miércoles, 29 de mayo de 2013

LA MANO DE ISRAEL…


De acuerdo al ex oficial de la inteligencia israelí, Ari Ben-Menashe, quien se entrevistó recientemente con el periodista Robert Parry (Consortium News)  el trabajo de aproximación de Robert “Bud” McFarlane, (Consejero de Seguridad Nacional Adjunto de la Administración Reagan) con Israel tuvo éxito con la cuestión de los helicópteros. Según el artículo, Ben-Menashe trazó el origen de las ventas de armas de Israel a Guatemala, a los tiempos del general Ariel Sharon quien en los años 1970, durante el lapso de tiempo en el que estuvo fuera del gobierno había establecido una red privada dedicada al negocio de armamento y equipo militar. La figura clave de Sharon en Guatemala, según lo escrito por Ben-Benashe, (War for Profits, 1990) fue un hombre de negocios llamado Pesach Ben-Or, a través de quien Israel suministró equipo militar a las fuerzas de seguridad de Guatemala en la década de los 80.



LA MANO DE ISRAEL EN EL
GENOCIDIO EN GUATEMALA

Ariel Sharon

En un reciente artículo (mayo 23, 2013) sobre la participación de Israel en el genocidio en Guatemala, el periodista investigativo Robert Parry, de Consortium News, reporta, que parte del misterio era la procedencia de los helicópteros UH-1H “Huey” que el ejército de Guatemala estaba usando en su campaña de exterminio de la población Ixil, pues el congreso de EEUU continuaba oponiéndose a la venta de equipo militar al gobierno de Guatemala debido a su penoso record en cuanto a la violación de los derechos humanos. La respuesta parecía ser que, la entrega de esos helicópteros había sido arreglada en forma secreta por personal del Consejo de Seguridad Nacional en coordinación con las redes de inteligencia israelí.

Según lo describe el artículo del periodista Robert Parry, Ríos Montt empezó a presionar a los Estados Unidos para que le facilitara 10 helicópteros UH-1H en junio de 1983, en el momento en que se redoblaba su campaña militar. Dado que Guatemala carecía del crédito del U.S. Foreign Military Sales, o el dinero en efectivo para comprar los helicópteros, el equipo de seguridad nacional del presidente Reagan se encargó de encontrar medios no convencionales para hacer entrega del equipo militar al gobierno de Rios Montt.

Según documentos descubiertos por el mismo periodista en la biblioteca presidencial de Ronald Reagan, en agosto 1 de 1983, los asesores del NSC (Consejo de Seguridad Nacional) Olivert North y Alfonso Sapia Bosch escribieron al Consejero de Seguridad Nacional, William P. Clark que su adjunto Robert “Bud” McFarlane planeaba explotar sus conexiones israelíes para asegurar la entrega de los helicópteros a Guatemala.

“Con relación al préstamo de diez helicópteros, según entendemos es un asunto que Bud se encargará de arreglar con los israelitas”, reportaron North y Sapia Bosch. “Hay expectativas de que ellos seran muy receptivos. Otra posibilidad es tener un ejercicio militar con los guatemaltecos. Así de esa manera haremos uso de los mecánicos y repuestos guatemaltecos para poner sus helicópteros en óptimas condiciones”.

Para entonces, de acuerdo al artículo del periodista Robert Parry, Mcfarlane había tenido una larga e íntima relación con los servicios de inteligencia israelí que consistía en varias negociaciones secretas.

El conducto israelí

De acuerdo al ex oficial de la inteligencia israelí, Ari Ben-Menashe, quien se entrevistó recientemente con el periodista Robert Parry,  el trabajo de aproximación de  McFarlane con Israel tuvo éxito con la cuestión de los helicópteros. En sus memorias War for Profits (1990), el ex agente de inteligencia israelí describió algunos aspectos de la historia detrás de las actividades de Israel en Guatemala.

Según el artículo, Ben-Menashe trazó el origen de las ventas de armas de Israel a Guatemala, a los tiempos del general Ariel Sharon quien en los años 1970, durante el lapso de tiempo en el que estuvo fuera del gobierno, había establecido una red privada dedicada al negocio de armamento y equipo militar. La figura clave de Sharon en Guatemala, según lo escrito por Ben-Benashe, fue un hombre de negocios llamado Pesach Ben-Or, a través de quien Israel suministró equipo militar a las fuerzas de seguridad de Guatemala en la década de los 80.

En la reciente entrevista con el reportero de Cosortium News, Ben-Benashe dijo que Israel le había suministrado un total de seis helicópteros a Guatemala junto con computadoras y software para seguirle la pista a supuestos subversivos quienes luego podrían ser identificados y ejecutados. Ben-Menashe dijo que durante sus viajes a Guatemala se había enterado de las masacres y que había reportado a sus superiores israelíes las atrocidades que se estaban cometiendo con el equipo militar que ellos habían autorizado. La respuesta, dijo él, fue preocupación pero no hubo acción.

“Ellos no favorecían matar a esta gente, no en lo absoluto”, dijo Ben-Menashe. “Pero pensaban que su interés estaba en ayudar a la gente de Reagan. Si la gente de Reagan lo quería [enviar el equipo militar a Guatemala], ellos lo harían. [Ellos pensaron], ‘esto está mal, pero ¿es esto un asunto nuestro? Nuestros amigos americanos nos están pidiendo ayuda y nosotros debemos ayudarlos’”.

Después de finalizada la entrevista telefónica, Ben-Menashe llamó de vuelta al periodista para enfatizar que los israelíes no tenían consciencia de la naturaleza genocida de la campaña de los militares de Guatemala contra los indígenas ixiles, aunque los israelíes reconocieron que ellos estaban colaborando en el asesinato en masa de guatemaltecos de piel obscura.

“De acuerdo a como lo vimos, ellos [las autoridades de Guatemala] estaban atacando a todos los aldeanos no blancos quienes estaban asentados en tierras fértiles que los guatemaltecos blancos querían apoderarse”, dijo Ben-Benashe, agregando que cuando el reportó esta información a sus superiores. “los israelíes pusieron los ojos en blanco [en desaliento] pero luego dijeron, ‘esto es lo que nuestros amigos en la administración de Reagan quieren’”. [Para mayor información sobre el trabajo de Ben-Menashe para la inteligencia israelí, ver  Robert Parry's Secrecy & Privilege and America's Stolen Narrative].

Según lo escrito por el periodista Robert Parry, aparte de los helicópteros utilizados para perseguir y bombardear a los indígenas que buscaban refugio en las montañas, el equipo de computadoras y los sofisticados software hicieron del ejercito de Guatemala una maquina asesina sumamente más eficiente en los poblados y ciudades. Un ex Boina Verde que había operado en Guatemala en una ocasión me dijo (al periodista) que él había presenciado cuando las fuerzas de seguridad guatemaltecas detenían los autobuses e ingresaban los números de identificación de los pasajeros en una computadora para seleccionar a aquellos que serían arrastrados a un lado de la carretera en donde serían sumariamente ejecutados.













Publicado por LaQnadlSol
CT., USA.

No hay comentarios.: