occidente y de Israel con relación a Irán.----Marvin Najarro







Lo que Israel puede aprender de Irán

Como Israel, Irán  aparentemente no obedecerá las palabras del mundo. ¿Pero desea Israel de alguna manera parecerse a Irán?

Irán aparentemente tendrá una bomba atómica, y esos es una mala noticia. Es un país que propaga el mal. No hay necesidad de agregar palabras a cerca de sus terribles amenazas  o de su oscuro régimen – la prensa Israelí lo propaga así de manera continua.

Al mismo tiempo, otras cuestiones son dejadas de lado – cuestiones que tienen que ver con el doble estándar  de Occidente y de Israel. Las naciones de Occidente saben cómo discriminar  entre un país y otro o entre unos y otros. Ellos cierran sus ojos o se hacen de la vista gorda con relación a países con arsenales nucleares, algunos de ellos peligrosos, mientras que arman  un tremendo relajo  a cerca de cómo Irán se está armando con artefactos nucleares.  Por su parte Israel se está volcando hacia la comunidad internacional en busca de ayuda para detener la nuclearización de Irán, pero rudamente ignora las decisiones de esa misma comunidad cuya ayuda desesperadamente está buscando ahora. En ambos casos esto es hipocresía. El mundo vive en paz con armas nucleares en tanto estas estén en las manos de los grandes poderes. No hay problema en que América tenga armas nucleares aun si es el único país que alguna vez las haya usado (de una manera monstruosa). También es aceptable que Rusia y China tengan armas nucleares – después de todo ¿quién los puede parar? Es también dudoso que Occidente se vuelva furioso si alguno de los miembros de su club, o sus protegidos, se arman con la bomba. Después de todo, estos países son miembros de la familia de las naciones civilizadas, y por lo tanto les es permitido. En otra palabras – discriminación.

Hay países que tienen permiso mientras que a otros les es denegado o prohibido. Algunos de los países iluminados han enviado ya amenazas en el pasado, implícitas o explicitas que bajo ciertas circunstancias ellos puedes hacer uso de su poderío nuclear. Fue en la iluminada Europa en donde esa terrible guerra tuvo lugar.

Los países con amplio poderío nuclear también ignoran el capítulo cuarto del tratado en contra de la proliferación de armas nucleares y que enfatiza el desmantelamiento de las mismas. A ellos se les permite ignorarlo. El mundo también vive en paz con el hecho  de que 189 países han firmado el tratado aunque hay cuatro, incluyendo a Israel que no lo han hecho. El mundo ha aprendido a vivir con las bombas Paquistaníes y Norcoreanas aun y cuando es un peligro no menor al que Irán representa. Cierto, Irán amenaza a Israel y a los estados Unidos, pero en Paquistán las bombas también podrían caer en manos peligrosas y el régimen Norcoreano podría usar el arma del día del juicio si se sintiese amenazado. El mundo ha aprendido a vivir con eso, después de que sus líderes dividieron los países del globo terrestre en buenos y malos, y en particular entre los que tienen permiso y aquellos que no. Una división del todo arbitraria.

Israel que no ha firmado el tratado de no proliferación de armas nucleares, está en la misma situación que Corea del Norte, India y Paquistán – eso es una muy dudosa compañía. Nadie pregunta por qué, nadie pregunta cuales son las razones, no en Israel como tampoco en el resto del mundo.

De acuerdo a la evaluación de la Agencia Internacional de Energía Atómica, actualmente existen 40 países que están en condiciones de desarrollar armas nucleares por cuenta propia. El hecho de que el mundo actué con tal hipocresía puede ser una de los motivos e ímpetu para que estos países quieran involucrarse en una loca carrera armamentista.

Existe una gran dosis de hipocresía en la actitud de Israel hacia el mundo. De repente, la comunidad internacional es un factor a tomar en cuenta, pero aun más, pedir su ayuda. Repentinamente, existe una organización internacional  en cuya palabra confiamos y a la cual queremos enlistar. La ONU es una verguenza, y la UNESCO es anti – Semita y únicamente se puede confiar en la palabra de la Agencia internacional de Energía Atómica.

Quizás ahora que Irán nos está amenazando, Israel empezara a entender la importancia y la fortaleza de la comunidad internacional. Quizás gracias a Irán, entenderemos que es imposible menospreciar al mundo todo el tiempo, una y otra vez, y solo cuando existe la necesidad acudir a el por ayuda. Quizás gracias a Irán entenderemos que es imposible ignorar por siempre las posiciones de la mayoría de países del mundo y permanecer aislados y despreciados en esta comunidad de naciones por siempre.


En años recientes el mundo ha dicho cosas definitivas acerca de las acciones de Israel, en el nombre de una solida y abrumadora mayoría. Israel no les ha prestado atención. Después de todo, lo que el mundo dice no es importante; lo que es importante es lo que Israel dice. Pero ahora, de repente, el mundo es importante para Israel.

Como Israel, Irán aparentemente no escuchara las palabras del mundo. ¿Pero desea Israel de alguna manera parecerse a Irán?





Publicado Por: Marvin Najarro


No hay comentarios.: